Mi Letra Entre tus Manos

Aquella noche hicimos el amor
sobre un manto de letras
y más al Noroeste en su periferia
escuchamos el temblor del corazón,
precipitado a manos llenas,
como un péndulo en trance designado,
como el enamoramiento que va naciendo cerca.

Y hubo tal rumor de ruiseñores
en el centro mismo de la habitación,
que jamás vi desteñirse los colores
de tu brisa sollozando sobre el edredón;
en busca de algo definitivo y sin condición,
como tus manos en pleno acto de caricia
haciéndome perder el equilibrio con tu risa.

Porque allí mismo conocí el infinito
y todos los misterios de un camino
que dirigía muy seguro a tu bella conserva
de manjares varios y cortejo de saliva,
de soledad que guarda espacio para un día
en el que la sorprenda su alma compartida.

Así que no te alarmes si te anuncio que aún te amo,
no es casualidad que mi letra se quedara entre tus manos,
que el arsenal de nuestros egos yazca tan debilitado,
ni que tus pasos en mi sendero estén tocando…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 7 de febrero de 2,017

Sendero de Ciudad

Cada paso que yo avanzo,
al centro de tu distraída urbanidad,
soy más tuyo y menos mío,
más de aquel verso furtivo
que reinicia mis acciones y mi andar…

En verdad soy más del viento
que me guía entre los espejos,
como la piel a aquel guerrero
que le sirve de señuelo;
cada paso es un motivo,
cada letra el duelo mismo,
ahora que camino sobre tu antifaz,
no por nada amo esta vida de ciudad.

Cada paso que yo trazo
sobre el lienzo de tu beso paranormal,
soy más tuyo y menos mío,
más de aquel tiempo perdido
que reinicia mis emociones y mi cantar…

En verdad soy más del verso
que de la misma poesía,
soy más de las antiguas lunas
que siempre prometías;
cada paso es un silencio,
cada letra mi consuelo,
ahora que camino sobre tu mordaz
sendero de ciudad.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 28 de enero de 2,017