Cobarde

Mírame bien y di, cobarde,
que justo a la hora de acostarte,
tan sola y fría, no vas a recordarme.

Dicen que hasta la flor cuando perece
tiende a guardar vida en su cadáver
para acercarse a la maleza y así volver a florecer.

Mírame bien y di, cobarde,
que justo a la hora de equivocarte
no extrañarás lo mucho que te amé.

Dicen que hasta los dioses cuando perecen
tienen a guardar vida en sus eriales
para acercarse a nuestra tierra y así volver a renacer.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 12 de diciembre de 2,018

 

Banner-1

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s