Hackers, Amigos, Poetas… De la Informalidad de las Piedras.

Hackers, amigos, poetas
de la informalidad de las piedras;
Nueva York se nos congela,
seguimos tan fieles a la misma hiedra
y nunca se me agotaron las letras…

Duendes del agrio cristal,
vengadores de la causa,
sueños de día, hambre de noche,
venganza justa siempre a las once.

Hackers, amigos, cometas
de la calle sin nombre,  de la avenida Bruselas;
el campanario secreto es nuestra nueva historieta.

El corazón se congela,
yo ya no espero por ella,
ya me olvidé de mis pasos por la Nueva Ámsterdam
y de mis caídas por el cementerio de Woodlawn;
ella todavía me espera,
dedica sus cartas viajeras
a mi corazón y a mis penas.

Mientras yo desdibujo mi historia
al contar una nueva a todas las almas
que preguntan por mis antiguas glorias;
y todas se van creyendo mi nueva versión
aunque a gritos se comprima el corazón
que innegable aún respira el verbo hecho canción.

Hackers, amigos, poetas
si ella pregunta por mí
afirmen que Breede Wegh
jamás será lo mismo sin sus piernas,
que el amor no volverá a hacerse
si acaso no volviera a verle…

Si alguna vez se derrama
la lágrima de Strawberry Fields
y se nos juntan los labios
en la estación fantasma;
si nos volvemos a ver,
si me devolviera el ser
puede que en la Nueva Agulenga
algonquinos e iroqueses resurgan de la misma tierra;
de las tumbas de su hermosa Nerea
y puede que la ficción traiga por fin la primavera.

Cuando se inunde el palacio,
no correr para huir,
ni incendiar para ir
del hemiciclo de nuestro ferecracio
al más antojable escenario…

Hackers, amigos, poetas
de la informalidad de las piedras;
Irán se nos congela,
seguimos tan fieles a la misma pleura
y nunca se me agotaron las letras…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 15 de marzo de 2,017

Anuncios

Drama Creacionista

Cada quien con su drama, cada quien su dolor; cada quien a sus armas, cada uno al temblor. Sin decirlo, los ojos, gritan en el idioma del corazón, sea mezquino, agradable o gruñón. Cada quien con su drama, cada quien su color; cada quien a sus ganas, cada uno al temor. Con la voz afinada se aproxima el aroma de la desilusión, la ilusión es un verso de dulce sabor. Cada quien con su drama, cada quien a su amor; cada quien a sus ramas, cada uno a su hoy.

Y la vida no empieza sin llanto, no duele, no tanto; cuando duele la vida pronto deja sus marcas y de vuelta a otra historia, a otras despedidas, a mejores zozobras; y a veces cuando nombras el tritono de un nuevo milagro, siempre, es una maldición la que resuelve el perdón.

Cada quien con su drama, cada quien su canción; cada quien a sus palmas, cada uno al pudor. Sin decirlo, los duelos, gritan en el idioma de la destrucción, sea creativa, prometedora o un don. Cada quien con su drama, cada uno a su pasión; cada quien a sus playas, cada uno a su honor. Con la voz desafinada se aleja la mala vocación, la verdad es una cualidad de necesaria intención.

Y la mañana no empieza sin satisfacción, es posible, es presagio; cuando la mañana nos besa nos muerde otra hora, otra idea, otra sombra; y a veces cuando gritas de desesperación el insomnio de un nuevo escenario, jamás, es el que resuelve su condición.

Cada quien a su drama, cada quien su ilusión; cada quien a sus llamas, cada uno sin razón… La marea enamorada es igual que la historia preciosa de la creación, sin importar cuantas veces cambie de versión.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 17 de enero de 2,017