El Noctámbulo Entrevero de Nuestro Cursivo Ámbar

Nunca olvidé su letra,
imposible olvidar su amor.

—De las gotas de lluvias seré el color.

En aquel faro a la luz de las gaviotas,
he recordado sus promesas de mar.

Me afirmaba con toda seriedad
que su voz perduraría en mí.

—Como el dolor en la herida al rubí.

Se llenaba los bolsillos con mis prudencias
y despreciaba a dos manos mi credulidad,
más no culpo a su aroma de arroparse
con las estrellas de cada año de frivolidad.

Porque si volviera a llenarme la sed de besos,
si recordara el santo y seña de mi caja fuerte
o el momento que más atesoro en mis adentros,
si viniera su amor a aletear a las ventanas de mi mente,
no me negaría a su voz, a su amor, a su romance…

— En la reserva atenuada, será su caricia imborrable,
su excelsitud inabarcable y única su capacidad de conquistarme.

Huellas de tus pasos en la arena de mi playa,
exhalaciones de tu brisa en las aceras de mi andar,
secretos y placeres de jaguar aún latentes, conservados,
en el noctámbulo entrevero de nuestro cursivo ámbar.

©MESSIERAL| Poesía
Ciudad de Guatemala 03/07/2016

Anuncios

De Aquellas Noches de Perseidas

De aquellas noches de perseidas
sólo queda el recuerdo imborrable,
un sollozo agostino de luz
y esas ganas indomables de volver
en el tiempo a la cruel ciudad de la cruz.

Porque las calles empedradas no contaron a nadie nuestro secreto
y nunca se escribió un libro de romance en honor a nuestro encuentro,
no lloró de emoción estrellas, San Lorenzo, de la única emoción
de que eran capaces nuestros besos, cada tarde y ovación.

Ya no bastará esperar a una vida siguiente
para atentar contra la voluntad divina,
quiero tenerte conmigo, que el cosmos sea inminente
y que vuelvas convertida en la Flor de Liz capaz de transformar.

Podrás escapar conmigo en un tren que nos lleve
a las ciudades que bautizamos como nuestras,
a los primeros tímidos besos en aquel —Para Siempre—
que nos abandonó sin cobardía pero con tanta incertidumbre.

Podré pedirte que nunca te alejes,
diré que soy capaz de aceptar tus preceptos
y olvidarme de toda rebeldía que recorre
los rincones inhóspitos de mi sangre,
prometer cantar tus canciones, versar tu amor
como un loco desesperado que sonrió a su tentación.

Podremos volver, empezar de cero como pedías,
como siempre quise, aunque nunca lo afirmé,
ángeles y estrellas, demonios y cometas,
será una fiesta sideral de colores precisos
y será un honor de tu mano conocer los misterios
de las vidas que nacen, lentamente, renovando los cielos.

Pero llueve como fuego desde el cielo hasta mi alma,
llévame al infinito más probable, no te sueltes de mis alas,
porque sólo tú has sabido conservar indelebles mis huellas
sobre tu piel que aún me llama en las noches de perseidas.

—Te he escuchado—.

©MESSIERAL | Poesía
Ciudad de Guatemala 02/07/2016


CONTACTO
E-mail: luiseduardo.messieral@gmail.com
Facebook | Twitter | 
Instagram | Tumblr | Youtube


 

Duerme Tranquilo el Pequeño Astrónomo

Duerme tranquilo el pequeño astrónomo,
su corazón a la luz de una vela hermosa,
la batalla ha terminado y es hora de ver
con otros ojos el color de piel de su cometa.

El viento se despide de la tripulación,
no hay tanto que decir en el silencio de la nada,
la lluvia se ha detenido y se cura la tristeza
con algunos besos de nubes que ahora le acompañan.

El amor ya no se considera un síndrome fatal,
se rumora en las estrellas que es capaz de sanar,
que los horizontes de color naranja también lo anunciarán,
con la venida de una sexta estación aún desconocida,
y yo quiero creerle a la voz de esas estrellas…

Caída libre de ascuas rumbo a la tierra,
caída libre y dos esferas en el cielo,
será que la vía láctea está perdiendo fuerza
o es sólo el inicio de algún canto nuevo.

Duerme tranquilo el pequeño astrónomo,
el fuego del universo se ha reunido
en el suspiro secreto que escapa de sus labios
y el dolor ya se ha ido…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 20/06/2016

Lunas de Papel

Me ha conmovido, como nada, verte así,
desnuda y sin prejuicios sobre mi cama,
sin bandera entonando un himno emocionada
y tu nombre bonito que nunca me aprendí.

Dicen que hay fuegos que existen
más allá del entendimiento humano,
dicen que hay llamas que llegan
para quedarse a calentarlo
y que hay secretos también
por encima de las sábanas.

Pero en ti siempre hubo algo más,
el cobijo en tu piel es de respetar,
no conocí una ciudad más bella
que la que traes fija en tus alas
y justo en tus aceras es donde quiero
quedarme a respirar tu oxígeno de invierno.

Lunas de papel añadiste al cielo de tu cuerpo,
eucalipto a la voz de la lluvia y tantos versos,
ese viaje entre cometas fue de lo más sincero,
no he dudado un segundo de tu buen recuerdo
y me sigo quitando la ropa si pasa otro momento
en el que insisto en pensar que volviste a la ciudad,
por una casualidad de acuarela al despertar.

Me ha conmovido tanto recordarte así,
desnuda de piel y motivos sobre mi pecho,
con estrellas decorándote la espalda
y aquel viento de tarde que nadie más escuchaba.

Lunas de papel añadiste a mi fuego,
los días transcurren bellos en Saturno
y yo te sigo queriendo…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 20/06/2016

No se Juega con El Corazón de un Poeta

Tenía planes extraordinarios,
para lo ordinario ya habían demasiados,
quería alcanzar las estrellas con mis manos
y sentí que era posible, cuestión de silencio y tiempo.

Me enamoré tanto de ti, te juro por el universo que sí,
y pensé en conquistarte, en enamorarte tanto así
que un día por fin me dijeras: No puedo vivir sin ti.

No fui como el resto asegurando que darían todo por quien aman,
lo sabes muy bien, no te lo aseguré pero todo te lo di,
no se juega con el corazón de un poeta, no has entendido nada,
hubo veces en las que te mentía pero era solamente para decirte
que sólo a tu lado ser feliz podía.

Y eso para hacerte bien.

Vi como se iluminaron tus labios y la borrachera de tus ojos,
vi intacta nuestra tercera primera vez, cuando al fin pudo ser,
de ninguna forma imaginé que aquello era un cuadro de presagios,
que los miedos eran más que el mismo amor, mucho más que los años.

Vi mis lágrimas transformarse en rabia, mentira es mentira,
engaño es engaño y un alma herido son tantos más heridos.

El holocausto yo lo viví en el cautiverio de tu amor, en tu invención,
tú me perdiste a mí, yo perdí el camino y por completo el corazón.

Y eso por hacerme mal.

Puse mi fe en ti como en la idea de que Jesús no murió en la cruz,
puse todo mi esfuerzo en hacerte feliz, en perdonar lo imperdonable,
en perder tantas oportunidades, una vida mejor e insuperable,
pero como todo egoísmo, no se alegra de fortuna ajena, me tuviste
a tus pies y a tu sexo sólo para saciar en parte lo que tanto temes.

Y hoy en la soledad, recostado en el regazo de la nada,
me arrepiento con toda sinceridad de todo este tiempo,
del encuentro, de esperar a que desenredaras tus miedos
para atármelos tan fuertemente al cuello,
de hacerte el amor a tu maldito ritmo, tan despacio, como despacio
pudo el tiempo ver cumplida de tus promesas un trocito…

Ojala pudiera revertir los daños, ojala te los hubieran hecho a ti,
ojala fueras la esposa de un idiota como los que preferías
y este escritor que hoy late a la deriva, no hubiese posando su amor,
su entrega y devoción en ti, ojala que el fuego me salve de tu voz.

Porque no alcanzo a entender el sentido de esta historia,
ni de esta absurda canción su veneno en sonido
y ahora estoy solo aquí extrañando al amor
tanto como a mí mismo, como a mí mismo…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 14/06/2016

Diciendo por Sentir #8: Norte Celeste

Ana, quizás el mundo sea un poema y tus manos una alianza, entre el dolor más sublime y una sobredosis de esperanza. Quizás yo habito un planeta del que tú serás la principal de todas las estrellas y tu boca el norte celeste, de todo mensaje, descorchado en la palabra…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 24/05/2016

Casos de Lunas Menguantes

Un camino de estrellas
rumbo a la playa que recuerdas,
silente canción que arde en las venas,
juegos a desnudez por conciencia…

Me observa la noche y sus cometas,
no quiero sentir lo que intentas
pero no puedo olvidar esos besos
en la cama de papel que no olvidas,
en la que cuerpos y versos fueron uno mismo.

No quise voltear, al verte pasar,
en ese café frente a la universidad,
quise esconder esta sonrisa de aún te recuerdo,
no hay pasado más presente que tu cuerpo en mi memoria,
un beso talvés, aquellas tardes encerrados en la gloria.

Llévame lejos de aquí, que mi vida muerde,
trátame con tacto de amapola, siente, siente,
no te calles las caricias que dejamos pendientes,
no me importa nada más si tú vuelves…

Casos de lunas menguantes, bahías de cielo,
colchón de sinceras orquídeas de viento,
me llueve la vida si otra vez te dejo pasar,
eres cada instante y cada segundo que quiero volver vivir,
eres esa silueta perfecta que mancha de divinura el mar…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 27/04/2016

Gracias por tus ojos y por estar,
para conocer más de mis poemas
visita mi sección Poesía.

El Sabor del Cielo

Nunca se ha tratado de distancia
pero en cambio te suplico que no digas nada,
ya tuvimos bastante de instantes tan duros…

No te canses de llamarme en tus sueños,
ni de esperar verme al despertar,
sé que duele, duele tanto no tenernos
en este mismo momento, como ambos queremos…

Pero, yo he aprendido a creer en lo nuestro,
yo he aprendido en tus labios el sabor del cielo,
y tengo menos miedos si tú me abrazas,
porque en tu abrazo habita el calor del universo…

Porque, yo he aprendido a creer otra vez en lo nuestro,
no me desgano si te contemplo, si te busco con mis besos,
en los sentidos de este inevitable cuento, y te cuento…

Que ya no me es posible vivir sin ti,
que aunque lo fuera no quiero estar solo,
me gusta tu compañía y tu beso de mar,
esos ojitos que me invitan a precipitar…

Cuando mires a las estrellas no te olvides
de buscar en ellas el camino que te traiga
a mis brazos, que te esperan impacientes,
a este corazón que sin ti se desespera…

Pero, yo he aprendido a creer en lo nuestro,
yo he aprendido en tus labios el sabor del cielo,
y tengo menos miedos si tú me abrazas,
porque en tu abrazo habita el calor del universo…

Porque, yo he aprendido a creer otra vez en lo nuestro,
no me desgano si te contemplo, si te busco con mis besos
en los sentidos de este inevitable cuento, y te quiero…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 18/03/2016

Muchas gracias por estar y por pasar a leerme.
Para leer más de mis poemas visita  mi sección Poesía.

Al pan, pan y albino vino

De tus rosas las espinas,
de tus piernas mis huellas
y sudor de luna acicalada,
llueven rojas estrellas
sobre la cama de yerba
que esta noche nos espera.

Ya no hay dragones hambrientos
con ganas de devorar tu pensamiento,
ya no hay hiedras adheridas a mi cuerpo,
se revuelcan en las aguas teñidas de cielo.

Doncella africana de beso albino,
altivo pan de reserva vinagrada,
sabor artístico de labios noches,
vino silente de pócima de clavel.

Sutura de candelabro al corazón,
mago constante galopando azul,
herida de vida susurrando labios,
una fuga constante de sueños erizos
y tu tertulia Sauvignon de diablo roto.

Doncella africana de beso albino,
pan consumido del sendero de avellana,
arte en la sangre y vino en la mirada,
pócima secreta de clavel, arte y magia.

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 27/02/2016

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer estos poemas:
Del Alma y La Piel…
Ser de ti…
Enigma y Tristeza
La Cima Más Alta

Ser de ti…

Ser de ti es como estar seguro
de que ningún obstáculo es problema,
de que ningún problema es tan grande,
de que ninguna distancia es ausencia…

Ser de ti es un honor que pienso endulzar
cada mañana con tu boquita de azúcar,
cada puesta de sol con el néctar de tu cuerpo
y cada madrugada con tus abrazos de cielo.

Una barricada de firmes huesos me cuida
si voy de tu mano, si voy siempre junto a ti,
y no me asusta, si es pecado, confesar que si creo en Dios
es porque existes tú, es porque soy de ti…

Ser de ti es conocer en tu piel y en tu mirada
de qué está hecho el cielo y a qué sabe lo eterno,
ser de ti es mi privilegio y salvación, mi sanación,
ser de ti es el presente infinito que siempre quiero vivir
en un cúmulo de estrellas, alejados de todo, si vienes junto a mí…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 10/12/2015

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer estos otros poemas:
Enigma y Tristeza
Los Besos Más Lindos Que Vi En Toda Mi Vida
Fuego Primordial
Hacerte el Amor