Al Besarte la Boca

Voy a desnudarte las alas y los besos, como una vez desnudé los secretos de tu aliento; y susurrando despacio te liberaré del tiempo; como una vez liberé a todos los miedos de tu cuerpo…

Desprenderé una a una tus dudas y haré contigo el amor; dejaré que se escapen las horas de este mismo balcón en el que nos dieron las ocho y aún no son las dos.

Porque cada luna nueva rocía gotas de tu belleza sobre el color esmeralda de mi fortuna; y al besarte la boca restos de esa idónea promesa que no se jura…

Y al besarte la boca restos de esa hermosa ilusión que brota de tu dulzura.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 26 de agosto de 2,017

Anuncios

Amor a Primer Delirio

Mis manos en problemas otra vez,
de rutina es lo ordinario, que no necesito,
pero al contemplarte a detalle
no he sabido del comportamiento de mi instinto.

Y te he cosido a las caderas un fuego distinto,
las mareas de hojarascas han ardido sin complejos,
será acaso que la noche es más brillante si no duermes,
será entonces que aún nos habla de aquel apuesto jueves.

Si no es amor a primera vista que lo sea a primer delirio,
que una ola en el frente de batalla amenaza a tu arena delicada
y es posible que del mar y sus gaviotas no se haya escrito suficiente,
ni de amor o las costumbres que yo tengo al saborear tus labios repetidamente.

Tú, cierra los ojos de esmeralda que te adornan,
no me observes que podrías volver a sospechar
de esto que tan dulcemente ató mi corazón al verte…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 10/08/2016

Pertenencias

En el centro de durazno de tus palabras,
cuatro cartas heridas en la piel malabarista
de un cuento hermoso que has escrito
y grabado en mi sonrisa de acertijo.

Escondidos ocho besos en el trago
de una bandera de confederación fallida,
descubiertos después de un tiempo,
después de un cielo ensombrecido y anarquista.

Y es tu palabra la que sabe mejor, hasta hoy día,
en la pupila distraída de mi ojo izquierdo,
es tu palabra hermosa con el mismo dejo de melancolía
el sitio justo para el descanso de mi conquista,
con un gramo de lágrima de dragón
y dos mil sorbos de hermosa sinfonía.

Te amaré entre tus comillas por muchos años más,
quizás volver a leerte restaure mi sonrisa en cofradías,
decodifica la dirección de mi corazón, recupéralo,
no digas nada y quédate a vivir entre mis documentos.

Y deja de dudar, aprende a adherirte a mi sentir,
entrega tus armas, desciende tu guardia, aprende a vivir,
sella el balcón de mis huidas con el material de tu abrazo,
que son pertenencias los actos y devoción es su tacto,
que son pertenencias los sentimientos y resultado es su rastro,
al notorio sudeste de poemas de amor que nunca alimentaron incendios.

—En mi alfabeto aún son tus letras mis silencios…

©MESSIERAL | Poesía
Ciudad de Guatemala 07/07/2016

Dilemas Posibles al Sol

Ha despertado el pequeño astrónomo,
siente un vacío que muta en dolor,
en la ciudad hay un aroma a tristeza,
se llevan las marionetas, el sueño y la sal.

Esta noche nos llueve tristeza,
todos los secretos salen a la luz,
desnudos no somos tan buenos,
incluso podría afirmar, en mis sueños,
que los sentimientos tienden a asustar.

Pero como en nuestros mejores tiempos,
aún nos queda un último cigarrillo al charlar,
dos instantes perfectos que no he de olvidar,
en uno estaba solo por una cuestión de azar,
en el otro creía que sería capaz de amar.

A las brasas del meteoro escarlata
debo confesar que en el ring se sedaba,
en apuestas secretas, la huida de sus astronautas.

Gira en espiral el pasado, el futuro nos besa la voz,
en un sueño llevabas collares con dilemas posibles al sol…

Se ha ido a dormir el asesino, abraza su oso de felpa emocional,
ojala que mañana despierte a los pies de un altar quincuagésimal.

©MESSIERAL | Poesía
Ciudad de Guatemala 01/07/2016


CONTACTO
E-mail: luiseduardo.messieral@gmail.com
Facebook | Twitter | 
Instagram | Tumblr | Youtube


-Te Quiero Con El Cielo-

Me enseñó a no rendirme nunca, tenía colores de estrella en sus ojos de luna, siempre tuvo el abrazo correcto, el beso indicado, el coraje de enredo. Una dosis particular de motivos y todos los sentidos dispuestos a mí. Ella como nadie me hizo sentir único entre todos, entre tantos. Fui su primer, su primer eso.

Nos conocimos una mañana de enero, en ese castillo tan lleno de frío, su tímida mirada de niña indecisa me invitó a acercarme, después de besar su mejilla escribimos una fantasía en el cielo, le dejamos un mensaje a Dios para que de antemano cuidara cada paso venidero, para no enamorarnos tanto. Eramos conscientes de que un día vendría el final, si amarraba su mano a la mía, iban a tener que cortárnoslas desde el brazo, aún recuerdo sus labios temblando en aquel beso que pudo ser, hoy no sé si debió, si me equivoqué al canjear por un abrazo ese beso hermoso que se juraron nuestros labios, en el garaje vacío de su casa inclinada.

Le abrazaba por la cintura, ella recostaba su rostro en mi pecho, no hablamos de amor porque nos pareció innecesario, nos prometimos que no llegaríamos a sentirlo para no salir lastimados y creo que resultó, porque aquel amor inventado, el que siempre quisimos ficticio, es el más oportuno y sincero que puedo recordar, aún siento su suspiro de nena en mi cuello callado y sus promesas de siempre quererme en mi fino pasado…

Pudimos hacer el amor sin problemas esa noche de octubre, ya el ciclo tedioso había acabado, pero fue más bonito el desvelo contemplando la luna, buscando a las estrellas en su territorio nocturno de mares silentes. Me dijo esa noche que iría de viaje pero que me llevaría con ella y en cada lugar que ella estuvo, retrató desde el mejor ángulo posible, la necesidad de mi cercanía que tuvo. Volvió y reencontrarnos fue hermoso, fue eterno. No quisimos soltar ese abrazo hasta que dolieron los hombros y las palabras se agotaron de aprontarse, una tras la otra, como si no hubiésemos podido decirnos -Te quiero con el Cielo- las veces suficientes por las tardes de aquel año, que ella hizo para mí, perfecto.

Hoy la recuerdo, deseo que sea la más feliz, aunque sé que no lo es y recuerdo su color favorito, el nombre que puso al peluche que le regalé, hoy recuerdo su voz al llamarme mi amor, mi cielo, mi hombre imposible. Será una coincidencia que inventada ficticia hoy la recuerde como la más verdadera, será coincidencia un trece de junio, será coincidencia esta sonrisa combinada en tonos de amarillo y azul… Será coincidencia que al vernos de nuevo un abrazo cómplice nos haga recordar en silencio.

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Historias en Ascuas
Ciudad de Guatemala 08/03/2016

Muchas gracias por leerme,
les invito a leer estas otras historias en ascuas:
Fruto Único
Gelassenheit
That beach which made us love us more…