Verbena

Cambiar de piel
cuando nada es bastante,
cambiar los rumbos y los viajes
cuando escasea la sed…

E irrumpir en el rumbo de la soberbia
para rescatar la parte herida de mi alma
que se quedó hasta muy tarde en la verbena
para ver tus dos manos ya sinceras.

Por si no lo sabías aún te deseo el bien,
aunque lejos del amor que construimos,
dudo que ese bien se pueda parecer
a la felicidad que a los amantes quita el frío.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 10 de septiembre de 2,017

Anuncios

Una Herida con la Que Me Echo a Reír

Si entonces él hubiera
zurcado con su dedo un poco de cocaína
y dibujado en sus espacios un corazón;
¡Te habría sabido a amor!

Cuando amor late a ti te late el precio,
como cuando estás tan fuera de contexto
al explicarme las razones con las que quieres abrazarme
y pasa otro día, otra muerte, así como duerme otro instante.

Porque tu no estás hecha de piel sensata,
a ti la emoción te hace ver tan pequeña,
la razón hasta tus propios ojos transparenta;
eres de cruda prudencia, una llama
que jamás arde, que jamás está contenta.

Si entonces él hubiera
mezclado heroína con ron
y de esa mezcla te hubiese invitado
a saborear su alma descubierta;
¡Te habría sabido a amor!

Cuando amor late a ti te late el precio,
como cuando vas tan fuera de contexto
al explicarme las provocaciones con las que quieres abrazarme
y ver pasar otro día, otra muerte, así como miras dormir al presente…

Y ya sólo contengo la caricatura
de tus besos cobardes, de su textura,
todo lo demás que viví junto a ti
es tan sólo una herida con la que me echo a reír…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 25 de abril de 2,017

La Herida que Siempre es Mortal

Te vi en televisión,
suerte de vestido y de algodón;
lucías tan contenta
después de la tormenta,
de los besos que olvidados
corrieron agonizando
a los brazos de la cansada
costumbre, tuya, de dudar.

Y entre los adornos que en tu vida
decidiste colocar, vi una lágrima perdida
que no sé si era de verdad;
pero infamia, en el camino,
que elegiste como al vino
que esa noche probarías
junto a quien te quiso desposar.

Apagué toda señal posible,
te juro que no quise saber más,
me ganaba lo invencible
y la herida que siempre es mortal;
hay amores que no mueren
cuando llega su final,
hay amores que te persiguen
hasta ese día en el que no se pueden soportar.

Llorando con el alma intranquila,
recordaba todas aquellas vidas
que a mi lado, tú, juraste querer vivir
y ahora muerdes mi desesperada flor de abril;
creo que jamás llegaré a comprender tu actuar,
tampoco llegaré a comprenderme al extrañar…

Me contaron que al verte atrapada decidiste no escapar,
pero que aún preguntas por mí y me buscas con la mirada en la ciudad;
hay amores que no mueren cuando llega su final,
hay dolores persistentes que uno, siempre, muerde al despertar…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 6 de febrero de 2,017

Dentro de los Mismos Zapatos (Caricia Futura)

Perderán el sentido las mañanas
cuando las hojas muertas del otoño
dejen de recitar los versos de tus dramas.

Y llorarán las aves extinguiendo las hogueras
de revolución que, solas, aún gimen por todas las aceras,
será infortunio o satisfacción cada caricia futura,
dependiendo del honor, que guardes en la piel de tu armadura.

Porque los rizos de esa princesa no son tan azules, ni tan blancos,
tiene piedras que hieren sus pies, dentro de los mismos zapatos,
y ha caído embrujada en un engaño mayor, tan irresponsable,
es tan obvio que no ha iniciado, desde hoy, todo este desastre.

Sigue el viento soplando y se mece agitando los mares,
nos confiesa el pecado mayor de cada uno que no talles
y sin tanta paciencia anuncia el fin de los siglos cansados
como anuncia la lluvia los charcos y el duelo este llanto.

Y la ves caminar con esmero, se tropieza en la llama del cielo,
tan princesa tu patria y su diestro corazón de coraza de acero,
iracundo un momento prestado que te cobran con rabias mordiendo,
no es la culpa la que frena el beso; pero esta tarde te eché tanto de menos…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 24 de noviembre de 2,016

El Cenit de un Momento

Se ha sumergido en sus palabras,
en las frases de amor que ella le dijo,
las mentiras lastimaron su coraza
y aunque no quiera aceptarlo está herido.

La ciudad es una hoja de papel
que nunca llegó a convertirse en barco
y con el manto de lluvia sobre sus calles
se comienza a deshacer…

La ciudad es un guión sin esperanza
que no va a trascender en sus mudanzas
y aunque siempre le prometieron la piedad del cielo,
hoy ya no queda nadie y el silencio bebe de sus miedos.

Y avanza como muerto en vida
esperando que aparezca una avenida,
o algún ciclo de fortuna y esperanza
que le muestre el camino para volver a casa.

Todo era tan hermoso hace ocho años,
incluso hace diez cuando la mariposa negra
trajo un mensaje de total desesperanza,
porque todo era más bello hace ocho años,
entonces aún sonreía, amaba, le amaban,
besaba y se sentía como el cenit de un momento
que, por bueno, le había robado el aliento.

Pero su ciudad es una hoja de papel
que nunca llegó a convertirse en aeroplano,
sin las alas que una vez le alzaron, no podrá volar,
si intenta la caída libre dónde quedará su piel
y el secreto precioso que nunca dejó ver.

Todo era más bello hace ocho años,
entonces aún sonreía, amaba, le amaban,
besaba y se sentía como el cenit de un momento
que, por bueno, le había robado el aliento.

©MESSIERAL |messieral.com
Ciudad de Guatemala 04/09/2016


Faltan 6 Días.png

NO OLVIDES QUE AÚN HAY TIEMPO PARA PARTICIPAR POR UN EJEMPLAR ELECTRÓNICO DE MI MÁS RECIENTE LIBRO: DOSSIER PARA UN EQUINOCCIO. TODA LA INFORMACIÓN AL RESPECTO EN EL SIGUIENTE ENLACE: PARTICIPA



Palabras Suficientes para Amores Imposibles

Hoy que mi corazón ya sólo canta en un idioma,
me entusiasmo con la vida, con sus bromas
y aunque la soledad ahora es la hortaliza
que nutre despacito cada enigma de mi herida,
sigo en pie de frente al dulce viento
que todo lo lleva, que todo lo mueve a su contexto.

No todo se ha perdido, aunque luzca tan mal el camino,
aunque no quedan abrazos de reserva, hay motivos,
quizás ya no me queden palabras suficientes para amores imposibles
y es probable, también, que espere una visita nada más que posible.

Mis alas son las de un fénix de hielo,
mi palabra habla por mí, yo la defiendo,
se ha hecho tarde, se hace grande,
el paladar de cada amanecer trae consigo sables
y aunque parezca acorralarnos la desdicha
sé que nos pensamos, aunque estemos en ciudades distintas…

Que para sentirte me baste alejarme.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 21/07/2016

Besos Capaces de Matar

Exige alevosía en cada
beso que recibe su boca de mar,
es menester cumplir con su capricho
para no perder de vista su andar.

Una vez vino un sol marinero,
se enamoró de su fragilidad,
no bastando el silencio le hizo
una jugada cruel de sabor mortal.

Y fue la sangre de una herida,
la que presenció, triste, tanta maldad,
—hay besos que son capaces de matar—.

©MESSIERAL | Poesía (Soneto)
Ciudad de Guatemala 01/07/2016


CONTACTO
E-mail: luiseduardo.messieral@gmail.com
Facebook | Twitter | 
Instagram | Tumblr | Youtube 


Estrellita Estrellada

Me está sangrando la herida
que me causé mirándote,
idealizando tus caricias,
me está sangrando y ya no sé
si lo merezco por confiarme de más,
o por soltar aquellas manos que sabían
cuidarme y protegerme de cualquier mal.

Quizás, además de Eva, a Adán le presentaron a otra chica,
pero fue tan dulce, tan amable, tan perfecta en el amor
que le soltó para nunca más contar su historia, salvo a punto de morir,
eso me haría sentir bien, me haría sentir que no estoy tan solo en el error
porque será de ella y no de ti, de quien yo extrañe los besos antes de partir…

Me está sangrando la boca a causa de tu sabor,
la hipocresía no es mi antojo favorito, lo sabías,
me están tiritando los futuros porque al perderte
no te pierdo a ti, la vuelvo a perder a ella,
por dejarla olvidada sin posibles claroscuros
de perfecta noche buena y navidad.

Ojalá emprendieras el vuelo y me dejes,
ojalá te creyeras la mentira de que duele,
ojalá que pagaras esa mala maña
de hacer mal a lo mejor que pudiste tener.

Ojalá un ataque de tos, como a Sabina,
me hubiera impedido concretar mi estupidez,
ojalá pudiera mancillar el infinito,
meter mano bajo la falda de alguien importante
y nunca más dejarme ver…

Ojalá llegara un espejismo
y te llevara a su mentira,
al más profundo de sus abismos,
ojalá pudiera retroceder el tiempo,
si pudiera elegir no conocerte,
y verte a lo lejos ser tan infeliz, no entrometerme,
dejar que el espejismo te llevara a la idea impertinente,
de un sólo orgasmo por vez, en insatisfacciones permanentes.

Así serías tan feliz.

Dime estrellita estrellada:
¿Qué otra imbecilidad te falta?

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 27/05/2016

Tú me Puedes Salvar

Vas desprendiendo
la herida de mi cuerpo,
sanas despacio el suicidio
de tantos y tantos sueños…

Tú me puedes salvar,
tus besos me hacen tanto bien,
me quiero mudar a tu vida,
callarme las ganas de atarme
al collar de tristezas vencidas…

Vas intentando poner una red infinita
que sostenga mi caída al abismo,
me tienes pensando en huír de tu mano
por cada nueva y verdadera avenida.

Tú me puedes salvar,
llegas a cualquier hora y abrazas
con suma belleza los trozos de mí,
todo lo que dejó la explosión de caricias
que el diablo me hacía mientras ella mataba
despacio cada nuevo anhelo y poesía…

Tú me puedes salvar, que duele la espina dorsal,
hierve la marca candente de la derrota en mi andar,
pero me puedes salvar, tú que me curas la vida,
tú que me sanas a besos la desilusión y la herida,
si tomo tu mano el resto de escombros inertes
recobran la vida y se abrazan en complicidad tan, tan fuerte…

Arte, tú me puedes salvar,
que no sé hacer nada mejor,
me sales tan bien como salivar,
como llenar de alegría la vida silente
en un momento de calma prudente,
en un segundo de luz que yo no olvidaré…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 1/05/2016

Gelassenheit

Recuerdo años atrás, la manera tan vil en que quisiste acabar conmigo, llevarme al abismo de la desesperación para que aparcaran en mí dos demonios, uno de sal persignada en adagios de muerte, otro de clarividentes ojos de infierno imprudente.

Me viste sangrar en el suelo, me viste herido de muerte, talvés, pero la sangre fría brotó de mi herida, congeló tu mundo, erizando hasta el último rincón de tu piel… Y hoy te arrepientes de ver al fénix con sangre de cristal resurgir de sus cenizas. Todo este tiempo fue para mí, el instante mejor para no dejarte vivir en paz. Y pagarás con tu vida subnormal por todo el daño causado, no callarán tu llanto y tus labios en tortura fatal, desearán tan cerca los míos, tan cerca para que les puedan curar…

Pero un ejército de copos de nieve se ha levantado en tu contra, hoy se ha firmado la guerra con armas de escarcha, afiladas y frías como tu lengua. Hoy el comandante es tödliche Eis y tu fortuna es el purgatorio de invierno. Que te carcoman el alma hemisferios hambrientos de dolor, que tus mentiras pagaron de antemano el precio para que tuvieras el peor final.

Y un ejército de copos de nieve se ha levantado a mi favor, hoy he firmado la guerra y tu mundo no volverá a sentir el calor, ni el amor, ni belleza afín. Con armas de escarcha verás caer los muros de tu falso imperio, de tu falsa seguridad y de tus malos sentimientos, en un procedimiento malevo y cruel.

Ya no me mires así, azul se va ciñendo tu piel y no te hace lucir más guapa, ya no me mires así, es divertido y no me sé concentrar totalmente. Una bomba de tiempo instalada en tu corazón, cuando comience la cuenta atrás no se va a detener, será el recuerdo de tu alma, todo el hielo del mundo, incluso el que cubre aquel viejo glaciar, del que te hablé una vez en la cama, después de rozar el fuego de las estrellas. Ya no pronuncies mi nombre, la próxima vez tus labios van a congelarse y te arrepentirás de llamarme… Porque…

Meine Kühle ist das Produkt meiner Wunde.

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Historias en Ascuas
Ciudad de Guatemala 07/03/2016