Selvática

Ella escuchaba las flores al respirarlas,
traía en su piel los primeros pechos que besé,
me enseñó a diferenciar una rosa de una espina
y con cada beso analizaba el promedio de mis ganas,
ya no creía en la libertad, quería ser presa del aire,
de los mares y las furias torrenciales de caricias
que me enseñó a entregarle las noches de los martes.

Selvática y rebosante en clorofila de armas,
me parecía desnuda al centro de las calles,
sin miedo y guerrillera en pos de una voluntad
que involucrara a los sin voz, a los sin calma.

Aromática y estrujante en mieles de reserva
porque si escaseaba en el mundo el sentido común
ella traería consigo un poquito de vino
para hacer caso omiso a tan jodido lío
y al terminar el último sorbo alzar la voz,
reclamar a toda voz, actuar en un teatro
que con sus propias manos labró.

Escuchaba la voz de las flores
y algo en su alma se hería
si arrancabas flores para su mesa,
susurraba a las más bellas rosas
que adornaban los centros de mesa
de un restaurante de la ciudad,
antes de marchitarse en un florero,
lo cual a ella le parecía horrendo.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 02/06/2016

Anuncios

Concierto De Piano Para Dos

Un concierto de gorriones sólo para ti,
te mereces cada rosa del universo,
cada astro celeste, cada sonrisa de niño…

Te mereces pentatónicos copiosos,
un enjambre de magnolias sonrojadas,
las promesas de ochocientos valientes,
un concierto de piano para dos…

Cada vez que tú bailas para mí
lo haces además para la vida
y enamoras cada ser con alma
que habita este mundo de jazmín.

Porque estás hecha de praderas,
de arrecifes luminosos y de estrellas,
de verbenas en honor a tu dulzura,
de los horizontes del ocaso entretejido
con canciones de las buenas.

Te conforma cada hueso la belleza del amor,
tu andar está alojado en las mismas pupilas de Dios,
que se siente orgulloso, de lo hecho, al verte a ti.

No te vayas nunca, no te muevas de este lugar,
que he de darte lo que mereces cada despertar,
cada nota, cada texto, cada beso y alimento,
cada azul, cada cerezo, cada noche y, por cierto,
un concierto de piano sólo para dos…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 28/03/2016

Muchas gracias por estar y por sus ojos.
Para leer más de mis poemas visita Poesías.

Estoy iniciando mi comunidad en Redes Sociales.
Si te interesa acompañarme, adelante y muchas gracias:

Facebook
Twitter
Instagram

Hacerte el Amor

Hacerte el amor es tener
una rosa delicada entre mis manos,
es un paisaje favorito de mis ojos,
es un suspiro que no se apaga.

Es crear un boceto ideal con los óleos del infinito,
es cruzar entre tus piernas como ave pasajera que se queda,
que disfruta del sabor armónico del amor y se alimenta.

Hacerte el amor es fuego de estrella
y roce cometa de manos que se prefieren,
es borrar todo rastro de venenos polizontes,
es escarbar la tierra en busca de agua y hallarla.

Que me he sembrado por siempre
en el centro de tus besos, de tu piel,
que he hecho de tu alma hogar,
de tu cuerpo trinchera, de tu mar, más…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
San Miguel, El Salvador 06/11/2015

Gracias por sus ojos,
les invito a leer estos otros poemas:
Juntos Navegar
Lucero Incierto de Mar
Postales