Un Corazón

Tengo un corazón
que no se deja atrapar,
a no ser que sea por tus manos
y por aquel mismo zaguán
en el que un primer beso nos sintió.

A no ser que vuelvas a sonreír
y traer el sol a la cama del poniente
en la que me enseñaste a subsistir
con las heridas de la vida silente
que siempre fue mejor junto a ti.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 24 de mayo de 2,017

Anuncios