Alas Rumbo a Cádiz

Esa noche me contaron
que tu voz estaba en Cádiz
y yo con ganas de sacarme
las alas de la espalda [Alas Rumbo a Cádiz]
para llegar a ti y contemplarte,
para escapar un poco del desastre,
que supone el estar vivo y no besarte…

Esa noche hubo bandadas de cometas,
no esperaron tantos siglos, convenía
acercarse a toda prisa a tus delicias,
a lo hermoso de tus notas macro astrales.

Que me perdone la vida por no estar cerca
de tus cuerdas tan sublimes y carnales.

Y yo sigo caminando por la misma acera,
recordando que en el agua se refleja
el recuerdo de un amor que se acrecienta,
como oblivion de tristeza amarillenta.

Y yo regresé llorando a aquella plaza,
a la de aquel primer beso esa mañana,
ya no pisas estos suelos, ni sus ramas,
ya no bebes de este mismo agua…

No me olvido de la noche en tus almohadas,
ni del llanto de la niña que observaba
por la rendija de tu corazón, susurrando en baja voz:
¿Será que aún me amas?

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 02/04/2016

La fotografía: Cádiz en la Noche, es propiedad y arte de Rocío Pardos a quien pueden seguir a través de su Blog: FOTOGRAFÍA ROCÍO PH y también pueden seguirla en su Fan Page de Facebook: UN VIAJE DE DIEZ MIL KILÓMETROS EMPIEZA POR UN SOLO PASO

Alas rumbo a Cádiz por Messieral

Messieral Podcast
Anuncios

Luna Para un Abril

Para un abril la luna
y aquel abril fue hermosa,
después de un primer roce,
el milagro clandestino recibió
de las manos del cielo un color.

Me encantaba mirarla a los ojos
cada vez que cerraba los míos,
me gustaba pensar en su voz
y acabar empapado de luz,
de esa luz que irradiaba su andar.

Me llenaba de una gran emoción
susurrar a su oído todas mis razones,
el abrazo eterno elaboraba una historia,
una historia tan distinta en hervores
que no olvido aunque pase el tiempo,
el tiempo, que es un impostor de ilusiones.

Pero la luna fue siempre justicia
y su albura nos dijo siempre que sí,
no tuvo elocuencia el fin de esa historia
a pesar de que el ciclo culminara allí.

Vi pasar la mañana siguiente en tu frío
y quise abrazarte como a un dulce trino
de ave que alzaba el vuelo para huir de sí mismo.

Fue en abril que la luna nos vio
en un beso sellar las pasiones,
un enjambre de noches siguientes
contemplaron nuestras intenciones,
no hubo rastro de un Dios ofendido
pero aquello llegó a su final,
no te olvido ni cuando me olvido,
no te pierdo ni estando perdido,
ojala que volteen a vernos
los misterios de aquel joven niño
y nos salven de frente a lo incierto
para nunca dejar de querernos.

No hace falta que estés a mi vera
para verte paseando en la luna,
no hace falta que nazcan higueras
para saber que como tú no han ninguna
y el sabor de tus labios, cariño,
hizo nido en el centro de estrella
que me late en el pecho desnudo
por debajo de esta piel morena,
más que nadie conoces la historia
que ciñó aquel silencio a mi herida,
eres luz, eres todo, eres nada,
como un simple respiro por fuera del agua,
digamos que si te olvido del todo
en la vida no me queda esperanza…

©Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 13/08/2016


La fotografía titulada “La Luna del 23 de Abril” es propiedad y arte de Fotografía Rocío PH. Les recomiendo sorprenderse contemplando su trabajo.


Alas Rumbo a Cádiz

Esa noche me contaron
que tu voz estaba en Cádiz
y yo con ganas de sacarme
las alas de la espalda [Alas Rumbo a Cádiz]
para llegar a ti y contemplarte,
para escapar un poco del desastre,
que supone el estar vivo y no besarte…

Esa noche hubo bandadas de cometas,
no esperaron tantos siglos, convenía
acercarse a toda prisa a tus delicias,
a lo hermoso de tus notas macro astrales.

Que me perdone la vida por no estar cerca
de tus cuerdas tan sublimes y carnales.

Y yo sigo caminando por la misma acera,
recordando que en el agua se refleja
el recuerdo de un amor que se acrecienta,
como oblivion de tristeza amarillenta.

Y yo regresé llorando a aquella plaza,
a la de aquel primer beso esa mañana,
ya no pisas estos suelos, ni sus ramas,
ya no bebes de este mismo agua…

No me olvido de la noche en tus almohadas,
ni del llanto de la niña que observaba
por la rendija de tu corazón, susurrando en baja voz:
¿Será que aún me amas?

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 02/04/2016

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer mi sección Poesía:

La fotografía: Cádiz en la Noche, es propiedad y arte de Rocío Pardos a quien pueden seguir a través de su Blog: FOTOGRAFÍA ROCÍO PH y también pueden seguirla en su Fan Page de Facebook: UN VIAJE DE DIEZ MIL KILÓMETROS EMPIEZA POR UN SOLO PASO