Y en la vía dividida, elegir el camino también es parte del viaje, del irrespeto divino al destino… Bifurcaciones del alma en uno mismo.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 21 de abril de 2,018

Anuncios

Concierto De Piano Para Dos

Un concierto de gorriones sólo para ti,
te mereces cada rosa del universo,
cada astro celeste, cada sonrisa de niño…

Te mereces pentatónicos copiosos,
un enjambre de magnolias sonrojadas,
las promesas de ochocientos valientes,
un concierto de piano para dos…

Cada vez que tú bailas para mí
lo haces además para la vida
y enamoras cada ser con alma
que habita este mundo de jazmín.

Porque estás hecha de praderas,
de arrecifes luminosos y de estrellas,
de verbenas en honor a tu dulzura,
de los horizontes del ocaso entretejido
con canciones de las buenas.

Te conforma cada hueso la belleza del amor,
tu andar está alojado en las mismas pupilas de Dios,
que se siente orgulloso, de lo hecho, al verte a ti.

No te vayas nunca, no te muevas de este lugar,
que he de darte lo que mereces cada despertar,
cada nota, cada texto, cada beso y alimento,
cada azul, cada cerezo, cada noche y, por cierto,
un concierto de piano sólo para dos…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 28/03/2016

Concierto de piano para dos por Messieral

Vas a Penas Despertando

Vas a penas despertando y, yo,
ya te observo con los ojos del forastero explorando
un lugar hermoso que le calma la mañana.

Vas a penas despertando y los rayos de sol
sienten celos de tu brillo, de la luz a que invitas,
del halo de guapura que envuelve tu postura.

Se dibuja una sonrisa  pequeñita en tu mirada
y tus ojos aún sin aperturar ya me encantan,
porque vas a penas despertando y, yo, veo
en tu mirada mi ciudad preferida despeinada.

Te despeinan mis manos al jugar con tu pelo
y es armónico el verbo del amor en tus labios,
tanto que vas a penas despertando y yo me enamoro,
con profunda inspiración, de tu abrazo a cerrojo.

Vas a penas despertando y mi corazón se decanta
por tu leve respiración exacta, por la constelación de lunares que hay en tu espalda.

Vas a penas despertando y mis palabras son odas
a la perfección de tus pestañas siempre hermosas…

Y es que vas a penas despertando y algo en mí empieza a cambiar,
me estás cambiando, me estás llevando a la creencia bella
de mis venas a tu amor, de mis presas a tu sol…

Y, entonces, comienzo a despertarme yo…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 31/03/2016

Vas a penas despertando por Messieral

Uno Mismo

Era una mañana como cualquier otra
pero con la mirada más abstracta,
allí te encontré rodeando mi espacio
con el leve silbido de tu espera.

Me esperabas de una vida anterior
y yo no supe responder otra cosa que sí,
a la intención pletórica de tu voz.

Me enredaste la vida con los pormenores
de tu piel y el eclipse de luna en tus ojos,
me tildaste de platónico por lo inalcanzable,
sin darte cuenta de que me tenías atrapado.

Intenté besarte los labios y fue imposible,
imposible besarte los labios, toda tú eres alma,
y quise quedarme a vivir en tus hombros
pero me deslicé despacio a tus pechos,
que hoy me abrigan como hojas a su otoño.

Me esperabas de una vida anterior
y yo no supe decir no a la costumbre
de fascinarme por lo extraordinario,
por lo increíble e inconsumible.

Te esperaba de cuatro calles atrás,
de cuatro historias de amor en las que no estuviste,
te esperaba de seis lunas atrás
en las que siempre bordear tu silueta quise…

De vidas anteriores, de calles adyacentes,
de vientres de ocasión y bulevares al olvido,
te esperé, me esperabas y ahora somos uno mismo…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 31/03/2016

Uno mismo por Messieral

Tu Mayo Dieciséis

Me abrazo a mí mismo con ternura,
hice el verso mejor de mi lógica medianera,
ojos de rayo e inteligencia de la pura, nuestra cura,
y esos balbuceos inocentes, ante los que yo, ya no evito suspirar.

Tu sonrisa sostiene el mundo que descompuse
y lo repara con la paciencia de un sabio constructor,
divides mi alma de la imperfección y es tu esmero
rozar con tus labios mi mejilla, en un beso a todo vapor.

Lo mejor que puedo heredarte es el amor por las cosas importantes,
el vino, la mujer, la poesía, la música, la noche y las cinco de la tarde,
el mar, la vida, el cariño, la amistad, los sueños, la verdad y el arte,
la elegancia, la decisión, la sonrisa y los paisajes, los besos baluartes,
caminar, el don de la sorpresa, del perfeccionismo de siluetas,
la capacidad de amar siendo real, siendo sincero y nunca sólo uno más…

Eres mi primera vez de tantas cosas, lo vital en mi interior,
eres el rasgo luminoso de mi alma, la velocidad de mis latidos,
la sincronía de mi sonrisa y mi lágrima arrepentida, mi salida,
eres el rasguño que recibo si la vida te dolió o te entristeció,
eres el mejor día de mi vida, el día con el nombre más hermoso…

Y es que tus tres nombres, y las nueve menos siete minutos, tu mayo dieciséis,
y  esa voz que me convence, que me aclara la imaginación prudentemente,
son los únicos motivos que necesito para que valga la pena cada instante,
son las únicas razones que me obligan, sin negociaciones, a no fracasar,
más aún, si tus labios me pronuncian resonando mi nuevo nombre: Papá…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 05/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar.
Para más historias visita mi sección Poesía.
Especialmente te recomiendo: Me Preguntas Que Por Qué Te Amo

Tu mayo dieciséis por Messieral

Messieral Podcast

Cada Sitio en el que fui Feliz

Por un enlace directo
a la ventana de tus suspiros,
por un cariño de lienzo
bañado en pinturas y sonidos,
te entregaría vida y media,
cada nube y cada beso
sin temor a repetirlo…

Y es que vas tan guapa por la vida
llenando de tu incienso mis aceras,
trayéndome, de vuelta, en tu mirada
cada sitio en el que fui feliz…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 07/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar,
para leer más de mis poemas visita mi sección: Poesía

 

Cada Sitio en el que fui Feliz por Messieral

Messieral Podcast

La Playa en tus Palmas

Volver despacio sobre nuestros pasos
para recordar aquel beso que nos hizo sentir,
llegar a aquella banca de piedra, siempre nuestra,
reírnos otra vez de las mismas cosas de antes, ¿Aceptas?,
el abrazo y tu perfume, el regalo y sentimientos de valores nominales,
porque no hace falta que preguntes, acepto el abrazo de tus absolutas tardes.

Te tomo de la mano, camina conmigo hacia atrás, retrocede
y vamos directos a la habitación de mi casa anterior,
en la que te desnudaba con paciencia y con amor,
volver a ver a la calle ancha de las cuatro de la tarde
cuando tenías que partir y todo era un desastre.

Recordar nuestra primera vez y como te tranquilicé,
lo que bien empieza bien acaba, ¿Y cómo fue que empezamos?,
por qué a pesar de todo hoy  ya no duele, ya no asusta, ya no viene…

Y hay que esperar el metro sin que te pongas de puntillas
para alcanzar mis besos, para abrazarte a mí con todo el cielo,
viajar en autobús es algo que ya no he hecho, ni quiero,
no sea que algún día me encuentre a tu recuerdo pasajero.

¿Volveré a encontrar a alguien como tú o tendré que resignarme por las malas?

Te confieso que al volver sobre los besos y nuestro tiempo
me distingo en un presente roto y sin sabor, agrio y corrosivo,
desde que te fuiste y me marché nada parece tener sentido,
aún así, ya no duele, ya no asusta, ni se mueve…

Es una comedia de conjugación equivocada,
ahora nos reímos de aquellos buenos tiempos
aunque ya no quede nada, o quizás menos que nada.

Y recordar aquel agosto y medio, la lluvia
y las gotas en tu cara, a lo mismo me sabe la vida
cuando recuerdo la playa entre tus palmas…

Hay que retomar ya el camino, la marcha,
caminos distintos de frente a la explanada,
no habrán más besos en la piel  de los cantares,
ni cumpleaños en los cines matinales,
sólo un cumplido secreto en nuestras columnas vertebrales…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 07/04/2016

La playa entre tus palmas por Messieral.

La Chica Desnuda de la Calle Rotterdam

Ahora sé del Miedo

Estoy cansado
y quizás otras veces
lo he estado aún más;
quizás me antecede
un destino fatal
o un triste despertar;
como quisiera
poder volver a verte,
preguntarte qué hacías
para ser tan fuerte
y aún siendo frágil
no ceder un suspiro antes de tu muerte.

Porque en mí la nostalgia
se ha quedado a vivir,
te diría que es necesaria
para aprender a resistir
pero no tengo motivos suficientes
para volverte a mentir.

Es triste el paso que doy lejos de ti,
es triste el verso que escribo para mí
y entre otras muchas cosas, te extraño,
y entre otras muchas cosas, ahora sé del miedo…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 25 de marzo de 2,018

Generalmente, uno va por la vida a toda prisa, sintiendo que nada malo nos puede alcanzar. Soñando con volver a los diecisiete; a ese intenso deseo de inmortalidad. Y un día todo se detiene, todo empieza a ir mal… Alguien nos falta, a alguien le vamos a faltar… Y todo vuelve a comenzar, aunque diferente; porque, para bien o para mal, ya nada volverá a ser igual…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 30 de agosto de 2,018

Esdrújula en Alta Mar

Una voz diluyéndose en el centro del mar,
busca desesperada un amor que besar,
en tres cuartas partes de una lágrima que se evaporó
mira intacta un refugio para descansar
y se entrega despacito intentando no desconfiar.

El aroma de un café con leche que proviene de un camarote,
rojizo atormentado, de un barco en alta mar
le ha puesto los nervios de punta,
se quiere entregar al aroma profundo de lo trascendental
y navega arrastrada por una caricia de gaviota
que alguna vez le quiso cantar.

Cuando empiece la lluvia no habrá motivos para temer,
aunque vida no sea una palabra esdrújula
hay cierta elegancia que no se debe perder.

Y un silbato resuena en el centro de una embarcación,
están encallándo los sueños venideros de toda una tripulación,
pero no hay que ponerse a llorar,
pero no hay que sentarse a pensar,
todo es un holograma de ciento cincuenta mil millones de millas náuticas
y un beso hermoso algún día nos lo va a comprobar.

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 24/05/2016

Desencanto de Mañanas Vertebradas

De camino por el borde de tus labios
sentir la angustia golpeando a preguntas,
las dudas y toda incerteza hacia los motivos
de saber si en verdad te amo o si aquella escena
eran solamente lagrimítas perdidas en su aguacero.

Pero no hay nada que temer, ni que explicar,
que no es carne de cañón un beso más,
ni el último abrazo dirigiendo la ruta hacia Nunca Jamás,
porque en verdad no hay nada que temer, nada que olvidar,
si es humo de cigarrillo la vida al centro de este universo,
si es un preámbulo exquisito el momento presente con su olivo
para actores tan ideales, como tú y como yo, en la habitación fundidos.

Que un segundo más para amarte o para fingir quererte
sea la causa de hacer vertebradas las mañanas al recordarte,
insomne soñando a tu lado aunque no repose junto a ti
porque el tiempo nos puso en otro sitio, en otro jardín,
en el que pensarnos con los suspiros y con el mohín rencoroso
de haber querido sentir lo que tan sólo fue un desencanto tan curioso.

Pero no hay nada que temer y mucho que explorar
en este último momento que la vida anuncia a roces
el holocausto perfecto que nos sucederá,
pensándonos tanto ya sin estar, recordando que el tiempo
en el que debimos sentir y entregarnos más… No es hoy…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 31 de octubre de 2,016

Como se Besan las Cosas Importantes

Puede ser que la vida
sea un ensayo del paraíso,
del primer invierno o la salida
de emergencia de tu antiguo piso.

Y puede ser que nuestro amor
sea un simulacro de desastre afortunado,
una fórmula con sabor a complot
que sólo entendemos tú y yo.

Porque esta mañana
mientras aún dormías,
he tomado tu vida entre la mía
como si se tratase de un caramelo
atrapado en el cielo de mis cuentos.

Y aunque empiece a llover
te seguiré observando otro medio día,
hasta que la luna aburra al detalle ingenuo
de un volcán que excitado abraza a su señuelo.

Así que bésame como se besan las cosas importantes,
sin poder disfrutarlo, del todo, por el miedo a que se acabe.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 24 de diciembre de 2,016

Te Sigo de Cerca

Te sigo de cerca
como seguí a mi conciencia
entre los edificios de mi sombra
y los elementos de mi acera.

Pero tan solo estaba el beso
que el milagro de la idea
se quedó sin planes claros
y fue su simple inercia
la que nos hizo tanto daño.

Y bajo la luna
aquel vals eterno
hería a la lluvia
que bañó el sendero
por el que desfilaba
mi cuerpo tomado del tuyo,
desde una de tus palmas,
sintiéndose suyo;
era un sucio diciembre
cansado entre ruinas de cielo,
como una luna de sangre
de la que no borró el rastro
el asesino cobarde
de las mejores horas de aquel domingo.

Te sigo de cerca,
te olvido y consigo
que el rezo a la fuerza
me lleve contigo…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 16 de julio de 2,018