Sentir Mejor

Un sonido exquisito
es el de la revolución,
el que inicia en el centro
de cualquier corazón.

Un pincel sostenido
por la mano de un escritor
y la noche provocativa
al vaivén del amor.

Es cuestión de uno mismo,
una fotografía a color,
sin esperar que del cielo
nos llueva la solución.

Para qué molestar a tus dioses,
para qué molestar a tus dios,
tu grandeza es tan grande
como grande es tu emoción,
sueña y lucha sin mancha,
guarda en el fondo toda inacción,
cuida el paso del niño
que aún late alejado de la involución.

Limpia tu cara y tu llanto,
que aún respiras azul,
no tengas miedo, no tanto,
y empieza el cambio en tu interior.

No es cuestión de suerte,
no es cuestión de azar,
que lo seguro es la muerte
para recomenzar…

Y el alivio vendrá
para todo dolor,
no es injusta la vida
si aún te late la voz,
si aún se mueven tus pies,
si aún recuerdas el canto
de una nana bonita y te brota ilusión.

No te canses de todo
sin antes resistir,
a ser sólo una especie de humano
que se olvidó de vivir.

Amor se llama siempre
la solución a la herida,
no es posible que el día
se recuerde sin irse el sol
y en la noche infinita
brindarás tu calor
a otra risa bonita
que te haga sentir mejor.

©Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 17/08/2016

Anuncios

Escribirte es Como Herirme las Manos

Dormirme en tu cuerpo con la pesadilla de siempre,
un paseo por la luna sin la gravedad de este presente
que esconde bajo tu ropa interior tan malos porcentajes
y me obliga a recordar a quién eras hace ya varios martes.

Yo ya no sonrío si te veo pasar frente a mí,
si te quitas lo guapa para convertirte en mariposa,
ya no me encojo de hombros si tienes que irte,
algo dentro me avisa con tiempo: Esta ya no es tu historia.

Tus pechos sólo me recuerdan que hubo unos más sinceros,
tus piernas en flaqueza me hacen añorar las que me dieron fortaleza
y no sé cómo decirte que escribirte es como herirme las manos
con el filo de un incendio que me llueve al centro y a los lados.

Me río de mí y otra vez caigo en tu juego divertido
que consiste en prometer y no cumplir, en repetir y repetir,
repetir la mentira y el engaño tantas veces sin huir,
con la oblea entre las manos jugar a la tontuela faquir
y yo sin saber por qué motivo incierto sigo aquí.

Si tú ni me conoces, si tú ni lo sabes,
ni día, ni hora, ni segundo en que dejé de amarte.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 10/06/2016

Me Preguntas Que Por Qué Te Amo

Me preguntas que por qué te amo tanto y yo respondo, sin inhibiciones,
que la razón principal es porque no te pareces a ninguna de las noticias de los diarios,
todas esas sombras y malos presagios desastrosos jamás los he encontrado
en lo posible de tus ojos.

No traes toda esa sangre derramada en vano, ni la tristeza de niños que sufren,
traes un sol y esperanza de un mundo mejor que está a nuestro alcance
y mil sueños por cumplir si me tomo de tus beso firme.

Traes la lluvia a las sequías más severas, la calma a tormentas universales,
eres el refugio de los desterrados y una bandera blanca bidimensional que perdura,
eres el bosque vivo para las aves que aún trinan, el espacio en que no nos derrumbaron,
la fe que no se acaba y una ciudad sin rasgos desempleados.

Eres la oportunidad para el artista, un escenario libre de comercio,
eres los besos igualitarios y el concierto a voluntad de los pequeños,
eres la atención a los versos de poetas fracasados, eres la antesala
de todo lo sagrado y un manto de estrellas no enlatado.

Eres el fin del desprecio, del menosprecio y menoscabo
para con los que piensan y sienten distinto,
eres el final de la indiferencia, de gobiernos que amenazan
con poner precio a nuestro oxígeno.

Eres la sonrisa de los niños, la salvación de personas con casos terminales,
eres mi sueño favorito, en el que crece seguro y sin miedo mi hijo,
eres material que reduce a la nada los misiles y el llanto de civiles
que no tienen nada que ver en los conflictos entre mortales convites.

Me preguntas que por qué te amo y no me atrevo a responder
sin cantarte la igualdad que existe entre tú y la bondad por ley,
me preguntas que por qué te amo y me imagino el universo consumido
si no existiera tu voz y su sonido vivo.

Me preguntas que por qué te amo tanto y yo respondo, sin inhibiciones,
que la razón principal es porque no te pareces a ninguna de las noticias de los diarios,
todas esas injusticias y discriminaciones interraciales, jamás las he encontrado
en lo perfecto de tus vértices dorsales.

Eres la paz del mundo y su verdad,
un desfile de cometas que adornan
ese crepúsculo nupcial que no va a terminar.

Eres el día en el que no vi el noticiero, en el que no abrí el diario,
eres la noche en la que no se contabilizaron matanzas sin sentido,
eres el alimento que quisiera poder dar a los niños desnutridos
y el secreto que ya no guardan las mujeres ofendidas por los siglos de los siglos.

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 30/03/2016

Muchas gracias por estar y por sus ojos.
Para leer más de mis poemas visita Poesías.

Estoy iniciando mi comunidad en Redes Sociales.
Si te interesa acompañarme, adelante y muchas gracias:

Facebook
Twitter
Instagram

Éter de Solsticios y Equinoccios

Quedarme contigo es mi fin,
el fin de mi tristeza y ansiedad,
amanecer en besos lentos
y anochecer en tu intensidad.

Esperar junto a ti los solsticios y equinoccios,
éter tendido en el pasto de tu piel,
quedarme contigo será vivir,
vivir en un cuento nuevo cada día,
llenar mis bolsillos de sonrisas
y abanicar con paz mi desnudez.

Quiero ser las velas que inciten tu viento,
un momento eterno en pupila celestial,
quiero ser el día y la noche, tu caso perdido y encontrado,
de tu amor el rojo cometa que te haga vibrar y bailar.

Llevarte en mis brazos a un altar de cerezas,
casarme contigo por las leyes estelares, en su izquierda,
tener de testigos los mares del mundo y sus mareas,
casarme contigo si se trata de silente vino enamorado
y un baile infinito, sudor de alacranes, en pista sin fin.

Llevarte en mis brazos a un altar de moléculas
que al igual que tú y yo conformen el infinito,
ser preciso y sublime éter de solsticios y equinoccios,
ascender al cielo si precisamos nubes de pirotecnia
para hacerle entender al viento el color de nuestro amor.

Mi hogar está en tus calles,
las avenidas de tu piel son mi colchón,
mi descanso lo encuentro en tus pestañas hermosas
y si quieres saber, no me pienso marchar hoy…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 21/03/2016

Muchas gracias por sus ojos y por estar.
Para leer más de mis poemas visita la sección Poesía.

Un Mismo Sonido

Con tu mirada sería y fija en tu ordenador,
con tus labios húmedos que saben a luz,
con esa manía que tienes de morderme la piel
y con ese mal genio de medio día,
o de día y medio, me gustas.

Tienes el sabor preciso de mi gusto
y el roce que mis manos quieren sentir,
una nube de la que llueve mi calma
cuando en tu cama duermo junto a ti.

Tu mirada de ternura divertida
y la ocurrencia de enamorarme por completo,
todo en ti es un motivo para estar vivo,
todo en tu dulzura es un presagio duradero.

Quítame la piel y los sentidos,
que me estorba esta armadura
para ser juntos un mismo sonido,
un mismo rumbo y eclipse de vino.

Quítate la piel y los latidos,
acércate y une tu alma al mío,
cierra el universo con delicadeza
que nadie sepa que escapamos,
que nadie sepa de tanta locura
que te abarca y te hace dar todo por mí…

Acércate y crea luz dentro mío,
toma mis manos, muéstrame el camino,
enséñame nuestro paisaje eterno, nuestro infinito.

Cierra el universo despacio,
que nada nos haga perder tiempo,
toma mi mano y no hagas ruido,
no, hasta ser un mismo sonido…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
San Miguel, El Salvador 06/11/2015

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer estos poemas:
Hacerte el Amor
Juntos Navegar
La Tarde Que Sabe Mejor

De lo que está hecho el cielo (Parte II)

Te abrazo por la cintura mientras intentamos descifrar aquellas dos benditas palabras que Belisa Crespusculario le dijo al capitán, te sientas entre mis piernas y yo te envuelvo entre mis brazos, arropados antes de dormir por las palabras de tu tocaya Allende. Juego con tu cabello antes de dormir y te susurro lo guapa que te has puesto desde que me amas, desde que te amas. Los días los empezamos con el desayuno en la cama, una gama infinita de sabores, caramelos y sábanas compartidas a temperatura ambiente, orquestada por tu friolenta y sensible piel, por mis manos siempre tibias y mis ascuas.

Hacer el amor por la mañana o conversar de lo afortunados que somos, de todos los pequeños detalles y marcas que me gustan de ti. Saborearnos los labios o el cuerpo entero, hacer el amor con travesura y salvaje deseo, o enternecer el cuento al tiento.

Vamos a la vida tomados de la mano, cada uno a sus ocupaciones y obligaciones, cada uno a sus sueños, que en realidad son parte de un mismo todo que nos da mucho gusto compartir y vivir. A media mañana un desfile de besos interminables para apaciguar la avalancha, estresante, de rutina laboral independiente, a la hora del almuerzo, compartirlo, la mitad es para ti, la mitad es para mí, el amor es de los dos. Balancear los alimentos para devorarnos con la vista y con las ganas a cada rato posible, intimidad a cualquier hora, amor que no deje de antojarse, besos para reparar y fortalecer, abrazos infinitos que no dejarán nunca de ser, el refugio mejor, el hogar de los dos.

A las cinco de la tarde una caminata tomados de la mano, vamos por el pan o vamos por el viento, quizás por un helado, mi hora favorita para salir a caminar contigo por donde no camine nadie más, por la noche a un cine, a un hotel temático para parejas -opend mind- como nosotros, y por qué no considerar ir a un café a que nos sorprenda con música en vivo, o nos quedamos en casa a hacer el amor la noche entera, quizás sería bueno de vez en cuando también conversar de lo afortunados que somos por tenernos, de lo hermoso de nuestro amor.

Y así vivo a diario contigo, cada día va mejorando, las discusiones nos han desgastado pero nunca nos han separado, cada día te amo y cada día me amas, siempre nos amamos mucho más, teníamos quince años cuando te encontré y me enamoré de ti, ni la vida misma, ni todos nuestros errores, nada pudo con nosotros, nada pudo separarnos.

Así vivo contigo a diario, pero en la distancia, que me está matando de frustración, de tristeza y hambre, no quiero que acabe con nosotros, y no te pido mucho más, que te atrevas a romper este arduo trecho, dime a donde vamos y voy contigo.

He llegado a ti en varias ocasiones, pero no es libertad total la que pudimos compartir, yo aquí te estoy esperando para comenzar a vivir… Para volver a atestiguar en tus labios de qué está hecho el cielo y no dejarte ir… Jamás…

 

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Historias en Ascuas
Ciudad de Guatemala 14/02/2016

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer:

De lo que está hecho el cielo (Parte I)
Mi Sol de Nieve
He apagado el ruido de mi ciudad
Mi fantasía sexual más grande