Bajo tu Ropa

Quisiera descubrir
todo lo que, esta noche,
abrigarás del  frío bajo tu ropa;
encontrar ahí la nota
que te cobije al dormir
como en un cuento de seres
que han comenzado a sentir…

Y habitarte la piel
como el pirata al destino,
como el silencio a la fe
que han escondido en un pozo
en el que no me puedes ver;
si es indomable el deseo
que me acerques, hoy, tu cuerpo
sería perfecto para el verso
que yo quiero conseguir;
y no me digas que es cierto
ese imposible que vi,
si de tus mieles y anhelos
se conforma el alimento
del que yo quiero vivir…

Será noche secreta dentro de mis pupilas
si me invitas a saborear en ti los colores,
de una rosa que jamás estará marchita
y traerá la frescura de doscientos amores;
tanto como me permitas ver…

Desvístete del frío y desvísteme,
juega en el rocío futuro de un sueño,
juega conmigo lejos de la gravedad
que nos sostiene en la tierra, en el asfalto de sal;
grita callada que en llamas nuestros cuerpos arderán
aunque no sepamos mañana las avenidas que haya que cruzar…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 8 de enero de 2,017

Anuncios

A Todos por Igual…

Los viste bailar, a todos tus sueños más grandes cumplidos,
los viste maullar, a todos tus antojos preferidos cumplidos…

Era la hora de cumplir tus caprichos,
del verbo y el mar al que quisiste ir,
fue la hora de todo lo que tú querías,
pasaban por ahí, delante de ti,
cada momento y tesoro de rubíes…

Los viste danzar, en un pie y a tus pies,
los viste crecer, hasta el cielo llegar,
como un manantial de imposibles
ahora posibles que se quedarán…

Era la hora de tu mejor suerte,
del confort tan inerte,
de la trampa mortal,
de las colmenas de oro en tu nombre
y el abanico de anhelos cumplidos,
de una toronja perfecta en sabor,
la que siempre habías querido…

Los viste abrazar, a cien brazos todos los caminos,
los viste burlar, a las sombras de la imposibilidad,
los viste gritar, de placer que ya no es contenido,
como un torbellino de suerte y billetes
ahora en tus dedos, ahora en tus manos, en tus viajes de ensueño…

Era la hora de tu salvación tan perdida,
de tu golpe en la herida, de cura temporal,
tus sueños cumplidos de tiempos promiscuos,
los viste bailar y danzar, correr y crecer,
los viste burlar y abrazar, y pasar y gritar
en tus pesadillas a todos por igual…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 18/04/2016