El Cuerpo de Cada Uno de los Delitos del Mío

Tu pánico escénico y mis ganas de ti,
en pormenores de una ocasión hermosa,
tu exceso en los celos y mi formula sutil
para no hacer tan larga la historia,
sentir tus labios en los míos ha sido un placer,
beber de la miel de tu cuerpo un eclipse de sed
y tu amor en mis manos lo que yo siempre quise ser.

En una galería de arte, de exposición personal,
conjugo tus pies y tus piernas, tus manos pequeñas,
tu vientre y tu abdomen, tu sexo y sus fiestas,
para contemplar con discreta adoración lo que más
he amado en la vida, lo que más me ha gustado besar.

En el lienzo que pinto, eres un caligrama que no pide permiso,
unos versos mejores que otros y entre tantos errores perfecta,
porque soy tan feliz cuando vienes a verme el corazón en silencio,
cuando auroras inmensas advierten tu paso al llegar a mi vera
y es tan dulce tu sonrisa que canta semillas a besos secretos.

En mi hoja en blanco eres el poema que mejor recito,
el cuerpo de cada uno de los delitos del mío,
las ganas saturando las mías para dar pie a la matanza
de todo pasado en el que vivimos tan lejos y solos,
de cuerpos ajenos y amores incompletos ha de rebosar el rústico infierno…

Tu pánico escénico, desnuda enfrente de mí,
el dragón que con tanta ternura supe domesticar,
dos libras de nueces, cuatro centros de un nueve,
ocho siglas bonitas para decirte que te quiero amar…

En una galería de arte, de exposición personal,
conjugo tu piel y tus lágrimas, tus pechos de rosas,
tu cielo y tus muslos, tu cama en nuevas mañanas,
para contemplar con discreta adoración lo que más
he amado en la vida, lo que más me ha gustado soñar.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 05/06/2016

Anuncios

De No Estar Solo

Nunca supe escribir amor en silencio,
el instante preciso de un beso
fue siempre, para mí, el paraíso en su verso
y dos cositas que siempre te dije al oído
resulta que eran verdad después de tanto.
No te apures que mi abrazo no lo borra el tiempo,
lo sabe la estrella más roja de todo el firmamento
y una acróbata satisfecha con número y tres sueños.
Nunca supe escribir amor en completo silencio,
sin el sonido de alguna canción no tiene sentido,
a mí me gustas tanto que no sé describírtelo
y si acaso logramos entendernos que nos cante el viento,
porque ha nacido en mi interior una sonrisa,
no prometo una mejor versión sino hay sintonía,
me gusta tu aroma de orquídea, tu pasión por la ironía
y si quieres saber soy capaz de exponer esa herida.
No te apures que mis caricias no las borra un ciego,
lo sabe el vocablo bendito que augura tantos portentos
y una simpática chica de piel morena de quien fui aposento.
Yo no quiero escribir amor sin sus gritos de euforia,
sin orgasmos y sin redoblantes de qué sirven esas tardes,
en las que se promete a la luz de la luna una que otra mentira.
Nunca supe decir te perdono, porque en realidad no sé cómo,
no me siento capaz de cantar a la sombra de un árbol
todas esas historias de gente que se amó demasiado,
todas esas historias de gente que se odió a fríos daños…

Y a pesar de todo, aún me habita el alma de un monje
que tiene la fantasía sexual de no estar solo y que no cede.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 04/06/2016

Mi Fantasía Sexual Más Grande

Mi fantasía sexual más grande,
es dejarte sin aliento, sin respiración
y ser, yo, el oxígeno que te salve,
es acorralarte todo el cuerpo con el mío,
que no haya para ti más escape, ni retorno,
que seas una extensión de mi cuerpo,
otro corazón latiéndome dentro con ahínco.

Que se detenga el tiempo
porque esta noche haremos el amor,
que las mareas comiencen a enloquecer
porque yo no me pienso detener,
sacarte la ropa y desnudarte la vida,
que sabes mejor de fluidos y saliva.

Que te entregues a mí hasta con los miedos,
pero sin frenos, con todo el deseo que brota
en tu sexo y en tu savia roja de gaviota,
que te estremezcas con cada detalle
de nuestro desenfreno sobre la cama,
la mesa, el sofá, las estrellas o el infinito,
que no importe la hora o el lugar, ni nada, que no importan.

Mi fantasía sexual más grande tiene tu boca
y en tu boca esa lengua, tiene tus ojos, tus tetas,
tiene tu entrepierna y el sabor de mi fellatio en ella,
mi fantasía sexual más grande tiene tu aroma,
tu dulzura y tu amor, tu entrega, tus ganas, tus formas,
esa vista espectacular cuando desnuda me das la espalda,
ese páramo infinito de detalles cuando satisfecha aún me besas,
los mismos hombros y las mismas piernas que disfruto abiertas.

Mi fantasía sexual más grande tiene tu nombre
y no fecha para un día caducar o calmarse…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 26/01/2016

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer:

Silente Acrobacia Perversa
De magia y no de momentos
Mientras yo camine te recordaré