Obra de Messieral Presentada en Actividad del Centro Universitario Metropolitano de Ciudad de Guatemala

Como hace unos días les conté, el día martes 18 de octubre una de mis obras poéticas fue seleccionada por un grupo de estudiantes para una actividad denominada Psicoanálisis del Arte en Guatemala. Mi obra seleccionada fue “El Cenit de un Momento

Para dicha presentación me han pedido que redacte una interpretación personal de mi escrito, la misma a continuación:

Mi interpretación personal sobre “El Cenit de un Momento”

Este poema recluta toda la sinceridad e introspección, personal, de vivencias sentimentales en distintos tiempos. Se refiere a como el paso del tiempo puede llegar a cambiar tanto las cosas, los amores, las esperanzas.

De haber estado en una relación hermosa que duró aproximadamente cuatro años y que me hizo sentir que aquello sería para siempre, que perduraría de la misma manera todo el tiempo, pasé a un presente mucho más frío, conocer a una nueva persona que mentía en todo, que hirió mi orgullo y que me decepcionó grandemente.

Por lo tanto el poema refiere que en realidad es uno mismo quien tiene la decisión sobre lo que acontece en su vida, las decisiones las toma uno mismo, uno empieza lo que quiere empezar, termina lo que quiere terminar y las consecuencias de eso deben ser afrontadas de la mejor manera.

El poema refleja la añoranza de volver a vivir esa relación perfecta que uno ha dejado en el camino, la desesperanza de pensar que nunca más algo así llegará a suceder, y obviamente todo ese conjunto de sensaciones va a descansar a la fragilidad de la infancia, a ese momento en el que todo sorprendía, en el que nada podía hacernos tanto daño, en el que incluso las cosas que no estaba en nuestras manos cambiar eran sólo parte de lo que nos adornaba los días.

La alusión a los barcos y aviones de papel, es por ello, por esa alusión a la niñez, a querer volver a empezar de cero y no tomar tan malas decisiones, intentar salvar lo que parece perdido en lugar de perderlo sin más.

Soy un ser humano citadino y entre toda la tristeza que refleja el poema en sus puntos máximos también uno que siente miedo a la incertidumbre y culpa, al que le pesa la soledad de una forma extensa, pero que dentro de todo espera un momento de fortuna, en el que las cosas cambien dejando ese instante de suma tristeza como un momento que al final tendrá que acabar.

En otras partes del poema hay alusiones a vivencias personales, como la superstición con las mariposas negras, que tuvieron un papel muy curioso en una seguidilla de muertes familiares que iniciaron en el año dos mil seis y que se detuvieron hasta el año dos mil once. También yendo al otro extremo cuando me refiero a ocho años anteriores, el año dos mil ocho fue uno de los más hermosos en mi memoria porque justo en ese año inició la relación más impresionante y honesta que tuve en toda mi vida, el cenit de la felicidad en mi vida, que luego trajo uno más grande y que fue el nacimiento de mi hijo.

Por último, quiero explicar que estudiando Grafología aprendí que la hoja en blanco simboliza nuestra vida personal y la escritura nuestra forma de desplazarnos a través de ella, por lo tanto en este caso quise crear la metáfora de que en realidad es esta ciudad que me ha visto crecer, aprender, caer, madurar, reír y llorar mi hoja en blanco, que siempre lo ha sido, que aunque esa tarde llovía y las alas de mi avión de papel se deshicieron, y que aunque el barco no pudo salir a navegar, siempre queda la esperanza, reconciliarse con uno mismo es posible y que de ahí en adelante es decisión propia volver a vivir el momento  cumbre de felicidad o tristeza de acuerdo a nuestros actos. Nunca todo está ganado y nunca todo está perdido.

En una próxima publicación les compartiré el análisis que los alumnos de ciencias psicológicas realizaron a cerca de mi escrito. Ha sido un gusto enorme ser parte de una actividad tan interesante al lado de artistas de todos los tipos que intentan llevar el nombre de este bendito país a lo más alto.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 24 de octubre de 2,016

Cerca de las Letras y Lejos de Internet

Casi toda esta semana alejado de las redes sociales, de internet en general y de restos de malas experiencias que me habían tenido sujeto hasta ahora, he descubierto un sitio impecable y sin igual. No tiene gran ciencia apartarnos por un tiempo de todo cuanto nos debilita, de todo cuanto nos va convirtiendo en seres improductivos. Siendo un poco más claro, mi gran pasión siempre ha sido la literatura y la música, fuera de ello todo ha sido mera necesidad de aprender cosas nuevas. En algunas ocasiones he aprendido cosas realmente de provecho para mi vida, en algunas otras ocasiones he aprendido nada más los caminos a los que nunca más debo regresar.

Alejado de todo lo que me frenaba, me he encontrado de frente con un mundo inmenso de posibilidades que supone el estar en contacto, día y noche, con mis grandes pasiones, la música y la poesía, sumado a todo ello el compartir mucho más tiempo con mi hijo Santiago, ha sido una semana muy feliz, a ratos por la costumbre uno comienza a extrañar no estar cerca de ustedes que me leen, con quienes comparto momentos tan únicos, también se extrañan los contenidos de divertimiento en las redes sociales, pero la mente y los sentimientos se expanden, y cosas hermosas comienzan a suceder, sentimientos, personas, situaciones hermosas comienzan a acercarse en un hálito de atracción capaz de salvarnos la vida y de nosotros mismos.

Cada vez estamos prestando menos nuestra atención a novelas literarias, poéticas o de teatro y mucha más a este mundo virtual que en ocasiones no es tan real, nos hemos olvidado de lo realmente importante. Porque estar tranquilos por unos días desligado completamente de redes sociales y demás, me ha traído calma, tranquilidad y un nuevo sendero por el que apasionarme.

Tanto me ha sorprendido esta semana, que el día martes una de mis obras fue presentada en el Centro Universitario Metropolitano de Ciudad de Guatemala, por un grupo de estudiantes que han analizado a fondo mi quehacer en dicha obra, muy pronto les estaré compartiendo los detalles de aquella tarde y del análisis que presentaron algunos alumnos de la carrera técnica en psicología a cerca de mi trabajo.

Volviendo a ese hálito de atracción capaz de salvarnos la vida, me he pasado días enteros entre novelas completas de Vargas Llosa, la poesía de Alejandra Pizarnik y algunos autores más new age, de novelas cortas sumamente interesantes. Estoy pensando seriamente en nuevas publicaciones parecidas a ésta comenzar a recomendarlos ante todos ustedes, para quien guste. Han sido días de mucho aprendizaje, de situaciones hermosas, de un viento fresco que está llegando a mi vida a renovarlo todo. Leí una frase hace uno días que hacía mención a la importancia de pensar distinto para escribir distinto, y a mí, la verdad leer y sentir son las situaciones que me hacen pensar y escribir mejor.

Muchas gracias a quienes han seguido al pendiente de messieral.com, ya en unos días llegaremos a superar las 20,000 visitas lo cual me tiene sumamente sorprendido y me hace agradecerles de corazón por tanto apoyo y cercanía. Un abrazo a todos hasta el lugar en que se encuentren y ahora sí, muchísimas cosas hermosas vienen, entre ellas mis primeras novelas publicadas que espero les gusten mucho.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala, 23 de octubre de 2016