El Silencio que Hay que Soportar

Soledad, caída atemporal de una lágrima,
necesidad, toda la transitoria calamidad…

Y tú…

Vas con el viento sin mirarme más.

Y yo…

Aún con ganas de huir de tu mano princesa de cristal.

Soledad, cada átomo herido de una lágrima,
complicidad, con todo el silencio que hay que soportar…

Y tú…

Vas como el viento sin mirarme más.

Y yo…

Aún con ganas de poder escapar…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 28 de marzo de 2,017

Anuncios