Besos Capaces de Matar

Exige alevosía en cada
beso que recibe su boca de mar,
es menester cumplir con su capricho
para no perder de vista su andar.

Una vez vino un sol marinero,
se enamoró de su fragilidad,
no bastando el silencio le hizo
una jugada cruel de sabor mortal.

Y fue la sangre de una herida,
la que presenció, triste, tanta maldad,
—hay besos que son capaces de matar—.

©MESSIERAL | Poesía (Soneto)
Ciudad de Guatemala 01/07/2016


CONTACTO
E-mail: luiseduardo.messieral@gmail.com
Facebook | Twitter | 
Instagram | Tumblr | Youtube 


Anuncios