Frente a la Hoja en Blanco

Frente a la hoja en blanco
soy la tinta desparramada sin problemas,
una canción con falsete, al borde del desgarro,
con agallas buscando la cura de mi tristeza.

Porque la vida ha golpeado fuerte esta vez,
su juego de piernas sin duda perdió estilo
pero me ha puesto contra las cuerdas como puedes ver.

Es cuestión de tiempo, de recuperar el anhelo,
de seguir golpeando hasta que duela o deje de doler,
porque no es la herida lo que duele sino el tiempo,
el tiempo que se pierde frente a este mareo de entretiempo.

Soy tinta desparramada también por tu piel,
no dudes en pensarme si acaso empieza a arder.

Y seguir, la vida siempre sigue, nada es tan grave,
nada es suficiente, muere y verás que nada es diferente,
esta noche no llueve, pero mañana seguro que amanece
y aunque me queje de ti y te deje, es mejor olvidar tu incipiente
forma de amar, que a la de la mayoría de la gente, no es tan diferente…

Quiero decir que la hoja en blanco siempre has sido tú.

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 18 de noviembre de 2016

Origen: Frente a la Hoja en Blanco

Anuncios

El Sonido Ártico de Moscú

Moscú, te juro,
no tiene el mismo sonido ártico
desde que te fuiste, no hay enigma,
tu llanto en la plaza de tu nueva ciudad,
es sólo un pretexto para no helarte al punto
de caer en mil pedazos deshecha de golpe…

Tú sabes los moldes que allí dejaste
y el porvenir rebosante de emblemas,
tú sabes los rotos que le has hecho a mi duda,
el manto de desgracia con que has cubierto mis ojos
y lo peor de todo es que te da igual, y vas paso a paso
deshojando la añadidura que la creación postergó en tu sangre,
no hay alma en este contraste, no estamos, ya no somos
y no fue el frío, ni las perfectas noches, fue tu voz…

Yo volví a mi continente, protegido por un contingente de lágrimas
que me aleja de toda humanidad, esta carta es para tu frío, para tu hielo,
para tu tacto que todo vuelve oro blanco, para tu tacto sin valor de enredo.

Lo único que me satisface es recordar aquel rinconcito de Moscú
en el que te hice el amor, tan apasionadamente, como una hoja
que vuelve del suelo a su rama,
tan fervientemente como un muerto
que vuelve del sueño eterno, a su cama…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 11/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar,
para leer más de mis poemas visita mi sección: Poesía

Si te gustó esta entrada, compártela en tus redes sociales
y sígueme en las mías:

Facebook
Twitter
Instagram