XI

Once años han pasado,
entonces, nos amábamos tanto;
aquel día de diciembre, el cuarto,
desayuno, sexo y escenarios.

Once años temerarios,
en los que hasta nos hemos alejado,
once años con sus daños
y ahora conscientes de todo cambio.

Pero no olvido el roce de tus manos,
ni el infierno que descubrimos al entregarnos;
todo es mentira si lo acabas evitando,
todo es tan real si el recuerdo trae tus labios.

Y aunque ahora no sepa quien eres, ni quien soy,
seguramente se encuentre tallado y sin pudor
nuestro más frecuente orgasmo en un color
que no conoce nadie más que nosotros dos…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 4 de diciembre de 2,018

Anuncios