De tanto amor, nos hizo la vida un invierno al que sobrevivimos con todas las ansias de darnos calor…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 24 de julio de 2,017

Anuncios

Mi Propio Diciembre Ambulante

Patear el invierno, jugar a las escondidas con el espíritu
de todas aquellas cosas hermosas que vienen del sur;
volver a nacer en un día cualquiera para aprender a volar,
dejar de caer si no es para alimentar este intenso palpitar.

Así camina la vida, con un antifaz que ha prestado al mar,
así camina la herida, con su rastro de sangre y sin llorar
porque no ha sido culpable la nieve de helar las calles,
fue la indiferencia, esta mala neura flotando en espirales.

Yo quería aprender a aguantar el peso de mi estrella
pero hay dones sin manuales de instrucciones, sin demasiada esperanza;
yo quería empezar de cero este poema pero estaba prescrito
por un anacoreta duende sentimental que me lo canto a los gritos.

Aprendí de esa forma de aquel duende nocturno, de su malabarismo,
que la vida es quimera indecisa y más vale  no ir por ahí tan sobrio,
no estar por aquí tan bebido, si antes no te ha poseído el dilema
de estar presente en mil sitios o tan sólo en uno más de tus vicios…

Aprendí a leerte el alma antes de que me muerdas,
a llover en tu alma desnuda sin quitarte la ropa;
a mí me eligió la palabra como anzuelo de carnada
y nunca dejaré de escribir aunque incineren mi casa.

Aprendí a besar desde niño, a amar cada excelso hechizo,
aprendí a beber, a sentir, a luchar, a desfallecer sin compromiso…

Y a remar sin cesar para aprender la lección;
mi propio diciembre ambulante siempre he sido yo…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 25 de diciembre de 2,016

Sweetness Business

Otra tarde de comida ficción,
de frente a la familia que más amo,
veneno delicioso y el suplicio del consumo estéreo
para el ruego de todo nuestro mundo incierto…

Ciencia chatarra en la televisión,
como una fantasía de vestiduras en erosión;
realidad distorsionada «sweetness business»,
otra actuación masiva de apariencia triste.

Otra tarde de invierno en el humor,
de frente a la muerte prometida, encanto de algodón,
como un instante diluido en el efímero caleidoscopio
de nuestro sentimiento anestesiado con hidróxido de amonio.

Juega a la pelota, esquiva ese misil,
porque el símil del adverbio ahora
no es tan importante si la paz jamás aflora;
juega al escondite con razón de luz
que el mundo no mejora y nos muestra su sangre azul.

Intentar ser felices rodeados de cuencas idiotas
en las que se apilan los sabores de nuestras derrotas;
es la deshumanización de los aún vivos
la mortaja cruel que abraza nuestro más infame equilibrio…

En Alepo yo no estoy
pero siento claro este dolor;
no importa que esos asesinatos
no los transmitan, en directo, por la televisión…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 20 de diciembre de 2,016

Universo de Cartones

Invierno goteando sobre aceras de cartón,
un momento mágico que nace en tus zapatos
y si observas con mucha atención, hoy es norte,
mañana nos espera el sur con sus suaves noches.

Porque la vida no estaba comprada
aunque ellos tuvieran todo el dinero,
el silencio aún respeta, cada día,
el recuerdo bello de tus sueños;
es penumbra si una vez el sol se hunde en su tristeza
como un niño solitario, al medio de una guerra, sin primavera…

Yo no estaba tan distante y lo sabías,
te veía a la distancia, siempre a escondidas,
me llenaba los inviernos con tus risas,
me gustaba imaginar que tú podías
apretar los puños y el tiempo, verme a tu lado,
como al frío que hoy te nubla sin hacerte daño…

Porque la vida no estaba comprada
aunque ellos tuvieran tantos secretos,
en realidad siempre quise tus temporadas,
tu frío y al calor con que te envuelve una frazada;
somos algo así como inmortales, como invencibles,
nunca me fui, nunca corriste…

En realidad, si queda aurora es en tu nombre
cuando mi boca lo pronuncia con amor;
en realidad, detrás de miedos y de orgullos
siempre tu mano encaja con mis mundos,
somos un poco extraños, aunque los mejores,
y esta tarde… Te he fabricado un universo de cartones…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 16 de diciembre de 2,016

Si a mi Lado Despertaras Tú

Regresa y cubre tus pasos con la misma nieve
que está dejando caer la soledad de mis besos.

He visto un sol de color azul
traer la imagen de tu sonrisa
a las ventanas del abedul,
he visto el llanto de un ángel
en la copa en que serví
el vino que preferías sentir.

Pero no estabas y aunque aún me amas
sé que no sé cuándo vendrás a la ciudad,
otro país te está abrazando las ganas
y tu inteligencia no sabe de frenos,
de municiones, de tristes recuerdos.

Cada mensaje tuyo es un nuevo misil
que impacta a las ciudades indefensas
de mi casi extinto y obsoleto candil,
pero no tiene que importarte este estado
en el que ahora podrás descubrirme,
aunque ahora duela cada paso y cada luz,
el amor podría despertar si a mi lado despertaras tú.

Llora en Brujas si es que queda intacta la poción
y no olvides encantarme sin cambiar la posición,
porque he visto a los quetzales que hiciste libres
derramar lágrimas en nombre de tu ausencia,
será nuestro invierno o será la ruda incerteza.

Regresa y borra las huellas que dejaste por el mundo,
descansa entre mis brazos, que no existan otros muros,
regresa y aléjate del pasado con fiereza, del momento
en el que la luna te sedujo en otras dulces tierras…

©MESSIERAL | Poesía
Ciudad de Guatemala 09/07/2016

Es tan Romántica la Lluvia (No Para Todos)

Es tan romántica la lluvia,
es tan elemental su presencia,
bajo tus cobijas y con tu familia
podrás disfrutar de esta noche fría.

Pero me inundará la pena y quizás a ti,
cuando mañana en los diarios sean cifras,
nada más que cifras, hogares y personas soterradas,
personas que ayer tenían casa y ahora no tienen nada,
inundados hasta el cuello, desbordados hasta el campo
y ya no será en todas partes este un momento tan romántico.

A los olvidados no les llueve agua común,
sino lágrimas que antes derramaron, tristes, otros,
que sin previo aviso se han ido de aquí por estas fechas
en las que los labios del desastre en un beso dispararon flechas.

Es tan romántica la lluvia, pero no para todo el mundo,
es tan romántica la lluvia, pero no para una casa sumergida
y otra vez volverá a mi cabeza la misma pregunta, pregunta,
será que estos gobernantes heredaron gustosos la esvástica
o será que simplemente no toman en cuenta a los de abajo,
será que mientras llovía veían románticos hacia la ventana…

Sin planes de evacuación, sin ángel protector,
sin medidas precautorias, sin un poco de amor,
es tan romántica la lluvia, pero no para todos,
no para todos vendrá la buena fortuna,
no para todos es tan romántica la lluvia.

MESSIERAL

Ciudad de Guatemala 10/06/2016