En Silencio

Desde un punto muerto
a donde no podía llegar
mi desconcierto;
me observaba en silencio
entre cielos y misterios
que aún no entiendo.

No fue breve aquel tiempo
en el que por fin ocurrió nuestro encuentro,
ni pequeño el desconsuelo
de sus ojos casi perfectos
cuando me negué a aceptar una vida llena de sus besos.

Pero mis ojos estaban fijos,
como pasa en estos casos,
en alguien más que ya casi no recuerdo;
dicen que, a veces, no es el tiempo
quien impide los mejores encuentros
sino el infinito y antipático defecto
de no percibir un milagro cuando está listo
para transformar nuestras vidas por completo.

Espero que jamás cumplieras
lo que entre lágrimas decías
esa última vez;
espero que no ames por siempre
al muchacho que todo el tiempo escribía
versos sobre cualquier trozo de papel…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 1 de enero de 2,017

Anuncios

Poema

Poema te observa,
sin prisas,
enjaula tu quietud
mientras
te ve personificando el sur…

Te estudia con la mirada
y se enternece
cada vez que suspiras
sin tanta serenidad.

Poema te llora
si acaso perjuras caricias,
si duermes el sueño engañoso
del duende prohibido;
si olvidas que amarse
siempre fue la mejor respuesta
o resignas el dulce contraste
de la vida sin que antes amanezca.

Te acaricia y tú ni lo notas,
mientras te contempla,
aquieta la tempestad
de los mismos cielos
con la cadencia y potestad
que sólo tienen sus versos.

Noche fría, amargo sabor,
beso ardiente, promesa de sol,
un tardío compás de un poema que te cuenta
que el mundo ya perdió la cabeza,
pero jamás perderá su engaño eterno;
porque la única verdad necesaria
existe en ese justo momento
en el que se cruzan sus letras y tu mirada…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 25 de enero de 2,017

A Través de tus Ojos

Tú has hecho tuya mi historia,
tú has besado la boca a mi amor,
tú también sostuviste a mi hijo en tus brazos
mientras su mirada te prometía un futuro mejor.

Tu caminaste a mi lado por el infierno,
observaste mi salvación y mis cielos,
tú también contemplaste el lago más bello del mundo
mientras ella decía que detenerse era opción.

A ti te hicieron llorar mis temores,
te escribieron una canción sin honores,
te afinaron en Sol mayor cuando en realidad
tu nota predilecta siempre ha sido Fa.

Tú has saboreado el sazón histrión de mi madre,
la exquisitez que fabrica mi abuela,
tú has tirado las cuerdas de mi vida
y junto a mí construiste cada poesía.

Tú también recuerdas el mejor de mis besos,
la historia de amor siempre suelo recordar,
tú eres parte de cada nombre imborrable
que por medio de versos permito que hablen.

Tú has hecho tuyas mis ascuas,
tú das sentido a los versos que escribo,
tú eres parte de mis poemas que narran
a través de tus ojos palabras como sueños.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 19 de enero de 2,017


DEDICADO A TODOS Y TODAS USTEDES QUE ME LEEN. GRACIAS POR ESTAR.

Con las Manos Llenas de Ti

El folio está lleno,
no cabe una palabra más,
no es cuestión de algo sagrado
encontrar el alma al palpitar,
porque escribir poesía
no es otra cosa que morir y resucitar.

Así como ves tus libros, los vinilos de tu generación,
lo antiguo se va arraigando en el presente furtivo
que quiere seguir vivo en nuestro futuro conclusivo.

Y aquí estoy, con las manos llenas de ti,
tus sentimientos y cantares son la tinta
que me invita a imaginar que esto no tiene fin,
que es cuestión de sentir y otra vez palpitar
sobre el cuadro precioso de dulces aromas
que siempre te harán recordar.

Así que no te olvides mis versos en un rincón;
a menos de que ese rincón sea secreto
y solo tú puedas acceder, guárdalos donde sólo tú los puedas encontrar,
ya sabes que sería normal en manos ajenas que éstas se puedan lastimar…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 31 de diciembre de 2,016

Palabras en Versos que Nunca se Detienen (El Ancho de tus Pupilas)

Construir,
sabes que me espera la gloria
que nadie podrá ver;
resistir,
empecinado en la misma
e intensa idea de sentir.

Un alma sin descanso,
con acordes de contrabando,
juego limpio sin remedio
y la clausura de otros cuantos
sueños comprometidos al desencanto.

Porque amor es amor, de amor a la palabra
o al arte de la piel, que sin calma
va abarcando por completo su escenario;
y no porque lo digan los sabios,
si en realidad es cuestión de cansancio,
de inconformismo al frente de los ventanales de palacio.

Me morderán la piel las musas de alguien más
que ha creído que la suerte siempre es suficiente;
cuando en realidad el secreto siempre ha sido no detenerme,
continuar sin descanso hasta que el alma me reviente.

Arriba será abajo, abajo será el cielo,
mis extremidades lo son de un beso
que dejó marcado un diciembre
en la boca de algún presente impertinente.

Y cantar, redactando una vida,
saborear el ancho de tus  pupilas,
encender el mundo que con su herida
está destinada a ser la misma intrusa espina.

Bebe, no te detengas, come, son todas frutas;
el fuego entrega sus ascuas silentes
a las almas que arden al centro de muertes futuras,
como arderán mis palabras en versos que nunca se detienen…


EPÍLOGO

Lo que te apasiona devendrá en una dulce condena de tener que trabajar sin detenerte para merecer la atención de tus lectores u oyentes, lo importante es no rendirse, lo importante es continuar mientras la mayoría descansa; lo importante, en realidad, ¿Qué es lo más importante?.



©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 29 de diciembre de 2,016 

Carta a un Amor que no Sabía de Amar ni de Poesía

Soy lo suficientemente caballero como para siempre decir la verdad y lo suficientemente irresponsable como para sentir miedo, lo fui desde pequeño aunque para el mundo eso significara incordiar. Soy poeta y no me queda tiempo para arreglar lo que has roto, escribo y no tengo ganas de ser parte de tu historia oxidada.

Supongamos que no te diste cuenta de todo el amor que puse en ti, del empeño intenso que fabriqué para hacerte feliz, supongamos que no llegaste a notar mi sonrisa al verte, supongamos que no te hice saber lo feliz que me hacía pronunciar tu nombre…

Supongamos…

Aún así sería lo más profundo que pudiste sentir, aún así representaría lo más profundo que ser alguno llegó a sentir por ti alguna vez. Así que no te mientas más, ni me hagas más infeliz enredado en tus extraños vicios.

Porque siempre te hice ver todo el amor que puse en ti y siempre notaste el empeño intenso que fabriqué para hacerte feliz, di la verdad y admite que notaste mi sonrisa al verte, que siempre te hice saber lo feliz que me hacía pronunciar tu nombre.

Esto no se trata de segundas oportunidades, o terceras, infinitas, no se trata de un milagro divino que algún día llegará a repararlo todo, se trata de algo más profundo que aunque quisiera explicarte no sabrías entender, porque no amas, ni amaste, porque te amé pero para ti fue simplemente una oportunidad exclusiva para ignorarme y poner tu atención en idiotas e idioteces que el fútil tiempo se llevó con destino hacia la nada.

Pero no te preocupes, no es un asunto personal, es tan sólo que soy poeta y de mis versos me cuido, escribo y la tinta no moja en totalidad el consagrado alma del gorrión. Tengo alas de papel que con este viento frío saben planear una huida, un itinerario, un momento pequeñito para no volver jamás.

Y a volar…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 13 de Octubre de 2016

Esa Milésima Parte de Un Suspiro

La soledad, va acumulándose sobre mi cuerpo
como un instante desierto que me hiere mucho más,
esta prisión es un nido insolente de momentos
que en realidad me hacen sentir tan lejos de mi hogar.

Al final lo he comprendido, eras tú quien siempre debió estar,
es una pena pensar que no te pudiste quedar, que lejos estás,
que no me pude quedar, porque quisiera estar contigo, con nadie más,
cambiaría esta noche de cine idiota por esa milésima parte de un suspiro
en la que me hacías pensar que, en realidad, el cielo jamás nos dejó de observar.

Será que en tu nuevo país escriben versos como los que hicimos,
será que tienen la costumbre que inventamos de besarnos distinto,
será que aún te llueve el agua de mi cielo, será que aún me sabe
a tu sexo la aurora, desde que no estás me separan las ansias
de aquel que yo fui cuando estaba, plácidamente, descansando en tus playas.

Es mi prisión, hoy por hoy, la vida misma no una parte de ella,
es mi esperanza pensar que algún día volverás a salvarnos
y al fin juntos escapar en un vuelo a cometa, como prometías
las tardes de aquel tan hermoso septiembre en el que no llovía.

Será que aún puedo llamar a esta mi ciudad y amarla
sin la estela de incienso que tú le obsequiabas,
será que aún es posible seguir escribiendo
si eran tus ojos bonitos los que daban la luz a este sueño.

Cambiaría esta noche de frío, insabora, por esa milésima parte de un suspiro
en la que me hacías pensar que, en realidad, el cielo jamás nos dejó de cuidar.

©MESSIERAL |messieral.com
Ciudad de Guatemala 04/09/2016


NO OLVIDES QUE AÚN HAY TIEMPO PARA PARTICIPAR POR UN EJEMPLAR ELECTRÓNICO DE MI MÁS RECIENTE LIBRO: DOSSIER PARA UN EQUINOCCIO. TODA LA INFORMACIÓN AL RESPECTO EN EL SIGUIENTE ENLACE: PARTICIPA

Al Cantar del Resto de los Inviernos

Recién llegado del fuego original me vio diciembre,
en un acto de ternura, magia intacta en los silencios,
devoción a la palabra y ocho gramos de dulzura
acordonando la escena del más bello de todos los inviernos.

Calló el muro y su arrogancia disparatada,
cayó el muro y con él cada vieja desesperanza.

Correrían todos los ríos en dirección al mismo sur,
pero hay lugares tan secretos que cambian de dirección
cuando un paso oxidado restablece su andar consolidado,
porque fui creciendo, soñando menos dormido que despierto,
abriendo el alma y los antojos a tantos amores buenos.

Es indudable el error humano, la soledad de tardes blancas,
el encanto de verbena, cuando te sientes inmortal con seiscientos
dólares cada mes entre las manos, justo antes de perderlo todo,
y gritará un nuevo silencio cuando lo material se aleje demostrando
que lo más importante no se compra con papel impreso, ni con oro fatuo.

Yo le besé las manos a una diosa que no existe, le juré promesas crueles,
me llené el alma del antojo del idiota compromiso de crecer
y perdí mucho tiempo antes de encontrarme, antes de volver.

Más no está por mal perdido el tiempo en el que aprendes
a amar de frente, a mirar los ojos de quien lo merece,
a palpitar sólo por lo que sientes, sólo por lo que quieres.

Me está gustando tanto vivir el día a día sin finales,
reinventar caminos olvidados que eran los verdaderos,
agendarme a diario una cita clandestina con la belleza de mis antiguas amantes
y saborear lo hermoso de la vida, de mi corazón sus manantiales,
poniendo fin a la dictadura obsoleta y tangencial de la tontería
que gritaba en mi cabeza, a favor de pensamientos mentirosamente anacronistas.

Y volarán libres al cantar del resto de los inviernos,
los versos que de mis puños arrancaron mis sangrientos
instantes solitarios, en los que me hice grande sintiendo,
volarán a infinitos kilómetros del césped los recuerdos
que anidados en mis secretos hoy me abrazan boquiabiertos.

©MESSIERAL | Poesía
Ciudad de Guatemala 11/07/2016

Mientras Existan Poetas…

Mientras existan poetas habrá un camino
y mientras existan sus versos, motivos,
mientras nos siga latiendo a golpes la palabra
y nos impida dormir por querer ser escrita,
habrá esperanza y revolución encinta.

Mientras existan poetas el dinero será sólo una palabra
y mientras existan las letras serán eternas las mañanas,
no habrá descanso para los puños que no hieren ni dañan,
habrá un despertar para la estrella más lejana y su acrobacia.

Mientras existas poesía el mundo tendrá un respiro
para olvidar por un rato todo lo que la humanidad ha hecho consigo,
mientras existan poetas no aminoraré mi lucha
y aunque parezca mentira sabré que el universo entero me escucha.

Porque de los hilos de un nuevo equinoccio nació la palabra
y de su llama encendida naciste tú: Poesía.

Porque mientras existan poetas, me perseguirá indeleble la certeza
y mientras exista poesía me habitará la esperanza precisa…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 14/06/2016

El Sustantivo Poetas, engloba desde mi óptica a hombre y mujeres dedicados a la palabra en verso, no sólo al género masculino. Además creo en todo aquel que de corazón escriba literatura sin importar su denominación, siempre y cuando sea real.

Meatovmearov Por la conversación que derivó la inspiración para este escrito, muchas gracias.

Los Trozos de Piel que me Resten

En el final de mis líneas
que me juzgue la poesía,
si es que a su favor hice bien,
si es que a su favor hice mal,
yo no puedo dejar de escribir
mientras el duende que me habita
siga accionando la maquinaria
que me obliga a latir dentro de estas llamas.

No puede paralizar cosa alguna
la necesidad de amanecer la palabra
en un ser que vive de letras
y canta en todo momento a las brasas.

Lloveré los trozos de piel que me resten
sobre el folio que espera impaciente
por un nuevo verso de amor consecuente
o las penas que no pueda llorar y alimente.

Freirán mis huesos en ascuas intensas como la nieve,
de mis cenizas se hará un dulce collar dibujado
por finas manos de ciento cincuenta mujeres.

No puede paralizar cosa alguna
un alma que vive de historias,
que actúa en su teatro a diario
crueles coincidencias de una vida
absoluta que no quiso descanso.

Si el poeta no deja de respirar
no puede detenerse la línea,
si el poeta no deja de amar
no puede perderse la vida,
a mí un lunar del hombro de una señorita
me enseñó que hasta el último beso nada se marchita.

En el final de mis líneas
que me juzgue la poesía,
si es que a su favor hice bien,
si es que a su favor hice mal,
yo no puedo dejar de escribir
mientras el recuerdo que me habita
siga accionando la maquinaria
que me obliga a evocar dentro aquellas aceras,
en las que rumbo al lago besé aquella boca sincera.

Y yo arderé en mil corazones
que no serán igual al de ella,
y anidaré en ojos brillantes
que no podrán ver en mí
todo lo que al elegirme vio ella,
que me juzgue y me guarde
un trocito de su inocencia,
que me juzgue y me salve
de todo olvido, de toda ausencia.

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 20/05/2016