Yo te quiero

Yo te quiero,
con la sutileza del aceite
desapareciendo las huellas dactilares
o el garabato de la sangre exhibiendo
su presencia en las paredes al excitarse.

Pero tanto te quiero
que es posible que no abarque con las manos
la belleza del amor que nace en mí al verte,
como un efecto químico vital,  el que alcance,
como un instante predilecto de frente a todas mis amantes.

Y es que te quiero
porque quiero que tu vida baile lento
en la escena hermosa de mis lienzos,
para adorar todo trocito del suspiro
que ahora nutre manantiales y los besos,
que algún dios seguro se olvidó en los manantiales,
en que descansan iracundos tan exquisitos materiales.

Yo te quiero,
con la sutileza del aceite
desapareciendo las huellas dactilares
o el garabato de la dulzura exhibiendo
su presencia en las paredes al excitarse.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 22 de diciembre de 2,016