Y pedirte bajito al oído que nunca dejes de cantar, porque una bossa nova tuya bastaría para sanarme.

Messieral
Ciudad de Guatemala 08/06/2016

Anuncios

De la magia a los escombros, todo un camino anestesiado; del amor al silencio, el mismo tiempo en que se olvida la letra de una canción que ya no se volverá a cantar…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 25 de febrero de 2,017

Palabras en Versos que Nunca se Detienen (El Ancho de tus Pupilas)

Construir,
sabes que me espera la gloria
que nadie podrá ver;
resistir,
empecinado en la misma
e intensa idea de sentir.

Un alma sin descanso,
con acordes de contrabando,
juego limpio sin remedio
y la clausura de otros cuantos
sueños comprometidos al desencanto.

Porque amor es amor, de amor a la palabra
o al arte de la piel, que sin calma
va abarcando por completo su escenario;
y no porque lo digan los sabios,
si en realidad es cuestión de cansancio,
de inconformismo al frente de los ventanales de palacio.

Me morderán la piel las musas de alguien más
que ha creído que la suerte siempre es suficiente;
cuando en realidad el secreto siempre ha sido no detenerme,
continuar sin descanso hasta que el alma me reviente.

Arriba será abajo, abajo será el cielo,
mis extremidades lo son de un beso
que dejó marcado un diciembre
en la boca de algún presente impertinente.

Y cantar, redactando una vida,
saborear el ancho de tus  pupilas,
encender el mundo que con su herida
está destinada a ser la misma intrusa espina.

Bebe, no te detengas, come, son todas frutas;
el fuego entrega sus ascuas silentes
a las almas que arden al centro de muertes futuras,
como arderán mis palabras en versos que nunca se detienen…


EPÍLOGO

Lo que te apasiona devendrá en una dulce condena de tener que trabajar sin detenerte para merecer la atención de tus lectores u oyentes, lo importante es no rendirse, lo importante es continuar mientras la mayoría descansa; lo importante, en realidad, ¿Qué es lo más importante?.



©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 29 de diciembre de 2,016 

Nuestra Historia Irrepetida

Estas ganas infinitas de romper el mundo,
de abrir la puerta sellada de la vida
por medio de la cual se puede regresar
al momento justo de la inmadura decisión
que nos llevó directamente al portal de la desilusión.

Estas ganas infinitas de volver a los dieciocho,
a los mil besos de la diosa del vermouth,
los motivos infinitos para querer frenar el tiempo,
ponerlo en reversa y jugar a escultor del destino,
de las consecuencias inevitables ser agricultor.

Estas ganas de aquella tarde tan bonita,
de pausar el tiempo en aquella sensación,
nada salió mal, salvo la imposibilidad de repetirlo,
pero el viento y la playa estuvieron de mi parte,
y aquel atardecer, y aquel amor sin equipaje,
con la ternura en los cordones de la marioneta.

Hoy me pregunté qué habrá sido de mi teatro,
donde le cantaba y le besaba una historia
que aplaudía suavecito y con toda su elegancia,
tal como esa vez que me aplaudió de pie junto a la cama,
por los seis orgasmos mejor dibujados de toda su vida,
de toda mi vida, de nuestra historia irrepetida…

Misma vez que ahora busco en el fondo del bar,
en la noche triste en que sonrío y le vuelvo a cantar…

El amor a veces es el humo imposible que grita,
a contracorriente, y que no sabe si marcharse o si regresar.

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 24/04/2016

El Sentido de la Vida

¡Camaradas! Hemos descubierto el sentido de la vida… ¡Y es en la otra dirección!

Perseguimos tantos años la luz hasta cegarnos, repartimos pan y mares a indecentes portales, escuchamos el llamado de la verdad y lo ignoramos en nombre de nuestra ingenuidad, pero hoy brilla la emoción del cometa esclarecedor, rompe el hechizo de la duermevela invertebrada…

Sofía volvió a sonreír, ya no le hacen daño las últimas ocho lunas de aquel marzo, canta tranquila una canción de pasiones curanderas y se esmera, me consta que se esmera por pintar un paisaje mejor, para las suyos y los tuyos, nos aprieta los labios con verdades inoportunas que a nadie sorprenden, nos instruye en la verdad y su abrazo de amapola es el cobijo necesario para los habitantes de este cantar.

Ya nadie elige a las peores intenciones escondidas tras la mejor vestimenta, todos se han desnudado el alma para contemplar y dejarse contemplar, ya nadie se queja del clima, todo clima es oportuno para el amor, la brisa artesanal ya no se alimenta de lágrimas de tristeza, sino de aguardiente destilado en felicidad.

Que nos llamen las oportunidades a la puerta, que ya no vamos a ir por ellas, todo este tiempo equivocados no lo vamos a recuperar. Que nos paguen cuando estemos más inmóviles e inútiles, que comencemos a tener repudio por el dinero, que no haga falta, que todo se comercialice a besos, reciclemos besos y regalemos corazones de caramelo, que todos seamos los tenderos de nuestras mejores virtudes, y asesinos de los defectos de los que nos desharemos.

Todo va mejor, los dirigentes ya no nos dirigen, están vetados los señuelos en sus carnes y hay bares con barra libre para siempre. Ella viene cada noche a darme aquel beso, el de aquella noche bajo la lluvia, el mejor beso de toda mi vida, el que a diario revivo en su sonrisa tan severamente tierna y consentida.

Es casi la media noche y  mis colegas lo saben, todo mejora, y de eso, ya casi nada cambia, es hora del viento y su silbido de notas majestuosas, estado sentimental: Completos.

Los novios de nuestras antiguas amantes nos pagan regalías por los dones concedidos, qué cosa podría mejorar. Si de músicos, poetas y locos no todos tienen un poco.

La vida está contenta, cesaron las guerras y todos los niños, sin excepción, sonríen con toda la boca. La gente que hizo daño se ha desvanecido y ha mutado en una generación distinta de seres buenos, ya aprendimos que nunca estuvimos distantes, solamente estuvimos distintos… Hoy somos todos iguales.

¡Camaradas! Descubrimos el sentido de la vida… ¡Y es en la otra dirección!

© Copyright – Luis Eduardo (Messieral) – Historias en Ascuas
Ciudad de Guatemala 09/04/2016

Muchas gracias por sus ojos y por estar,
para leer más relatos, visita Historias en Ascuas.

Te recomiendo que leas también: De Besos Astronautas las Constelaciones de tu Cuerpo

Mi comunidad en Redes Sociales está creciendo,
no me puedes faltar tú que me lees, te invito:

Facebook
Twitter
Instagram