Tú y yo nos entendemos, aunque no entendamos nada; tú y yo nos adoramos, aunque no adoramos nada; tú y yo nos desnudamos, aunque no nos quede nada…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 5 de diciembre de 2,018

Anuncios

Tú y yo nos entendemos, aunque no entendamos nada; tú y yo nos adoramos, aunque no adoramos nada; tú y yo nos desnudamos, aunque no nos quede nada…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 5 de diciembre de 2,018

Acto de Revolución

Se ha terminado el cuento de hadas
y abajo del mundo sólo había nada;
se ha terminado el silencio que nos abarcaba,
es tan frágil el nervio del cielo con la boca cerrada…

Se ha terminado el cuento de nada
y encima del cielo sólo había llagas,
se ha terminado el oxígeno que resucitaba
a todas las almas que nunca se resignaban.

Ha pasado la vida y el tiempo
así como pasa el más crudo momento;
explosionado nos nutre el recuerdo
mientras tus manos se cansan del miedo.

Ha pasado la vida y te quiero,
así como quiero amarrarme en el brazo
un cometa de vida, que nos salve pronto,
por si vuelve el amor, un día, a visitarnos…

Se ha terminado el cuento de hadas
y después del todo sólo había nostalgia,
escaparnos del mundo, sin rasgos de orgullo,
como un acto de revolución en el que ganamos tú y yo…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 25 de febrero de 2,017

De Aquella Vez

De aquella vez recuerdo cada detalle,
de cada detalle recuerdo sus calles,
de las calles tu mano en la mía,
de mi mano tu hermosa alegría
y de tu hermosa alegría aquel beso que merecías.

Dulce era la vida cuando el amor nos juraba
que nuestras fronteras nadie las invadiría,
que por siempre tú y yo, que por siempre yo y tú,
y este es el momento en el que no he vuelto a ver tu luz.

De aquella vez recuerdo cada camanance,
de cada camanance los dos que hay en tu espalda,
de tu espalda recuerdo la forma en que la recorría
y de la forma en que la recorría que alguna vez fuiste toda mía…

Dulce era la vida cuando el amor abrigaba
las promesas de ternura que siempre me hacías,
esas maneras tan tuyas de prometer el mar azul,
que por siempre tú y yo, que por siempre yo y tú,
y este es el momento en el que no he vuelto a ver tu luz….

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 29 de enero de 2,017

A Fuego de Vals

Si estás pensando en venir,
toca despacio mi puerta, amor,
no alteres el silencio que quedó sin ti
y al verme bésame sin mayor explicación.

Dos polos opuestos a punto del contacto,
un beso ingenuo a punto de reiniciar
el universo, sobre un mantel, sólo para el amor…

Si estás pensando en venir
no traigas flores, corazón,
no rindas tus lagrimas a lo que murió
y al verme inicia la reconstrucción de esto que soy…

Dos polos opuesto a fuego de vals,
haciendo el amor con hermosa decadencia,
un augurio de tanta paz,
una ciudad manchada de tiempo,
licor de besos, amor sin frenos
y aquí a solas, tú  y yo… Sedientos…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad Guatemala 10 de diciembre de 2,016

Nubes de Cometas y de Sal

Las cigarras le cantan a la hermosura
y si existe la hermosura está en tu respiración,
el sol no quiso aportar su calor, incluso hoy nevó,
si no van tus pasos por debajo no hace falta sol.

Duerme bonita y no me olvides, duerme tranquila,
sueña con cada instante de amor entre tú y yo,
con ese abrazo lleno y justo del día de tu graduación,
no le cedas paso a las pesadillas, vístete de un mejor color
y vuelve a despertar cuando estés lista que aquí te espero yo…

Sonríe si me escuchas, dale las señales a quien duda,
dime que el descanso es necesario después de tanto amor
y yo diré que no, pero aún así voy a arroparte, a escribirte otra canción,
la susurraré en tu pecho antes de cerrar mis ojos y decir: Buenas noches mi único amor.

Mañana ya despertaré y tú seguirás dormida, con mi mano peinaré tu vida
para sostenerla y que no mengue ni un rayito de tu crisálida amarilla,
mañana ya me vestiré y tú descansarás, no sentirás el beso suavecito que daré,
inundaré mis ojos con agua de aquel mes, sentado y en silencio aquí yo aguardaré.

Quisiera que escucharas, de mis labios la verdad, eres lo más bonito que pude conquistar,
quisiera que echaran abajo toda la ciudad, que el estruendo fuera tal que pudiera despertar
a mi princesa hermosa que respira despacito, entre nubes de cometas y de sal.

Descansa en ese coma profundo
de toda esta realidad que a mí me mata,
pero no te rindas y despierta esa sonrisa [cuando quieras]
que me llena, que me nutre, que me salva…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 07/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar,
para leer más de mis poemas visita mi sección: Poesía