Ojalá Inauguraran un País de Artistas

Ojalá inauguraran un país de artistas
para poder dejar atrás todo lo que está mal,
ojalá clausuraran la estafeta
y las direcciones para que no nos pudieran encontrar.

Ojalá los poetas escribieran todas las leyes
y los intérpretes las supieran configurar;
ojalá los pintores dirigieran la academia
y los escultores nos mostraran qué es la paz.

Ojalá las poetisas regularan nuestra equidad
y las intérpretes la supieran conservar;
ojalá las pintoras dirigieran la banca
y las escultoras forjaran la honestidad.

Ojalá inauguraran un país de artistas
para poder dejar atrás tanta maldad,
ojalá clausuraran la pobreza y las armerías
enseñando con el arte lo que significa empatizar .

Ojalá los dibujantes forestaran la ciudad
y los actores actuaran en nuestros sueños tanta realidad;
ojalá cineastas y bailarines predefinieran la urbanidad
y que un músico ambulante fuera nuestro juez de paz.

Ojalá las dibujantes trazaran digno cada nuevo hospital
y las actrices vestidas de su esencia nos libraran de toda enfermedad;
ojalá las cineastas y las bailarinas predefinieran la política internacional
y que una música de conservatorio fuera nuestra presidenta, por variar…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 13 de septiembre de 2,017

Anuncios

Ojalá

Ojalá que esta noche se duerma
un ángel despacito en tu garganta,
como verso de amor en la pluma
de un alma que se desliza y desparrama
en forma de poema sobre el lienzo de tu mirada.

Ojalá que mientras duermas
el demonio se aleje de tu cama,
que separe su andar de tus ramas
y el oleaje del silencio te mueva
despacio sobre las arenas más claras.

Ojalá pienses en mí cuando el ocaso eleve su llama,
cuando las brasas, de la constelación de tu Vermouth, te susurren: Basta.
Y solloce en tu falda, como un niño perdido, el rellano de la esperanza.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 4 de enero de 2,017

Ojalá volvieras y como aquel febrero aparecieras inesperada. Ojalá comenzáramos a gustarnos como entonces, sin darnos cuenta… Ojalá amanecieran las lunas de aquel junio y lloviera aquel lago sobre el cielo sin detenerse, sin poder decir nada, sin poder decir adiós…

©Messieral | messieral.com

Ciudad de Guatemala 25 de noviembre de 2,016