Patria

Cristal irredento,
sediento bebe de arterias;
somos sus preferidos cielos
a la hora en la que empiezan las matanzas.

Obstinado tormento
engulle todas las alegrías;
patria son aceras, aceradas lento,
y su libertad todas esas mentiras.

Patria son anacoretas
vendidos al mejor postor
que por lo general son aún más idiotas
y defienden a muerte al peor ladrón…

Patria son aceras heridas bajo el sol,
patria son historias que nadie nos contó…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 13 de septiembre de 2,018

Anuncios

Dentro de los Mismos Zapatos (Caricia Futura)

Perderán el sentido las mañanas
cuando las hojas muertas del otoño
dejen de recitar los versos de tus dramas.

Y llorarán las aves extinguiendo las hogueras
de revolución que, solas, aún gimen por todas las aceras,
será infortunio o satisfacción cada caricia futura,
dependiendo del honor, que guardes en la piel de tu armadura.

Porque los rizos de esa princesa no son tan azules, ni tan blancos,
tiene piedras que hieren sus pies, dentro de los mismos zapatos,
y ha caído embrujada en un engaño mayor, tan irresponsable,
es tan obvio que no ha iniciado, desde hoy, todo este desastre.

Sigue el viento soplando y se mece agitando los mares,
nos confiesa el pecado mayor de cada uno que no talles
y sin tanta paciencia anuncia el fin de los siglos cansados
como anuncia la lluvia los charcos y el duelo este llanto.

Y la ves caminar con esmero, se tropieza en la llama del cielo,
tan princesa tu patria y su diestro corazón de coraza de acero,
iracundo un momento prestado que te cobran con rabias mordiendo,
no es la culpa la que frena el beso; pero esta tarde te eché tanto de menos…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 24 de noviembre de 2,016

Cada Lunar de la Espalda Lunar de la Patria

Depone sus armas de seducción
la soledad que camina silente,
es angustiante la ciudad y tanto duele,
cuando sentimos en las plazas tanto mal sabor.

Llueve tan fuerte y el agua no humedece la sal,
no quedan poetas gritando tan fuerte al dorsal
de la mano indiferente de un montón de acrobacias,
que inventaron en un circo que revende las entradas
con un precio tan alto que sólo nosotros vamos a pagar.

No hay juglares de frente a la maldad,
ya no se rompen la voz, ni dan la vida por la libertad,
son otros tiempos, son otras formas
en las que nos dejamos intimidar.

Y se ha llevado el mismo improperio
cada lunar de la espalda lunar de la patria,
el ritmo es distinto, el defecto es antiguo,
ya no recibe caricias su hermosa figura,
solamente insultos y lamentos arrogantes,
frío en la piel y fisuras en las postizas dentaduras.

Tienes que alzar la palabra a las voces sordas,
no hay nada que temer, y aunque lo hubiese, no hay que temerle,
porque el orgasmo de tu tierra, te juro,
no es el anuncio de su muerte…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 23/06/2016

Patria y Hogar en la Cama que Estés

El breve recuerdo de tu cuerpo
es infinito e incorpóreo lamento
por dejarte marchar con el viento,
mismo viento socavando los cimientos
de un verano que no volverá a vernos,
de un verano del que hicimos vino y versos,
de un vino más añejo de lo que sería nuestro amor,
de unos versos en piel de posible que ya se me olvidó…

Y hoy respiro bajito sentado a la vera del mismo camino,
recordando el calibre que disparaban tus ojitos dormidos,
tus uñas pintadas de rojo aferrándose a cada motivo
que me hizo querer hacer patria y hogar en ese mismo lugar,
en esa misma cama adornada por tu cuerpo bonito…

Porque verte acostada y desnuda a mi lado
era más bello que encontrar un manantial inagotable de oro,
valía más susurrarte despacio, motivos de fuertes palacios,
para dejar descansar a la Diosa que anida, sutil, tu regazo.

Llámame cualquier tarde de enero
si me quieres invitar a escapar,
lo dejaría todo por ti, como ayer
te dejé por ir a buscar todo, sin más,
si acaso no quieres volver
sólo invítame a un último instante
posado en tus hermosos labios pluviales.

Porque verte acostada en la cama de nuevo
podría ser la respuesta final a mis inquietudes,
quizás el horizonte avanzaría constante si vuelves
en una barca de dulces cerezas cansadas
devolviendo el sabor a mi triste boca ordinaria…

Y haré patria y hogar en la cama que estés,
serán para mí, el mejor cuadro de Octavio Ocampo
tus desnudos soles y los mejores versos de Sabines
tus constantes sonrisas bemoles.

Haré patria y hogar, te lo juro,
en la cama en que reposes tu orgullo
y vuelvas a abrazarme con tus piernas, despacio,
dejando indeleble el amor al centro sereno
de nuestro desnudo e imperfecto paisaje impetuoso…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 11/05/2016