Nada que Recordar

De pronto, los años se anclaron a sus parajes
y en trémulas rutinas le incorporó la esperanza
que ahora sí lucía duradera, que ahora sí comenzaba.

Y vio con gusto la vida reiniciarse como su mente
sin importar que se debiera a ese abismo de nada
que ahora se le extendía con cordialidad y sin culpa.

De pronto, los años se anclaron en sus amantes,
él había perdido la edad mientras recuperaba las llamas
que en su juventud su interior arremolinaron con cada hazaña.

Despertó, nada que recordar;
despertó, siempre queda un más allá…

MESSIERAL



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s