Uno Mismo

Era una mañana como cualquier otra
pero con la mirada más abstracta,
allí te encontré rodeando mi espacio
con el leve silbido de tu espera.

Me esperabas de una vida anterior
y yo no supe responder otra cosa que sí,
a la intención pletórica de tu voz.

Me enredaste la vida con los pormenores
de tu piel y el eclipse de luna en tus ojos,
me tildaste de platónico por lo inalcanzable,
sin darte cuenta de que me tenías atrapado.

Intenté besarte los labios y fue imposible,
imposible besarte los labios, toda tú eres alma,
y quise quedarme a vivir en tus hombros
pero me deslicé despacio a tus pechos,
que hoy me abrigan como hojas a su otoño.

Me esperabas de una vida anterior
y yo no supe decir no a la costumbre
de fascinarme por lo extraordinario,
por lo increíble e inconsumible.

Te esperaba de cuatro calles atrás,
de cuatro historias de amor en las que no estuviste,
te esperaba de seis lunas atrás
en las que siempre bordear tu silueta quise…

De vidas anteriores, de calles adyacentes,
de vientres de ocasión y bulevares al olvido,
te esperé, me esperabas y ahora somos uno mismo…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 31/03/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar.
Para más historias visita mi sección Poesía.

Estoy iniciando mi comunidad en Redes Sociales.
Si te interesa acompañarme, adelante y muchas gracias:

Facebook
Twitter
Instagram

Anuncios

Para nosotros, ha dejado de llover…

Ha dejado de llover, para ti, para mí,
para nosotros, y siendo un poco imaginativo
he decidido tomar tu mano e invitarte,
sin más artilugios que el corazón, a caminar…

A caminar por las calles todavía empapadas,
todavía llenas de secretos y gotas muertas,
a caminar con el viento que sacude, todavía,
nuestros imponentes y olivos árboles,
con su fuerza y con palabras tan violentas
como el tenue abrazo que deposito en tu cintura,
o en tu espalda, o en tus hombros, al andar despacio,
al sentirte cerca, después de haberlo esperado tanto…

El horizonte son nubes iluminadas
por la luz de la luna que cual espía nos observa,
conteniendo un poco la ternura al ver
tu mano entrelazada con la mía…

Ha dejado de llover, la tierra está mojada
y emanan aromas de calma…

Imagínanos, tomados de la mano, hablando de la vida,
a la luz de la luna y la soledad tan necesaria para estos casos…

Y cosas por ocurrir, y cosas por vivir en una noche como ésta, 
siempre y cuando junto a ti…

Escrito en una vida anterior, literalmente, entre el año 2,010 y 2,011, era todo tan distinto, bajo el seudónimo de Luixs Giromp, este escrito aún permanece publicado en un blog llamado Poemas a Medida y me parece interesante compartirles mis escritos anteriores a este blog.

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 15/03/2016