En la Guerra y el Amor

En la guerra y el amor
siempre he escrito una canción,
en las noches en vela,
en cambio, prefiero una intención
que secreta confiese a las estrellas
los motivos del silencio que habita mi corazón.

Porque han pasado por mi vida
unas cuantas, quizás muchas,
hijas de la mismísima Eva,
aunque nunca existiera
y la manzana era un modo de juego
carne, de la misma carne, que inventó su fuego.

Ordinaria es la vida si no la compartes
con un alma distinta, si no la repartes
entre todas las viuditas de tus sueños;
ojalá que la esperanza no reemplace
los anhelos que se cumplen de repente,
ojalá que otra historia no repare
cada costura que perjudicamos en combate.

Porque han pasado por mi vida
unas cuantas, quizás muchas
y otras tantas, tantas, tantas,
pero tú nunca has pasado,
te has plantado a mis jardines
con amor del que instalado
hace añicos todo recuerdo del pasado.

Y me gustas más, cada vez que te encuentro,
porque eres una mezcla bien hidratada
del sortilegio que anuncia el comienzo
del viento que refresca mi alma enamorada…

En la guerra y el amor
siempre he escrito una canción,
sólo que la guerra no sirve para nada
y el amor es encontrarme, al despertar, la hermosura de tu cálida palabra…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 8 de febrero de 2,017

Anuncios

Sweetness Business

Otra tarde de comida ficción,
de frente a la familia que más amo,
veneno delicioso y el suplicio del consumo estéreo
para el ruego de todo nuestro mundo incierto…

Ciencia chatarra en la televisión,
como una fantasía de vestiduras en erosión;
realidad distorsionada «sweetness business»,
otra actuación masiva de apariencia triste.

Otra tarde de invierno en el humor,
de frente a la muerte prometida, encanto de algodón,
como un instante diluido en el efímero caleidoscopio
de nuestro sentimiento anestesiado con hidróxido de amonio.

Juega a la pelota, esquiva ese misil,
porque el símil del adverbio ahora
no es tan importante si la paz jamás aflora;
juega al escondite con razón de luz
que el mundo no mejora y nos muestra su sangre azul.

Intentar ser felices rodeados de cuencas idiotas
en las que se apilan los sabores de nuestras derrotas;
es la deshumanización de los aún vivos
la mortaja cruel que abraza nuestro más infame equilibrio…

En Alepo yo no estoy
pero siento claro este dolor;
no importa que esos asesinatos
no los transmitan, en directo, por la televisión…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 20 de diciembre de 2,016

Poema de Paz Sobre el Carbón

El pequeño astrónomo no tiene
edad ni sustantivos para callar,
vive en un día sin nombre y ve
que la guerra no empezó en el mar.

Tras esos ocho vientres que parieron
la destrucción y el veneno, quedan
rasgos de un planeta en erosión
que rescató la lágrima de fuego.

El pequeño astrónomo escribió
un poema de paz sobre el carbón
y dio a su pluma un ion multicolor…

©MESSIERAL | Poesía | Sonetos
Ciudad de Guatemala 17/07/2016


CONTACTO & REDES
messieral.com
E-mail: luiseduardo.messieral@gmail.com
Facebook | Twitter | 
Instagram | Tumblr | Youtube


 

Caída Libre en Gotas de Lluvia

Como gotas de lluvia deslizándose
en hojas de árboles altos,
caída libre al infinito terrenal,
penetrando la tierra y sus misterios,
llevando aroma de calma a la humanidad
que ya se arropa el alma y la piel,
abrazados al candor de quien se fue.

Evoca la memoria de lo que fue,
pasadizo secreto a un mundo perfecto,
quise quedarme a vivir para siempre allí
pero todo, hoy, es parte tan sólo
del anhelo, de volver a esos conciertos
de aves azules cada mañana de enero.

Hay un niño sonriente en mi interior,
sus ganas de ser cantante y su balón de fútbol,
el diciembre que le atormentaba desde los cinco,
un iracundo deseo de escapar y correr, y volar,
una lágrima inocente que también se desprende
y cae al infinito de la piel de sus mejillas,
donde convergen sonrisa y herida, con sutileza
también un primer beso y un golpe a la encía.

Quiéreme como me quisiste ayer, me dice,
vuelve la vista a lo sencillo, vuelve a ver,
no escapes más de los silencios que provocan
que un mundo dolente se vuelva sublime y algo más.

Como gotas de lluvia explosionando
contra el metal de los autos de ciudad,
caída libre al infinito material,
penetrando la guerra y sus misterios,
llevando aroma de calma a la humanidad
que ya se arropa el alma y la piel,
abrazados al candor de quien se fue.

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 02/05/2016

Para más contenido les invito a visitar mis secciones:
PoesíaHistorias en AscuasMúsicaCitas

Trinchera Personal de Siete Cuerdas

No te lo tomes personal,
algunas veces yo necesito escapar,
recuperar la libertad que acostumbraba,
los mares, las montañas, lo elegante,
el solitario universo de arroz con arte.

Y no te quedes lejos, yo te pienso todo el tiempo,
quiero fugarme de este lugar, no volver en un rato,
si aguantas el paso ven conmigo, vamos juntos cariño.

No pueden un par de gaviotas vivir en cautiverio,
no pueden un par de gaviotas, de su amor, estar lejos,
tengo el tiento de Venecia de aquel primer poema que recité,
sobreviviremos, no te quedes fuera, yo siempre te esperé,
nadie supo despertar al dios demonio de mis ganas
y quedarse a festejar con él, brindando por la magia,
nadie como tú, nadie como tú.

Escapemos juntos de este mundo roto,
reconstruyamos las fuentes del paraíso,
despéiname el silencio, cómeme el secreto,
yo pienso en ti como piensa un Dios de su verbo.

Escapemos juntos de este mundo que sabe muy feo si no te beso,
escapemos juntos de esta colmena que sólo produce falsos emblemas,
sostente en mi pulso y no te calles la injusticia, vuelve a la guerra,
que tienes tu trinchera en collares de mi corazón y una guitarra de siete cuerdas.

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 12/02/2016

Muchas gracias por sus ojos y revoluciones,
acompáñenme en facebook y twitter
también les invito a leer:

Todo es un Baile
De Magia y no de Momentos
He apagado el ruido de mi ciudad
Mi sol de nieve