Besarte en los arpegios de una Italia que dejaste abandonada, llover sobre el verano en que faltabas; pedir la cuenta siempre en los mismos bares tranquilos de la avenida Esperanza y esperarte, como si pudieras volver, para sanarme todas y cada una de las palabras…

Anuncios

¡ACOMPÁÑAME EN TODAS MIS REDES SOCIALES!


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s