Te vas a arrepentir, pero será demasiado tarde cuando lo hagas; y todo va a cambiar, todo se va a destruir… Cuando despiertes no habrá más secretos, todos te los dirás al fin. No te deseo todo lo malo que podría, porque aún quisiera verte feliz.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 7 de diciembre de 2,018

Anuncios

Te seguiré esperando en esta agridulce ciudad, te seguiré esperando con el alma desvelada y sin demasiada paz. Te seguiré esperando en este ataúd hecho de sal, en esta romántica historia que a tu lado deseo culminar.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 1 de diciembre de 2,018

Al final, acabaré por retorcerme de dolor en soledad, nadie habrá a quien importe mi suerte, o mi cansancio, o mi penúltima voluntad que siempre corresponderá a volver a verte; ya sin el peso de los años en los que esta mala suerte nos mantuvo tan alejados, tan inertes, solitarios e inclementes…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 8 de diciembre de 2,018

Estacionaria Nocturna

Allí donde el último grito se suele instalar,
en el momento preciso del rito;
donde las sombras no saben nada de callar,
donde se entierra el aullido.

Como un paso en falso, como una avalancha oscura,
como un peso muerto, como nuestra estacionaria nocturna;
así se comete el crimen mejor, así se termina la espera,
así se comete el dulce dolor, así se comienza la guerra.

No estábamos tan solos, era tan sólo una idea,
no estábamos tan rotos, era tan sólo una prueba;
y ahora no sé qué más decir, sin que nada nos venza,
y ahora no sé qué más permitir, sin que nada nos hiera…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 9 de diciembre de 2,018

Aunque pasen los inviernos y los veranos tan a destiempo por mis rutinas, por mis ruinas y mis caídas más furtivas.. Yo no te olvido como a todo lo que se me olvida, yo no te olvido como a todo lo que ya no quería. Yo no te olvido y siempre te quiero, yo no te olvido y aún te espero.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 30 de noviembre de 2,018

Nos Adoramos

Nos adoramos
y aunque escondemos un secreto
con todo rigor;
estamos juntos
en esto y en cada nueva situación
que inventamos.

Nos adoramos
y aunque ocultamos un libreto
con todo rigor;
estamos juntos
en esto y en cada nuevo guión
que interpretamos.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 3 de diciembre de 2,018

La Chica de los Dados

Todo luce diminuto,
será que ya crecí;
todo es nada y absoluto,
será que me perdí.

La última vez que recuerdo
estaba al frente de un balcón,
esperando a la chica de los dados,
segundos más abajo de su habitación.

Todo luce diminuto
será que yo vencí;
todo es nada y absoluto,
será que sigo aquí.

La última vez que recuerdo
estaba al frente de un dragón,
esperando a la chica de los dados,
esperando a mi salvación.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 5 de diciembre de 2,018

Dos Mil Ocho, Dos Mil Doce

Dos mil ocho,
dos mil doce,
poemas sonoros
bañados en dulce de cobre;
dos mil doce,
dos mil ocho
poemas de noche
que siempre son.

Dos mil ocho,
dos mil doce,
poemas de oro;
gratitud al roce
y un verso que me hizo mejor…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 9 de diciembre de 2,018

Como se Besan las Cosas Importantes

Puede ser que la vida
sea un ensayo del paraíso,
del primer invierno o la salida
de emergencia de tu antiguo piso.

Y puede ser que nuestro amor
sea un simulacro de desastre afortunado,
una fórmula con sabor a complot
que sólo entendemos tú y yo.

Porque esta mañana
mientras aún dormías,
he tomado tu vida entre la mía
como si se tratase de un caramelo
atrapado en el cielo de mis cuentos.

Y aunque empiece a llover
te seguiré observando otro medio día,
hasta que la luna aburra al detalle ingenuo
de un volcán que excitado abraza a su señuelo.

Así que bésame como se besan las cosas importantes,
sin poder disfrutarlo, del todo, por el miedo a que se acabe.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 24 de diciembre de 2,016

Tus Verbos Cardinales

Siempre serás
la respuesta a la interrogante
que no me formulé jamás.

Siempre estarás
detenida en el tiempo inconsolable
de nuestro último beso en llamas.

Y aunque es demasiado tarde
sigo abriendo a ti mi vida
cuando tu mano roza mis eriales;
y los convierte en cimas
en las que se despiertan tus mareas
refugiándome en tus verbos cardinales.

Siempre serás
la imborrable memoria
de mi cuerpo al respirar…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 13 de diciembre de 2,017