Como Escritor… Cada Vez Te Quiero Más

Como escritor me gusta mucho el riesgo,
sé persuadir la rutina del viento y verte en todo momento
para alquilarle a la vida un retrato de ti;
saber vivir o morir al escribir,
sueño de sabios es ver lo imposible y quererle seguir;
saber vivir o morir al escribir
y un punto neutral entre tus besos o dejar de existir…

Pero sé escribir tu tristeza
en los balcones de mi ojalá
y su susurrarle lento a las a las alturas
que cada vez te quiero más…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 13 de julio de 2,017

Anuncios

Elizabeth (II)

Elizabeth no me puede leer,
no llegó a veintisiete, se quedó en veintitrés
y yo sigo escribiendo, yo le sigo queriendo,
es un ángel que a veces me cuida de mí.

Me enseñó que a veces no hay mañana,
que es ahora cuando debemos vivir,
su sonrisa nos falta como al planeta la paz,
si a caso en su abrazo fuera posible aceptar
que la vida es mejor si se vive, que llorar no va a solucionar
el dolor que inventamos nosotros para lastimar.

Elizabeth se escapó un octubre,
en un lugar mejor ha de pensar
en nosotros como piensan los buenos,
con amor, sin rencor y perdón,
yo quisiera observarla otra vez
y decirle lo hermosa que es,
que el mundo perdió tantos gramos de luz
esa vez que cesó su respiro a trasluz.

Con amor y una enorme sonrisa,
es hermoso poder recordar
tus ojitos de guapa, de niña,
que nunca querré olvidar.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 30/08/2016

Quiéreme

Quiéreme,
con la fuerza que un claustrofóbico
ama los espacios exteriores,
con el dulce que se queda en las manos
tras la caricia a un recién nacido,
si es que quedan universos habitables
en el manto estrellado de tu nombre
déjame pasar, no digas nada  y quiéreme.

Tu cariño es el ideal de paz universal,
la verdad que no habla a medias,
el silencio que nos impide pensar,
pensar a veces lastima, siempre priva,
y yo no quiero negarme el gusto hermoso
de conservar tu voz en mi rincón.

Como ya es costumbre en mí
quiero besarte aunque estés tímida,
llevar a bailar tu vestido y tus ganas,
con tantas ganas de estar sobre la luna
y si es diciembre no guardes tus labios,
no te creas si te dicen que he cambiado demasiado,
la verdad aunque he vivido, es verdad que te he esperado,
si aún estudias de Este a Sur todas las dudas que te surgen,
tú no pienses tanto, siente como sientes, ven y quiéreme.

Porque es hermosa la vía láctea endulzada en tu sonrisa,
tan especial el verso nuevo de niña poeta que me cantas
y si acaso queda un ratito de locura entre tus huesos, tú no hables,
no te aflijas, ya no tiembles, pequeñita, sólo déjame pasar y quiéreme…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 09/08/2016

No Me Hace Falta Perdonarte

Quiero desnudarte de sombras
y observar fijamente tus ojos de cielo,
olvidar el dolor en tu sonrisa,
si es posible olvidar esta mala espina.

Acurrucarme a tu vera, sentir tu canción,
esa que nace en el centro de tu corazón…

Y llover toda angustia desde el centro de mi vida,
cerrar los ojos y reprochar a golpes contra el alma
pero sin hacerte más daño con mis palabras, eso no sirve de nada,
sólo intento matar al recuerdo de lo que fuiste ayer
y el daño irreversible que no te importó cometer.

Cariño, a mí la vida me enseñó a no perdonar…

He de abrir mis ventanas a la promesa de tu amor,
de un nuevo sentimiento, de un nuevo color,
sonreír si sonríes, aguantar toda la presión
del desprecio y sus ganas por salir a mi escena,
pedirle a los vientos del sur que lo desvanezcan…

Dejar que se eclipse esa parte que odio, que un día fuiste,
quedarme con esta mejor versión de ti,
a veces las segundas partes son mejores
sólo si dejas de verlas con ojos de ayer,
a veces me muero de ganas por volverte a sentir
y no puedo, me cuesta, algo nuevo debemos construir.

Dame lo mejor de ti y si dices que darías todo por mí,
ya no quiero que lo digas, simplemente hazlo,
este es el momento, quiero ver de qué estás hecha,
no te angusties por pedirme perdón, yo no puedo perdonarte,
no aprendí y aunque lo intente, resultaría una amorfa y tonta inconstante.

Que a mí no me da la gana perdonarte,
pero tengo las ganas puestas en amarte,
amar de ti esa esencia que no me puedes negar,
amar de ti lo que has prometido llegando a jurar,
si fallas todo estará perdido para siempre,
si aciertas todo estará resuelto para dos,
para nosotros, para el amor y su emoción.

Ojitos de noche, a mí no me da la gana perdonarte,
pero, todavía, tengo las ganas puestas en amarte…

Me sigues o te quedas,
elige tú…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 08/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar,
para leer más de mis poemas visita mi sección: Poesía

Mi comunidad en Redes Sociales está creciendo,
no me puedes faltar tú que me lees, acompáñame:

Facebook
Twitter
Instagram

 

Cada Sitio en el que fui Feliz

Por un enlace directo
a la ventana de tus suspiros,
por un cariño de lienzo
bañado en pinturas y sonidos,
te entregaría vida y media,
cada nube y cada beso
sin temor a repetirlo…

Y es que vas tan guapa por la vida
llenando de tu incienso mis aceras,
trayéndome, de vuelta, en tu mirada
cada sitio en el que fui feliz…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 07/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar,
para leer más de mis poemas visita mi sección: Poesía

 

Autism Awareness Day – 02/04/2,016

Es verdad, que no basta un día, ni un mes entero para generar conciencia a cerca del Autismo, sus diversas virtudes y condiciones. Para hacer entender a las personas neurotípicas que ya fue suficiente de poner la palabra -Autismo- en sus chistes. Y de lo valiosos que son los seres humanos que viven con TEA. Más bien debiera fomentarse una cultura mucho más incluyente y de apoyo comprensivo.

Cuando estás cerca de una persona con Autismo, sin importar si éste es leve o severo, estás frente a una persona con dones diferentes a los tuyos, pero que vale exactamente lo mismo que tú, con un potencial inmenso, con una capacidad de ser real tan magnífica que mucha falta le hace a tantas personas que no viven con el trastorno del espectro autista.

Yo, amo con todo mi ser a una persona autista y si tú conoces, amas, eres o tienes cerca a alguien con autismo, dale un fuerte abrazo de mi parte. No voy a extenderme mucho más, nada más quiero invitarles desde mi blog a informarse más acerca del autismo, a conocer cómo en su ciudad pueden apoyar a las hermosas personas con estas cualidades tan hermosas y que sólo necesitan de nuestro respeto, comprensión, inclusión y cariño.

A continuación les dejo algunos links por medio de los cuales podrían encontrar más información al respecto de dicho trastorno, o bendición, y si pueden unirse a la campaña de Go Blue For Autism o Light It Up Blue seremos más. 🙂

Dedico este post a mi hijo, Luis Santiago Ismael, que es toda una bendición en mi vida.

LINKS:
Go Blue For Autism
Light It Up Blue
Autismo Diario
Autism Speaks

 

Muchas gracias por tu atención, cuéntame:
¿Conoces a alguien con el trastorno del espectro autista
o tuviste acercamiento a alguien así alguna vez?


Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 02/04/2016

Dos Semanas con Sade y Storni

Nos conocimos en una ciudad de angostas calles, en la que los colores vivos figuran en las paredes. Me la presentó su guitarra, me habló muy bien de ella, me dijo, si te esfuerzas amansas todo el oleaje entre sus venas, yo la miraba con franqueza como suelo mirar las cosas apasionantes que por mi vista atraviesan.  Continue reading “Dos Semanas con Sade y Storni”

De Magia y no de Momentos

Cuántas lágrimas cabían en tus ojos, cuántas estrellas en tu piel, sería posible deletrearte con el tinto en tu mesita de noche, con tu elegancia y desnudez temblando de incertidumbre.

Siempre fui tu igual con distinto sexo, siempre te miraba con los ojos de quien entiende, aunque no comprenda, siempre amainaba tu pena con remansos de mi voz. Te escuchaba abrazarte al veneno, te escurrías sobre tu toalla en tal magnitud que encantaba, me miraba al espejo y veía el deseo que pediste de niña, frente a las velas de aquella torta de rojas cerezas, de rotas promesas.

Tus besos no eran besos baratos, en cada uno de ellos te llevabas un trozo de mi vida, tu cuerpo no era un cuerpo insensato, dominaba la cadencia que dominan las diosas al bailar. Te escuchaba reír con soltura, me gustaban tus mejillas pausadas al recibirme, al besarme y consentirme. Te gustaba mi mal manejo de la frustración, te reías de mis desesperaciones y me abrazabas prometiéndome que todo estaría siempre jodido, me decías que para qué me iba a preocupar.

Me contaste todos tus secretos, conocí el sabor de tu placer y la herida más profunda de tu desastre, sabía con anticipación, qué medias cubrirían tus piernas la siguiente vez y la falda que me invitaría a tus piernas si es que, acaso, el amor se atrevía a anochecer.

Te gustaban mis canciones y te hiciste una pulsera con las cuerdas de mi guitarra, marcaste mis cuerdas vocales con tu verbo, me anclaste tus uñas en el cabello, para que no me atormentara ningún aguacero, me enseñaste que la vida está hecha de magia y no de momentos…

Me dejaste el mejor sabor de boca que podías, la vida nos cambió de posición, la vida se encargó de sumergir el área de fumadores de aquel restaurante de comida rápida (También porque entendí que fumar mata, sí, fumar sin ti, lo he dejado, supongo que tocaba seguir), la lluvia y la equis, las iniciales más importantes, el contenido del sol, la bitácora de subterfugios en los que se coge mejor, sin prisas.

Jugamos a la botella con la guadaña de la muerte, nos encerramos en una jaula que tenía jodida la puerta de salida, inventamos un nuevo abecedario para nunca repetir con nadie nuestras palabras irrepetibles, nos volvimos innombrables, reímos con la carcajada de púas y cuero, con los riffs más honestos. Te guardaste la llave del cautivo, de mi deleite hiciste costumbre, te guardaste mis labios, te los llevaste, me dejaste otros nuevos, inconexos a ti…

 

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Historias en Ascuas
Ciudad de Guatemala 08/02/2016

Muchas gracias por sus ojos y por estar,
les invito también a leer:

Ella Tenía Miedo, Yo Arándanos.
Silente Acrobacia Perversa.
La Materia que Compone al Fuego.