Nuestra Poesía Es…

Poesía eres tú
diciendo que no quieres
cuando ambos sabemos
que te mueres de ganas.

Poesía soy yo
haciéndole caso
a una mujer que piensa que el fracaso
es poco menos que intentar.

Poesía tu nombre
desnudo de abrigos
que te visten, de golpe,
con innecesarios adjetivos.

Poesía la boca
con la que recorrí tu cuerpo,
poesía el deseo
que aún no se apagó en mí…

Poesía la noche y la tormenta,
tan cerca del mar;
poesía el cansancio,
las cuerdas con las que te hice cantar.

Poesía mi saco
decorando el piso
de la habitación treinta y seis;
poesía tu espalda,
tu cuerpo danzando
al compás de mi atardecer.

Poesía eres tú
bajando la mirada
para esconder tu boca
de mis ganas de ti.

Poesía soy yo
gritando a las persianas
que cuando te desvistes de excusas
comienzas a pensar en mí…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 23 de julio de 2,017


Anuncios

Nuestra Poesía

Cuando caigan abajo los muros
que han construido los años
y el amuleto de nuestra fortuna
tenga voz de mar entre sus lunas;
se alce la verdad como bien necesario
y caiga la mentira en nombre del abecedario,
confiaremos plenamente en las esquirlas
que lanzará al mundo toda nuestra poesía
llenando corazones y almas contemporáneas
del sentimiento que antaño florecía entre la brea.

Ni batallones, ni venganzas a las puertas
de la ciudad, ni el duelo de nuestras cautelas
sabrán detener a la palabra como bien precioso
capaz de anestesiar toda guerra y todo acoso
planeado en contra de las artes acostumbradas
a la paz y a la aceptación con finales de esperanza.

Conoce tu pena y conoce tu dolor,
sabe como piensas sin invadir tu traslación;
viento perpetuo de un hogar
que alguna vez solías frecuentar,
el mundo era otra cosa
y duelen en niveles más profundos,
de los que tú creías, los inviernos tan ruidosos.

Pero alzará su voz libertaria
la poesía, invadiendo poro y arteria
del mundo que hasta entonces, en llamas, yacía;
sobrarán poemas en las calles que frecuentes
y juglares regirán los equitativos mandos
de un sólo país que perdurará en nombre del verso.

Y allí te encontraré, y allí nos encontraremos,
a viva voz ardiendo al recitar cada nuevo silencio;
sigue el mapa del tesoro, en su más vacío anverso,
y atrévete a crear, de nuestra poesía, un nuevo universo…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 3 de febrero de 2,017