Fronteras

Vamos,
por el bien de la historia,
de la nuestra;
por el bien del amor
y del pasado,
ven a esta tierra
que me vio nacer
y que me vio aprender
como amar,
como ser
y como entregar
el corazón,
a una mujer
tan hermosa
como tú;
sin una justa
o necesaria razón,
cruzando fronteras
si hacía falta;
porque siempre hace falta amor
y a este año volver a vernos juntos a los dos…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 24 de enero de 2,017

Anuncios

Beso en Fa Durmiendo

Yo le canto a la verbena de tu alondra,
al motín aglutinado de esa vez,
y al recuerdo pesadilla de escapar,
porque hay veces en las que,
verte atardecer a mi lado es todo lo que quiero.

Pero dicen que la vida es un enigma,
un misterio de colores matinales,
que al mínimo resuello se transforma
en cortinas de abstracciones colosales.

Siempre he sido indiferente con el fuero
de falsos compañeros de la ciudad mía,
yo prefiero aquella playa que encontré allí en tu cuerpo.

Y ojala que las banderas de ese oro crujidero
se agoten un buen día de tanta rabia prisma,
que volvamos a encontrarnos libres de su verbo.

Y cantar juntos la esperanza prometida,
a tu cuerpo junto al mío, como encinta la revuelta
que por las calles va imantando los delirios de cereza
de un grupo de amantes a los que importa poco
si esta misma tarde estalla en mil pedazos el planeta tierra.

Que puede más el amor vivir de los momentos
y olvidar todas las guerras en segundos,
cuando cierres tus ojos lo entenderás, al recordar
el mejor de aquellos besos, aquel beso en Fa durmiendo…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 23/07/2016


CONTACTO & REDES
messieral.com
E-mail: luiseduardo.messieral@gmail.com
Facebook | Twitter | 
Instagram | Tumblr | Youtube


Años de Sustantivos Esdrújulos (Pálpito, Sábanas, Éxtasis, etc…)

Por un pasamanos hacia ti,
me enfrento a la duda y suelo ver
la caída antes de que ocurra,
pero el valor esta vez está aquí,
me aferro de manos, no me detendré
hasta que vuelvas a verte segura…

Por qué he de pensar que la causa está perdida
si algo me dice que al pensarme vuelves a sonreír,
seguramente recuerdas cada momento juntos,
en especial los años de sustantivos esdrújulos
que hicimos parte del recital infinito de estímulos.

No te creas que el final es determinante
si tu imagen sigue hermosa en mi vista,
no te creas que ya no te pienso, si te siento
como te sentí frente al lago de secretos exquisitos,
en aquel perdido, propio y lejano vicio.

Late más fuerte, rompe los muros en tu cabeza y en tu corazón,
desángrate lo que quieras pero vuelve, que no eres tan importante
al final en una tumba terminaremos de escribir todo aquello que no fue,
al final en las cenizas terminaremos de ponerle nombre a tanto desastre,
vuelve y deja el orgullo en la despensa olvidada del patio de atrás…

¡QUE NOS HAN ENGAÑADO!
Cuando una puerta se cierra
basta con volverla a abrir…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 30/04/2016

Cielo Febrero

Aún no me lo puedo creer,
todavía sonrío con el alma quieta,
estuviste en mi casa tras tantos años,
con esos ojitos, tuyos, de cielo febrero
y la palabra tan bien alzada entre tus labios.

Me quedé frío al abrir la puerta,
tu sonrisa se invitó a entrar,
pusiste un beso bueno en mi boca
y aún no se apaga en mí el asombro,
así que prometí, que haría un poema
para nunca olvidarme de aquel beso…

Ni de que estuviste aquí…

Con otro acento, uno más frío
pero los mismos gestos lindos,
con otra ropa, más apta para olvidos
llegaste hasta mi encuentro.

No quise ofrecerte flores,
aunque me guste tanto redundar,
quise más besos, quise una vida,
nunca pense en descansar,
me llamaste por mi nombre,
aunque me confesaste que siempre
estuviste loca por aquel pequeño mote.

Sanaste las dudas de mi intemperie,
le diste el descanso a mi alma rota,
yo no quise contarte del desastre
que frabriqué tan cercano a tu ausencia,
me sumergí en tu tacto tan completo
y en los tallos de tus abrazos ciertos…

Porque estuviste aquí…

Por un momento no hubo mundo
más que el recuerdo de aquellos días nuestros,
no hubo más tornillos que los que
nuestras risas dejaron sueltos,
me quedo el vaho de tu aliento en mi ventana
y aquella nueva posición extraña,
sin cambiar el ritmo de nuestra actualidad,
es posible que no pase mucho tiempo hasta que por fin,
con todo amor e intensidad, elijamos quedarnos juntos.

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 19/04/2016

La Cima Más Alta

Tú me has escrito con el lápiz
que trazaba tus suspiros e ilusiones,
siempre estuve porque me trajiste a ti,
porque me querías cerca, porque me querías.

No te he dejado de pensar un sólo día,
no te he dejado de querer, ya eras mía,
desde que una gaviota alzó el vuelo
adentrándose en el cielo de mis ojos,
desde que unos versos precipitaron
llovizna refrescante en el paisaje de mi sol.

Tú me has escrito con el lápiz
que quebró su mina en el intento,
que intimó a cuenta gotas con el viento
de las cinco de la tarde que me vio soñarte…

Tú me has escrito con el lápiz
de tus intensos romances
y aquí me tienes, pero no será por cerca
mi presencia todo lo que soñaste,
superaría cualquier ilusión tuya
por demostrarte que siempre fui el mejor,
que siempre pude darte algo mejor…

Y yo, me he grabado con fuego indeleble
tu amor entre mi sangre, y sonríe paciente
mi corazón que confiado ya descansa entre tu labio,
porque ahora te he encontrado, te poseo,
porque ahora estamos juntos en la cima más alta…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 01/01/2016

Juntos Navegar

Llévame lejos, toma estas manos
que tanto te han hecho sentir,
mira el pasado que lejos arde,
cada vez se hace más pequeño
y está dejando de respirar…

Come despacio de la nube
de azúcar que te regalé,
hay una distancia importante
entre lo que amas y lo que anhelas,
yo amo que estés cerca y anhelo que no acabe.

Seguir leyendo “Juntos Navegar”

Tonight The Juggle and The Clown!

Te conocí con el maquillaje sobre la cara, reías, por dentro llorabas, había una pena besándote el alma y unas cuantas espinas rompiéndote con tormento. Me quitaba el sombrero al verte actuar, eras el mejor clown de toda la puta ciudad, me quitaba los miedos, un rato, con tu forma de hablar, me quitaban tristeza tus gracias y verte animar.

Una infancia perdida en humo de crack, por cada rincón de tus venas quedaba el recuerdo del ice, quién iba a ti a contarte lo que era la vida, si ya habías nacido y muerto en la misma, nada te sorprendía y durante tu adolescencia comías del suelo los restos del plato de Dios, te reías mientras le mentías a las personas contando una desgracia fingida, a cambio de algunas monedas, sabías muy bien que tu desgracia era peor, pero no te daba la gana impresionar de más, ni que sintieran una lástima total, así que aminorabas la pena actuando con el maquillaje pero sin antifaz.

Seguir leyendo “Tonight The Juggle and The Clown!”