Vivo

Acabó la superstición,
mi guitarra se suicidó
pero yo me siento vivo
y me crece aún más la emoción.

Se alejan malas energías,
se acerca el arte hacia mi voz;
me pueden bellas sinfonías
que hacen danzar a mi razón.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 12 de diciembre de 2,018

 

Banner-1

 

Anuncios