Muchos Más de los que Somos

Somos la tierra en la que germina el poema,
la semilla que dentro del verso revienta;
un grito agudo de imperativas fuerzas
y unos rayos dorados de sol que a todos alimentan.

Somos la voz que cultiva la idea,
la testaruda coartada del viento cuando se subleva;
un suspiro enamorado de un color que renueva
y la luz de la luna que a toda bondad envenena.

Somos muchos más de los que somos,
los susurros al oído de la niña más guapa,
el llanto del hombre valiente cuando el ozono
hace trizas la piel de su mejor cometa…

Y que no se cometa el pecado en silencio,
si nuestra voz es capaz de renovar las arterias
de un mundo que triste desmaya después del comienzo
de su aneurisma fatal de las almas sin fuerzas.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 31 de agosto de 2,017

Anuncios

Somos

Noches de luna,
tu dulce figura,
que mengua sin prisa,
que a prisa caduca…

Sinceras bahías
me adoptan perdido,
el agua extraída de olas
entre su alma me cobija.

Naufragio impaciente,
dolor que no miente,
soledad incesante
en un vientre tolerante,somos…

Origen: Somos


Visita mi nuevo canal de youtube y suscríbete, muy pronto comenzaré a subir nuevo contenido. Necesitamos llegar a 100 suscriptores para poder habilitar el nombre Messieral
como enlace al canal, ¡Nos haces falta tú!

El Sonido Ártico de Moscú

Moscú, te juro,
no tiene el mismo sonido ártico
desde que te fuiste, no hay enigma,
tu llanto en la plaza de tu nueva ciudad,
es sólo un pretexto para no helarte al punto
de caer en mil pedazos deshecha de golpe…

Tú sabes los moldes que allí dejaste
y el porvenir rebosante de emblemas,
tú sabes los rotos que le has hecho a mi duda,
el manto de desgracia con que has cubierto mis ojos
y lo peor de todo es que te da igual, y vas paso a paso
deshojando la añadidura que la creación postergó en tu sangre,
no hay alma en este contraste, no estamos, ya no somos
y no fue el frío, ni las perfectas noches, fue tu voz…

Yo volví a mi continente, protegido por un contingente de lágrimas
que me aleja de toda humanidad, esta carta es para tu frío, para tu hielo,
para tu tacto que todo vuelve oro blanco, para tu tacto sin valor de enredo.

Lo único que me satisface es recordar aquel rinconcito de Moscú
en el que te hice el amor, tan apasionadamente, como una hoja
que vuelve del suelo a su rama,
tan fervientemente como un muerto
que vuelve del sueño eterno, a su cama…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 11/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar,
para leer más de mis poemas visita mi sección: Poesía

Si te gustó esta entrada, compártela en tus redes sociales
y sígueme en las mías:

Facebook
Twitter
Instagram

Uno Mismo

Era una mañana como cualquier otra
pero con la mirada más abstracta,
allí te encontré rodeando mi espacio
con el leve silbido de tu espera.

Me esperabas de una vida anterior
y yo no supe responder otra cosa que sí,
a la intención pletórica de tu voz.

Me enredaste la vida con los pormenores
de tu piel y el eclipse de luna en tus ojos,
me tildaste de platónico por lo inalcanzable,
sin darte cuenta de que me tenías atrapado.

Intenté besarte los labios y fue imposible,
imposible besarte los labios, toda tú eres alma,
y quise quedarme a vivir en tus hombros
pero me deslicé despacio a tus pechos,
que hoy me abrigan como hojas a su otoño.

Me esperabas de una vida anterior
y yo no supe decir no a la costumbre
de fascinarme por lo extraordinario,
por lo increíble e inconsumible.

Te esperaba de cuatro calles atrás,
de cuatro historias de amor en las que no estuviste,
te esperaba de seis lunas atrás
en las que siempre bordear tu silueta quise…

De vidas anteriores, de calles adyacentes,
de vientres de ocasión y bulevares al olvido,
te esperé, me esperabas y ahora somos uno mismo…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 31/03/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar.
Para más historias visita mi sección Poesía.

Estoy iniciando mi comunidad en Redes Sociales.
Si te interesa acompañarme, adelante y muchas gracias:

Facebook
Twitter
Instagram

Somos

Noches de luna,
tu dulce figura,
que mengua sin prisa,
que a prisa caduca…

Sinceras bahías
me adoptan perdido,
el agua extraída de olas
entre su alma me cobija,

Naufragio impaciente,
dolor que no miente,
soledad incesante
en un vientre tolerante,
somos…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala año 2007