Personal

Seguramente me viste caminar por tu acera
cuando la hoja de un otoño acarició esa silueta,
esa que habla del amor de tu vida marchándose
sin volver la vista y sin querer volver.

Seguramente fui la tercera cuarta parte
de la última lágrima que derramaste
por esa ausencia que, a día de hoy,
te sigue estrujando levemente el corazón.

Y así, en un verso me acerqué a tu vida personal,
sin verte, te vi golpeando el cristal, incinerando el candil;
y así, en un poema me hice parte de tu historia personal,
sin verte, te vi besando aquel mar, desactivando el fusil.

Sin verte, te vi amando a un fantasma, hace unos años, en un abril
que anunciaba mi nombre, esas noches en las que te viste sonreír;
sin verte, te vi odiando a un fantasma hace unos meses, en bella lid
con el corazón que te besa las manos y que aún seduce tu alma que entra al salir…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 4 de noviembre 2,017

Anuncios

No hay palabras para describir toda la impotencia y la tristeza que siento al ver las imágenes tan impactantes de la devastación en Ciudad de México. A todos mis amigos, lectores y colegas que residen en esa ciudad, y en el país en general, quiero extenderles un abrazo de solidaridad, deseando que sus familiares y conocidos se encuentren con bien, que ustedes, además, se encuentren sanos y salvos.

Desde la redacción de este Sitio Web, desde lo más profundo de mis sentimientos les deseo todo lo mejor y mucha fuerza para afrontar estos momentos tan difíciles.

Muchas bendiciones a todas y todos, si tienen familiares aquí con quienes no se han podido contactar, para hacerles saber como se encuentran, no duden en avisarme y yo les apoyaré. ¡Fuerza México!

Contacto: messieral.dm@gmail.com

®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 19 de septiembre de 2,017

¡Messieral Está de Vuelta!

Después de estas dos semanas lejos de publicar, más no de escribir y crear, me siento renovado con las ilusiones despiertas y necesitadas de nuevas emociones, situaciones, vivencias, personas y destinos. A pesar de no publicar por este medio o mis redes sociales me han ocurrido cosas increíbles relacionadas a Messieral. Desde propuestas de patrocinadores, alguna entrevista y la invitación a un evento en en el que será expuesta mi obra. A continuación de esta publicación les dejaré toda la información.

Estoy terminando la segunda edición de mi libro Dossier Para Un Equinoccio, así que las personas que ya lo han comprado lo recibirán por correo electrónico totalmente gratis, quienes aún no lo han comprado la otra semana será el momento de hacerlo, hemos reducido el peso de los gráficos para que puedan adquirirlo a un costo más accesible. Toda la información la publicaré esta misma semana.

A toda la gente que se ha unido en estas últimas dos semanas a mi sitio y a mis redes sociales les doy la mejor de las bienvenidas, aquí arrancamos con la publicación de las nuevas secciones y contenidos. A quienes siempre han estado conmigo un abrazo enorme hasta donde se encuentren es muy bueno estar de vuelta entre todos ustedes.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 10 de Octubre de 2016

La Rima Imposible de Bécquer

Yo soy la rima imposible de Bécquer,
porque el tiempo apremia y escuece,
como un batallón de miradas silentes
que a la vista de todos hoy fusila a un teniente…

Y soy de cronopios la triste razón,
un enjambre impermeable de dudas,
la mala molécula de la ternura
y un silencio que mata, y una brasa que muerde,
sin razón de ser, con la canción pegada a los dientes,
como un trapecista con red de cama de clavos,
un equilibrista con viento a favor de huracán…

Me trae la noche canciones de almíbar,
el ámbar plateado sexagesimal,
me pueden las ganas y antoja la culpa,
me bebo de un sorbo el espectro animal,
con Dios a la orilla de mi clandestina
soberbia endulzada en zarpas de cañón,
que no diga es mi culpa la virgen María,
si esto no ha hecho más que mercar,
me puede el convenio de almas perdidas,
el pesebre maldito de conspiración,
nos queda esperanza guardando premuras
del mismo purgatorio que nos ofreció…

La ofensa es una bala perdida
que no acierta en el blanco si no acepto yo,
es tan difícil no pecar en la mente
si veo tus piernas cruzar mi portal,
con un aguacero te encierro en mi cama,
con una explosión te aseguro ilusión
y es que soy un cometa sin órbita fija,
la malaventura del poema mejor,
una nota perdida en las manos de Siria,
el rechazo total a norteña ambición,
no me callo la boca si aún puedo abrirla
que me digan quién responde por tanto dolor,
yo soy el portal de tu buena esperanza,
una copla cantada a los gritos en Nunca Jamás,
a favor de las almas rotas de la historia,
con los verbos de Eva bajo nuestra piel,
no nos queda más noche sin droga cincel
y la idea siniestra del más puro Edén…

Yo soy el amante infiel de la luna,
el testigo del hambre inaudita y en paz,
una oración sin verboides mortales,
un velero con velas de plumas en su mortandad,
el valiente indeciso de tus manantiales,
una historia infinita que arde en el fuego,
tan intenso, de la tarde en que empecé a respirar…

El cielo tiene esta noche todas las mesas reservadas,
no hay más sitio para cometas hambrientos de sed,
te quitarías la armadura para decirme quién eres tú,
al final, no tienes que temer si una oportunidad se pierde
ya volverá a tus ventanas, como todas, no tiene que doler.

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 29/04/2016

Gracias por tus ojos y por estar,
para conocer más de mis poemas
te invito a visitar mi sección Poesía.

Ecos Artesanos

Me gusta la elegancia que siempre me ha traído abril,
el encaje en sus ligueros y el sabor de sus besos,
tantas ocasiones para sonreír y aquel concierto.

Me asombra el desafío que supone ser uno mismo,
el canto de los niños, sus benditos suspiros,
las mujeres de mi vida y su cariño,
cada manantial de ecos que me abrazan los latidos.

Soy de la piel del viento, del reto de volcán,
soy de la tarde en que te fuiste, en la que decidí no regresar…

No me apetece dar explicaciones,
si no lo hice en veinticinco años
no hay razón para comenzar,
no merezco el daño, ni alucinaciones,
ya fue bastante del anonimato,
ya no hay razón para permanecer intacto.

Soy de la piel de las que me amaron, del silencio de las que me olvidaron,
soy de las manos de mi madre, su dolor, y de las de mi hijo, su creación.

Soy un pedacito de aquel junio, la fortuna de noviembre,
el dueño de mi perecedero y ambulante diciembre.

Soy de las canciones que perdí, mucho más de las que no olvidé,
soy el repertorio del cuello de mi cama, de mil ecos artesanos,
del suicidio de mi guitarra, esta mañana, de sus tesoros abstractos.

Quiero deshacerme del más incómodo de los pasados
y quedarme con lo bello que viví y saboreé,
restaurarme y dedicarme el mejor de mis sonetos,
auxiliarme cuando no quede nada, al menos, por completo.

Quiero ser rasguño en la coraza libertaria,
un alfil determinante en la jugada…

Porque pienso que hay que sacar la basura acumulada,
no importa la cara que esta tenga o si nos seduce a mansalva.

Soy de la piel de las que me amaron, del silencio de las que me olvidaron,
soy de las manos de mi madre, su dolor, y de las de mi hijo, su estación…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 02/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar.
Para más historias visita mi sección Poesía.
Especialmente te recomiendo: Me Preguntas Que Por Qué Te Amo

Estoy iniciando mi comunidad en Redes Sociales.
Si te interesa acompañarme, adelante y muchas gracias:

Facebook
Twitter
Instagram

Trinchera Personal de Siete Cuerdas

No te lo tomes personal,
algunas veces yo necesito escapar,
recuperar la libertad que acostumbraba,
los mares, las montañas, lo elegante,
el solitario universo de arroz con arte.

Y no te quedes lejos, yo te pienso todo el tiempo,
quiero fugarme de este lugar, no volver en un rato,
si aguantas el paso ven conmigo, vamos juntos cariño.

No pueden un par de gaviotas vivir en cautiverio,
no pueden un par de gaviotas, de su amor, estar lejos,
tengo el tiento de Venecia de aquel primer poema que recité,
sobreviviremos, no te quedes fuera, yo siempre te esperé,
nadie supo despertar al dios demonio de mis ganas
y quedarse a festejar con él, brindando por la magia,
nadie como tú, nadie como tú.

Escapemos juntos de este mundo roto,
reconstruyamos las fuentes del paraíso,
despéiname el silencio, cómeme el secreto,
yo pienso en ti como piensa un Dios de su verbo.

Escapemos juntos de este mundo que sabe muy feo si no te beso,
escapemos juntos de esta colmena que sólo produce falsos emblemas,
sostente en mi pulso y no te calles la injusticia, vuelve a la guerra,
que tienes tu trinchera en collares de mi corazón y una guitarra de siete cuerdas.

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 12/02/2016

Muchas gracias por sus ojos y revoluciones,
acompáñenme en facebook y twitter
también les invito a leer:

Todo es un Baile
De Magia y no de Momentos
He apagado el ruido de mi ciudad
Mi sol de nieve