Antesala

Cuando las auroras cansadas
refugien al rebaño de estrellas
que se han desprendido del cielo,
llorará París el macabro desenlace de su sueño
y veremos a la una de la tarde una caravana
de nubes puntiagudas rasgando nuestras caras.

Porque el planeta tierra es vicio de obstinados,
la vida un renglón que se puede omitir
y sin una solución que se acerque ligera a mi mano
sigo obligado a ser tan sólo espectador de tanto sufrir.

Y yo no quiero decir que sí, tampoco decir que no,
ni que mis lágrimas pasen desapercibidas;
y yo no quiero decir que sí, tampoco decir adiós,
ni que la indiferencia me acostumbre a sus caricias.

Cuando las auroras cansadas
refugien el rebaño de estrellas
que se han desprendido del verso
llorará París el macabro desenlace de su ruego
y veremos a la una de la tarde una antesala
de nubes puntiagudas rasgando nuestras alas.

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 18 de marzo de 2,017

Diciendo por Sentir #11: Sala de Espera

No existe un lugar en el mundo capaz de marearme más que la sala de espera de una clínica u hospital. Supongo que ser extrasensible para con toda la preocupación de tantas personas, que alguna vez estuvieron aquí, juega en mi contra. Quizás.

image

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 27/05/2016

No Me Hace Falta Perdonarte

Quiero desnudarte de sombras
y observar fijamente tus ojos de cielo,
olvidar el dolor en tu sonrisa,
si es posible olvidar esta mala espina.

Acurrucarme a tu vera, sentir tu canción,
esa que nace en el centro de tu corazón…

Y llover toda angustia desde el centro de mi vida,
cerrar los ojos y reprochar a golpes contra el alma
pero sin hacerte más daño con mis palabras, eso no sirve de nada,
sólo intento matar al recuerdo de lo que fuiste ayer
y el daño irreversible que no te importó cometer.

Cariño, a mí la vida me enseñó a no perdonar…

He de abrir mis ventanas a la promesa de tu amor,
de un nuevo sentimiento, de un nuevo color,
sonreír si sonríes, aguantar toda la presión
del desprecio y sus ganas por salir a mi escena,
pedirle a los vientos del sur que lo desvanezcan…

Dejar que se eclipse esa parte que odio, que un día fuiste,
quedarme con esta mejor versión de ti,
a veces las segundas partes son mejores
sólo si dejas de verlas con ojos de ayer,
a veces me muero de ganas por volverte a sentir
y no puedo, me cuesta, algo nuevo debemos construir.

Dame lo mejor de ti y si dices que darías todo por mí,
ya no quiero que lo digas, simplemente hazlo,
este es el momento, quiero ver de qué estás hecha,
no te angusties por pedirme perdón, yo no puedo perdonarte,
no aprendí y aunque lo intente, resultaría una amorfa y tonta inconstante.

Que a mí no me da la gana perdonarte,
pero tengo las ganas puestas en amarte,
amar de ti esa esencia que no me puedes negar,
amar de ti lo que has prometido llegando a jurar,
si fallas todo estará perdido para siempre,
si aciertas todo estará resuelto para dos,
para nosotros, para el amor y su emoción.

Ojitos de noche, a mí no me da la gana perdonarte,
pero, todavía, tengo las ganas puestas en amarte…

Me sigues o te quedas,
elige tú…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 08/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar,
para leer más de mis poemas visita mi sección: Poesía

Mi comunidad en Redes Sociales está creciendo,
no me puedes faltar tú que me lees, acompáñame:

Facebook
Twitter
Instagram

 

Tonight The Juggle and The Clown!

Te conocí con el maquillaje sobre la cara, reías, por dentro llorabas, había una pena besándote el alma y unas cuantas espinas rompiéndote con tormento. Me quitaba el sombrero al verte actuar, eras el mejor clown de toda la puta ciudad, me quitaba los miedos, un rato, con tu forma de hablar, me quitaban tristeza tus gracias y verte animar.

Una infancia perdida en humo de crack, por cada rincón de tus venas quedaba el recuerdo del ice, quién iba a ti a contarte lo que era la vida, si ya habías nacido y muerto en la misma, nada te sorprendía y durante tu adolescencia comías del suelo los restos del plato de Dios, te reías mientras le mentías a las personas contando una desgracia fingida, a cambio de algunas monedas, sabías muy bien que tu desgracia era peor, pero no te daba la gana impresionar de más, ni que sintieran una lástima total, así que aminorabas la pena actuando con el maquillaje pero sin antifaz.

Seguir leyendo “Tonight The Juggle and The Clown!”