Ser de ti…

Ser de ti es como estar seguro
de que ningún obstáculo es problema,
de que ningún problema es tan grande,
de que ninguna distancia es ausencia…

Ser de ti es un honor que pienso endulzar
cada mañana con tu boquita de azúcar,
cada puesta de sol con el néctar de tu cuerpo
y cada madrugada con tus abrazos de cielo.

Una barricada de firmes huesos me cuida
si voy de tu mano, si voy siempre junto a ti,
y no me asusta, si es pecado, confesar que si creo en Dios
es porque existes tú, es porque soy de ti…

Ser de ti es conocer en tu piel y en tu mirada
de qué está hecho el cielo y a qué sabe lo eterno,
ser de ti es mi privilegio y salvación, mi sanación,
ser de ti es el presente infinito que siempre quiero vivir
en un cúmulo de estrellas, alejados de todo, si vienes junto a mí…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 10/12/2015

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer estos otros poemas:
Enigma y Tristeza
Los Besos Más Lindos Que Vi En Toda Mi Vida
Fuego Primordial
Hacerte el Amor

Anuncios

Lucero Incierto de Mar

He estado en la playa más bella del mundo,
en la que solías sentarte a escribir,
a veces la vida nos tuerce el rumbo,
pero nada puede apartar tu recuerdo de mí.

Yo me quedé en la memoria tus ojos,
para que tranquilicen despacio mi interior,
me quedé con tu risa cumpliendo deseos,
y en los redondeles de mi alma tu forma
tan particular de contraer tus labios al cantar.

Seguir leyendo “Lucero Incierto de Mar”

Mientras Yo Camine te Recordaré

Nos quedamos tirados en el suelo muertos de risa, había sido un gran día, no hubo bajas que lamentar, sólo subidas a la cama de respeto capital. Me mostraste el tatuaje en tu pie, me dijiste, mientras yo camine te recordaré y te burlaste del mural de enfrente con la voz llena de vaho, mi amor.

Los grafitis no sanan la mano insensible, me dijo, ni mis penas al mundo, no señor, tus besos me sanan de prisas pero no de amuletos perdidos y no, no quiero saber que la luna es blanca por influencias de mi falta de imaginación, ni que esta noche te mueres de risa porque mañana te voy a perder y voy a echarlo todo a perder. Por hoy, déjame perderme perdida en ti mi perdido, dime de dónde carajos vendrá para mí la paz si te alejas, de dónde vendrá un canto similar al de tu dulce voz. Tranquila, opiné, aún queda media botella de vodka y dos o tres ascensos a un mundo mejor, por hoy.

Yo le hice un collar con trocitos de escarcha, antes de que se disolvieran le dije, al oído, con lo fría que eres pensé que estarían intactos en  ti, más no conozco materia que no se derrita por ti.

Y volamos como dos águilas mansas por los cielos cohibidos de su letra,  la mecedora nos vio mordernos las manos, que irá a decir. Yo quise cantarle un nunca te vayas pero me salió, en notas extrañas, yo siempre he sido feliz junto a ti, el beso que vino después no lo recuerdo muy bien, duró tanto que tanto se hizo mucho más extenso de lo que se piensa que un beso puede llegar a durar.

Seguimos cantando y marcando guitarra o canción, nos daba la gana juntar nuestras manos ante cada puesta de sol y prometernos, que si un día lo nuestro tenía final, sería entonces tan bello como aquella naranja agonía del día y del sol…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Historias en Ascuas
Ciudad de Guatemala 08/02/2016

Muchas gracias por sus ojos y por estar,
también les invito a leer:

De Magia y No de Momentos
He Apagado el Ruido de mi Ciudad
Silente Acrobacia Perversa
Ella tenía Miedo, Yo Arándanos