Nadie, sino ella, ha conseguido comprender mis pocas ganas de hacer de lo habitual una rutina en la que tener que estar; en la que quedarme a ser infeliz como uno más…

Nadie, sino ella, ha conseguido cometer junto a mí los pecados que disfruto cometer, sin temer lo que vendrá, sin querer permanecer siempre en un mismo lugar.

Nadie, sino ella, ha conseguido defender todo aquello que yo alcanzo a imaginar…

Nueva Guatemala de la Asunción 4 de noviembre de 2,020
MESSIERAL



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s