Horarios

Todo tenía una razón de ser
y la mía siempre se trató de cuidarte,
el alma me quedó gigante
comparada con lo que merecías y sé que aún mereces.

Pero estuve cerca del final
tomando tu mano
para que supieras
lo mucho que siempre te amo.

Todo tenía una razón de ver
y la mía siempre se trató de contemplarte,
el alma me quedó inhabitable
el día que te perdí de esa forma tan inevitable.

Y ahora que estoy cerca del principio o del fin,
sé que aún rozas mi mano
para que sepa que nada de lo vivido ha sido en vano,
que sigues a mi vera como siguen en mis letras tus horarios…

Nueva Guatemala de la Asunción 5 de diciembre de 2,020
MESSIERAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s