Cuando la Calma se Acerque a Nuestra Orilla

Cuando la calma
se acerque a nuestra orilla,
todo el disfraz peligroso
caerá junto a todo escombro
de lo que tanto ha dolido,
de lo que tanto ha mordido…

Volverán, entonces,
las cerezas a nacer
y sus árboles
cantarán todas las noches;
igual que lo hacían
el verano en el que a penas te conocía,
en el que mi corazón aún sonreía.

Y será perfecto el crepúsculo
dormido en las manos del ocaso,
será hermoso el beso o el tacto;
también tú, también yo
cosiendo las roturas del cuerpo
de la última osadía que recuerdo.

Cuando la calma
se acerque a nuestra plaza,
será de miel mi esperanza
y necesaria toda su romanza;
será nuestro romance un diluvio
de memorias que nos calmen
o un minuto eterno, que divino,
se acercará con paso firme a nuestras calles…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 2 de febrero de 2,017

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s