En Alborada

Guardaré tu carta
cada día más cerca del alma,
del alma traicionera y vengativa
que me sembraron en el pecho las mudanzas,
las incógnitas y las malas rachas.

Quizás así alivie mi flama
y aprenda a amarte como te amaba,
a entender cada paso y andanza
por la fortuna de volar en alborada.

Guardaré tu carta
cada día más cerca del alma,
del alma adherida a represalias
que tan sólo significó ser inconstancia.

Messieral Studio, marzo 2,021

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s