No Tenía las Horas Contadas

No tenía las horas contadas
pero me besaba con todo deseo,
perdida entre la pasivo agresiva
necesidad de cada uno de aquellos besos.

Se reía, tan emocionada,
cuando aquel acto placentero
intensamente culminaba
en la planicie de su sexo.

No tenía las horas contadas
pero se entregaba con todo deseo,
perdida entre la más desinhibida
fragancia de su lienzo.

Temblaba, tan descontrolada,
cuando aquel acto placentero
intensamente culminaba
con el desvanecimiento de sus miedos.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 28 de enero de 2,019

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s