Como el Pecado Mismo

Lo repito todo el tiempo,
al vacío, a la lluvia y los caminos,
tú y yo somos inevitables como el pecado mismo.

Hay amores que siempre serán posibles
sin importar las circunstancias o principios;
la única crueldad tangible es el aburrimiento en los sentidos
que tanto precisan de alimentarse siempre asequibles.

Y me sientes, cuando nadie más contigo,
y te siento, cuando nadie más conmigo.

Porque en las sombras de lo que se supone
el amor nos sabe distinto, el pecado y el vicio;
la distancia es lo que ahora mismo nos une
mientras otras almas se quejan de no estar contigo y conmigo.

Hay amores que siempre serán posibles
sin importar las circunstancias o motivos;
la única crueldad tangible es el aburrimiento en los sentidos
que tanto precisan de recrearse siempre libres.

Lo repito todo el tiempo,
al vacío, a la historia y sus recintos,
tú y yo somos inevitables como el pecado mismo.

Messieral Studio, marzo 2,021

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s