Al Día Siguiente

Al día siguiente no sientes dolor,
no sientes la pena, no sientes amor;
el cielo se ha roto y tú estás entero,
el plan te falló y no precisas de uno nuevo.

Se ha ido y su voz se ha cansado
de reclamar por tanto mal rato;
sus manos se han desvanecido despacio
sin la caricia de tu cuerpo al amarlo.

Y es silencio tu canción favorita,
sin sus pasos tranquilos en la duela;
y es tormento tu posición favorita
sin su cuerpo perfecto en tu cama.

Al día siguiente no sientes amargura,
no sientes libertad, no sientes la dulzura;
la vida se ha roto y tú sigues en una sola pieza,
te perdió una calle y no precisas de hallar su avenida.

Y es silencio tu canción favorita,
sin sus pasos tranquilos en la duela…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 2 de mayo de 2,018

Anuncios

Ramito de Sol

Y si, acaso, hay despedida que no duela,
un cóctel de lágrimas no sabe bien
si las cosas pueden ir aún mejor…

Unos paso más hacia otra vida,
una vuelta a la sonrisa y a la cima,
cuatro intentos de escapar, en gran medida,
debieron advertir lo que vendría.

Pero no, que no sea por mal visto mi andar,
que yo nunca he pretendido lastimar,
es sólo que dar lo mejor de mí, todo lo mejor,
en donde no es bien apreciado cansa y mata,
nos lleva tiritando a otro ramito de sol,
a un dulce con sabor a calma y tornavoz.

Y si hay calor en lo que viene, que venga,
si no hay sangre por el suelo, que venga,
si en el futuro sonrío al verte, que venga;
Si digo adiós a todo y, a propósito, no te hago sufrir
regálame tu lágrima, solamente, para rociar
y que no marchite el ramito de sol que ya elegí…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 06/04/2016

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer mi sección Poesía

Ramito de Sol por Messieral

La Chica Desnuda de la Calle Rotterdam

Al Día Siguiente

Al día siguiente no sientes dolor,
no sientes la pena, no sientes amor;
el cielo se ha roto y tú estás entero,
el plan te falló y no precisas de uno nuevo.

Se ha ido y su voz se ha cansado
de reclamar por tanto mal rato;
sus manos se han desvanecido despacio
sin la caricia de tu cuerpo al amarlo.

Y es silencio tu canción favorita,
sin sus pasos tranquilos en la duela;
y es tormento tu posición favorita
sin su cuerpo perfecto en tu cama.

Al día siguiente no sientes amargura,
no sientes libertad, no sientes la dulzura;
la vida se ha roto y tú sigues en una sola pieza,
te perdió una calle y no precisas de hallar su avenida.

Y es silencio tu canción favorita,
sin sus pasos tranquilos en la duela…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 2 de mayo de 2,018

Escrito #38 de la selección Messieral MMXVIII
Publicación Original: https://messieral.com/2018/05/02/al-dia-siguiente/

 

Al Día Siguiente

Al día siguiente no sientes dolor,
no sientes la pena, no sientes amor;
el cielo se ha roto y tú estás entero,
el plan te falló y no precisas de uno nuevo.

Se ha ido y su voz se ha cansado
de reclamar por tanto mal rato;
sus manos se han desvanecido despacio
sin la caricia de tu cuerpo al amarlo.

Y es silencio tu canción favorita,
sin sus pasos tranquilos en la duela;
y es tormento tu posición favorita
sin su cuerpo perfecto en tu cama.

Al día siguiente no sientes amargura,
no sientes libertad, no sientes la dulzura;
la vida se ha roto y tú sigues en una sola pieza,
te perdió una calle y no precisas de hallar su avenida.

Y es silencio tu canción favorita,
sin sus pasos tranquilos en la duela…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 2 de mayo de 2,018


 

Una Forma de Soledad

Existe una forma de soledad
que te canta bajito al oído
las canciones que en tiempos pasados
te sonrieron con matices de calma.

Existe una forma de soledad
en la que son tus antiguas amantes
y no tu pareja, nunca tu pareja,
quien te crea el amor en los eriales.

Porque la soledad no tiene respeto
por las almas tristes de ojos pequeños,
ni tienen caricias para almas sensibles
que se acostumbraron a ser libres.

Existe una forma de soledad
que te miente bajito al oído
los sabores que en tiempos pasados
te besaron sin prisa y con ternura.

Existe una forma de soledad
que llora a tu lado y te sostiene
para que en cierta medida no acabe,
del todo, tendida en el piso tu dignidad.

Y existe una forma de soledad
en la que yo me marcho y tú te quedas;
no por crueldad, es adiós de poeta
para siempre y con todas las letras,
cuando ya no es posible soportar,
queriendo estar bien, estar tan mal…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 16 de septiembre de 2,017

No Te Diré Adiós Para Toda La Vida

No te diré adiós para toda la vida,
si antes de tu mentira fuiste luz,
no te diré que olvido lo que me olvida
si te recuerdo siempre que suspiro en dirección al sur.

No te diré adiós para toda la vida,
si antes de tus pretextos fuiste voz;
no te diré que no me duele lo que me olvidas
si antes de amarte a ti amé tu amor.

Y aunque pase cabizbaja mi tristeza
por la cama en la que junto a ti dormía
no borraré tu rastro con mi prisa,
encerraré al demonio lejos de mi vista,
le encenderé una vela a cada santo que te bendecía.

No te diré adiós para toda la vida,
si antes de encontrarme en ti me perdía,
no te diré que mi sonrisa es igual sin tus caricias
si la cartografía de mi grisma tan sólo tú la comprendías.

Y aunque pase emborrachada mi memoria
por las canciones que junto a ti aprendía,
no te diré adiós para toda la vida
porque estaré siempre a la disposición misma
de dejarlo todo en el momento en que me lo pidas.

No te diré adiós para toda la vida…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 30 de julio de 2,017

De Poemas y Cartas

Que sea la poesía
quien encarne mi voz
y abra los secretos
a un día mejor.

Que sean los libros que escribo
mi hermosa perdición,
que cuando me canse de toda salvación
griten cada uno de los nombres que no olvido;
porque no estoy seguro del tiempo
que transcurrirá entre los compromisos y yo,
ni las heridas que aún me provoquen dolor.

Así que, hermosa niña,
aprieta los ojos y guárdame el sol,
comparte serena
el canto primero que nos acercó;
apréndete de memoria el beso que nos conquistó
y brilla preciosa en nombre de los dos.

Porque algún día lloverá
y no estaré aquí para poderte cuidar,
gritarán los arboles al centro de la tempestad
y yo no podré ensordecer tu miedo a la soledad;
pero te amaré desde los confines de mi libertad,
sabré de poemas y cartas al sentir tu verdad.

Que sea la poesía
quien encarne mi amor
y abra los secretos
al luto solemne del adiós…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 9 de mayo de 2,017

Te Diré Adiós

Sabe a que no
pero quizás sea mejor
no estar juntos;
tanta pasión,
tanto amor;
al final resultó
ser sólo desconsuelo
y un estallido sin color.

Sabe a que no
pero quizás sea mejor
no estar juntos;
tanto dolor,
tanto naufragio
y tanto mal sabor;
mil veces lo siento
y un espantoso error.

No lloraré,
para mí siempre hay más,
no extrañaré
las cosas que has roto al pasar
y entenderé
que, en mi poema, al izar
las velas no hay marcha atrás.

Te diré adiós
como se despide el carbón
del fuego que le quema;
y aprenderé de la incineración
que el tiempo pasa y el dolor no es verdad…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 10 de febrero de 2,017

Alma del Verbo Silente al Amar

En este acto sumario
de respirar de tu sed;
este verso, un momento
y cada aroma de epopeya sagrada
al ritmo de mi adormidera esmeralda.

Mimosa púdica, bastón de pergamino,
ritual de espadas, bálsamo regional,
sol iracundo de un blanco perenne,
alma del verbo silente al amar.

De enero hacia abril, veneno negro,
milagro precioso de tu calabozo
para escapar en tu desnudez
de un nuevo pecado sin cometer;
y la excitación más allá de la muerte,
claro de luna, noche en septiembre,
grupo de mansiones celestiales,
fuerza sostenida por la gravedad,
grito o recuerdo de grado imperial.

Llévame de viaje, juega con cada instante,
canta ese llanto bonito que llena los mares;
no dejes sin tu bondad a mis desiertos
porque mientras dure, lo que dure, es sincero
el abrazo próximo de mi lengua a tus destellos.

Como una especie de insatisfacción resignada,
así te veo crecer a la sombra de ese manantial,
en el que yo guardaría mis mejores años y mis batallas
tan sólo por una vez más, de cerca, poderte observar.

Mimosa sensitiva, mapa de Orión como espinas,
tardes de un día sin tantos colores, mes a crayón y tus flores
como parte de la sublime emancipación de mis comuniones…

Somos tú,
fuimos yo
y en un próximo acto
tendremos que decirnos adiós…

Duermevela, se duerme el dolor…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 8 de enero de 2,017

Cero Absoluto

En la soledad del infinito,
los escombros de la vida
flotan perdidos sin rumbo,
una estrella ancestral augura
el derribo de todo origen conocido,
este aroma a soledad que me rodea
y las condiciones exactas para un cero absoluto.

Menos doscientos setenta y tres grados centígrados,
mis átomos dejarán de moverse, un momento de paz
o el tropiezo de la suerte en el clandestino cifrado
que ha enternecido las lágrimas hipocondríacas de la humanidad.

Y lloverá aquel último recuerdo que guardé de ti,
una fotografía con cámara digital a la orilla del lago,
tu sonrisa cinematográfica y nuestros cuerpos ya vestidos
extrañándose tanto si hablamos de piel, de la piel de un milagro.

Se habitará así de partes congeladas el  infinito,
su vacío verá mis átomos resituarse en el centro
de un, ambiguo sideral, eclipse moribundo
y allí me fundiré con el frío que me ha dejado tu adiós.

Cero absoluto en mi corazón, como llora saturno,
átomos hechos cenizas de nieve, llanto de hoguera,
moribundas estrellas en duelo, como llora su esperma
y aquí la soledad, en el centro de las mismas mazmorras,
las estrellas hechiceras serán manchadas con la sangre
culpable del cielo y sus habitantes, las estrellas manchadas
nos guiarán a un refugio en el que ocultar nuestras ganas.

Y nada de esto estaba en mis planes, yo sólo te besé
y a partir de ese instante mi alma ya no te quiso perder…

Cero absoluto, inmóviles átomos,
el duelo se lleva marcado en la piel,
por eso tiritan sobre mí tantos besos
que perfectamente supiste esconder.

Cero absoluto, llora saturno,
tu voz era todo el calor de mi mundo
y ahora es con tu recuerdo que se deshidrata mi pulso…

©Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 14/08/2016

Humeante de Té en Campos de Kiev

Parece que el mundo se detiene entre los dos,
que el amor nos pasa por delante y lo ignoramos,
no me dices nada y si no te digo nada es mejor,
hay una sonrisa en mi alma pero ya no tiene tu nombre
y si no te digo nada parece que no hace falta emoción.

No hay tacto, no hay realidad más triste,
somos lo que no somos, no tenemos lo que fue,
siento un vacío mundano entre mis huesos,
no lo sabes pero ya no sueño con tus besos,
ya no son tus besos, y no queda mucho tiempo.

El faro de las desgracias ilumina las oportunidades
antes de romper en mil pedazos lo que estorba
y pensar que ayer nos amámabos tanto, que fuimos
el imposible de todas las almas del mundo.

Y pensar que ayer nos atamos las manos
a la idea profunda de la gloriosa eternidad,
hoy no queda nada qué decir, nada qué arreglar,
la nieve que tanto emociona tu frío ahora nos cubre,
estás en cualquier otro lugar que no soy yo,
yo estoy soñando con cualquier otra que aporte calor…

Mece el el silbido felino el pelaje de este desamor,
nos duele pero no mata, si corta pasa que no sangra,
no hay nada escarlata en venas vacías de vida
y la excepción no estuvo en nosotros cariño,
la emoción se ha evaporado para luego llover
en un nuevo y futuro momento fallido…

Quería amarte con todo el amor de que era capaz,
quise darte en vida lo que sola jamás ibas a encontrar,
después de rebotar entre imbéciles cosas,
cómo pudiste atreverte a jugar con mi amor,
yo quise amarte como se aman las crisálidas vacías
después de cumplir mariposa semilla en campos de azar.

No hay firma de paz que devuelva el amor,
si acaso, nos devolverá la insatisfacción
de un día pelear a muerte contra el mismo anticristo,
si hacía falta hundirlo en el mismísimo mar,
pero en este país se lloran las causas perdidas,
con lágrimas ensangrentadas repletas de mal,
yo sigo llorando mi tiempo perdido
y tú tan tranquila no quieres mirar…

Suelta mi corazón, late en idioma distinto,
tiene verdad y en el tuyo conviven sonidos tan ambigüos,
deja a mi fuego enjuagar todas las cartas idiotas
que me escribiste sabiéndote escoria, de la mañana
en que tantos idiotas te rodearon para hacerte infeliz,
de la mañana en que idiotizado fui corriéndo hacia a ti
pensando que a lo mejor a tu lado podría volver a sonreir.

Me agotas la vida, el desgaste ya fue suficiente,
si dices adiós en un acto de magia desaparezco
y no nos volveremos, ni en broma, a tener…

Somos dos mariposas perdidas en campos de Kiev,
somos dos mariposas ahogadas en una taza humeante de té,
tú sueñas con la restauración, yo no quiero volverte a ver…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 05/05/2016

Poetas tan Tristes como una Canción

Quirófano inmerso en su depresión,
aquí habitamos heridos sin sol,
poetas tan tristes como una canción
que abuela cantaba con gotas de voz…

La tristeza que yo siento
es una lanza afilada
que atraviesa certera mi idea,
un trapecio con manos heridas,
el infinito bajo los pies del constructor,
si escribimos al desconcierto: Demolición.

Todos aquí esperan el procedimiento,
nos van a extirpar la mala estrella,
que la sustituyan por un mejor honor,
todos aquí esperan el procedimiento
nos van a instalar el encanto de una ciruela,
que ella sustituya tanta mala neura…

De niños nos prometieron amor y no hubo,
nos justificaron violencia con educación,
los juguetes fueron un pasatiempo para no llorar,
quizás si volvemos los pasos logremos consolar
a esos recuerdos que dentro se quieren sanar…

Quirófano inmerso en su depresión,
aquí habitamos heridos sin sol,
poetas tan tristes como una canción
que madre cantaba con gotas de adiós…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 30/04/2016

Ramito de Sol

Y si, acaso, hay despedida que no duela,
un cóctel de lágrimas no sabe bien
si las cosas pueden ir aún mejor…

Unos paso más hacia otra vida,
una vuelta a la sonrisa y a la cima,
cuatro intentos de escapar, en gran medida,
debieron advertir lo que vendría.

Pero no, que no sea por mal visto mi andar,
que yo nunca he pretendido lastimar,
es sólo que dar lo mejor de mí, todo lo mejor,
en donde no es bien apreciado cansa y mata,
nos lleva tiritando a otro ramito de sol,
a un dulce con sabor a calma y tornavoz.

Y si hay calor en lo que viene, que venga,
si no hay sangre por el suelo, que venga,
si en el futuro sonrío al verte, que venga;
Si digo adiós a todo y, a propósito, no te hago sufrir
regálame tu lágrima, solamente, para rociar
y que no marchite el ramito de sol que ya elegí…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 06/04/2016

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer mi sección Poesía