A Salvo

Deja que te trate dulcemente,
y ya no te equivoques más conmigo;
líbrate del frío inclemente
al que te acostumbraron los olvidos.

Bésame y no hagas aparecer
al demonio que nos hizo tanto daño;
bésame y no tardes en volver
a mis brazos que te quieren ver a salvo.

Deja que te cuente una historia
en la que por siempre te acompaño;
no pierdas más la voluntad crónica
que tienen tus labios de ser amados.

Bésame y no hagas aparecer
al demonio que nos hizo tanto daño;
bésame y no tardes en ceder
ante mis caricias que te quieren ver a salvo.

Porque esto no es un juego
y no hay fechas mejores,
ni vicios, ni cuentos, ni tiempos
que en el que juntos olvidamos los rencores.

Deja que te trate dulcemente,
ya no te equivoques más conmigo;
deja que te abrace tiernamente,
hay amores que se parecen tanto a mí, contigo…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 26 de agosto de 2,017

Amor Cuán-ti-co

Paciencia,
para una colmena cuán-ti-ca,
aleteo,
vuelo de halcón por encima del cielo
y el significado de tu nombre verdadero.

Constancia,
tan constante como es-ca-par
de la obligación más tediosa,
dar la hora,
olvidar las fechas y las olas
añejas de los mares que tú ya no ambicionas.

Amor cuán-ti-co,
el reflejo de tu rostro en mis espejos,
el cariño que te abraza por la espalda
y que te acepta tal cual eres, en cada letra,
cada le-tra;
haz que brille tu mirada un poco más,
ese universo que inventaste al nacer
no es algo extraño para mí, porque lo quiero ha-bi-tar…

Y será una brisa fresca para la humanidad
cada logro y cada palabra que consigas pronunciar,
cada paso que quieras dar, cada sonrisa por dibujar;
y esencial, para los latidos dentro de mi pecho,
los acordes de tu canto que ahora voy a-pren-dien-do.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 28 de noviembre de 2016