Yo sólo espero que el mensaje haya llegado claro y conciso. Bis bald!

Muy buenos días. Te deseo…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 14 de enero de 2,018

Escrito # 6 de la selección Messieral MMXVIII

Publicación Original: https://messieral.com/2018/01/14/deseo-2/

cropped-banner-2.png

Anuncios

Lo que Tú Buscabas

Que mal te ves
cuando un falso “te amo” te domestica,
te ves fatal y peor aún
que la firma con que rubricas;
y te lo digo porque te recuerdo
jurándome que él a ti te amaba,
que yo no era de una pero sí de tantas,
que uno como yo no era lo que tú buscabas.

Pero si no era lo que tú buscabas
¿por qué ahora resulta que matarías por mis besos?,
¿que esconderías el cadáver de cualquiera de mis muertos
para salvarme de toda prisión y de todo anti deseo?

Que mal te ves
cuando mi falso “te amo” te aconseja,
te ves fatal y peor aún
que la herida por la que supuras;
y te lo digo porque te recuerdo
jurándome que tú a él lo amabas,
que yo no era de una pero si de tantas,
que uno como yo no era lo que tú buscabas.

Pero si no era lo que tú buscabas
¿por qué ahora resulta que necesitas tanto de mi sexo?,
¿que esconderías las horas para evitarlas
y quedarte, el tiempo que te lo permita, a mí abrazada?

Que mal te ves
cuando un falso “te amo” te emociona,
cuando este mal amor te excita
y convierte en equívoca tu historia.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 9 de noviembre de 2,017 

Idioma Perfecto

Comenzar a besar
justo cuando tú andabas por el camino del beso,
no fue casualidad,
hay veces que se encuentran el viento y los cerezos…

Pero aprenderte a amar
justo cuando te abarcaba en silencio aquel invierno,
no es casualidad,
hay veces que el abrigo nace del silencio.

Y es que no soy inmune a tu corazonada,
ni al idioma en que aprendí a pecar,
no soy inmune al arco de tu espalda
y mucho menos a tus pies descalzos y a su creación serial.

Por eso al hacerte al amor
brilla el crisma de tu sexo,
como un paso hacia el color
más bonito del universo;
y quizás sea la vida el idioma perfecto
en el que me surja decirte que el cielo
es un escondite con sabor a miedo
en el que busco un milagro y te encuentro…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 25 de agosto de 2,017

Deseo

Como el cormorán
a su vuelo cerca del agua,
como una canción que nunca acabará;
como el beso silente que nos damos,
como tu cuerpo en mis ojos al pensar,
así te deseo porque eres abrazo
con tus labios hechos de la piel de mi ciudad.

Y así te imagino desnuda, toda para mí,
y te dibujo en mi cama siempre antes de dormir.

Porque quiero que mi vuelo exista cerca de tu mar,
que tu excitación sólo empañe las ventanas de mi andar
y que mi cuerpo completo sea el mejor refugio de tu sal;
que llenemos los cuartos de hotel de un aroma a despertar
y ojalá que un eclipse de luna no quiera borrar
nuestras noches que danzan a la cadencia de enredar.

Y así te imagino desnuda, toda para mí,
y te dibujo en mi cama siempre antes de existir…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 23 de marzo 2,017

La Chica Desnuda de la Calle Rotterdam

La chica desnuda de la calle Rotterdam,
es también la chica al frente del piano que jamás
olvidaré, ni olvidarán las azucenas que una vez
deshilaron la magia de sus notas al nacer.

La chica desnuda de la calle Rotterdam
cuida sus manos de las caricias del nopal,
llueve preciosa sobre el lienzo de ciudad
que ahora me abarca con tranquilidad
y esboza hermosa el cante de un quizás.

Si te dijera cuánto sueño
con la chica desnuda de la calle Rotterdam,
olvidaría por un instante su figura,
anidaría todo el entrevero del comienzo
de aquellos días en los que la empecé a adorar.

Puede ser que los días me lleven a ella,
o que el momento se acerque como prueba
que habrá que superar para poderla conquistar;
puede ser que los manantiales de hojalata
nos aparten de la tarde en que quisimos cruzar nuestras miradas
y que en su piano una nota nos acaricie el alma.

La chica desnuda de la calle Rotterdam
viste su piel con las fragancias más cercanas
al mismísimo sabor de la divinidad, de la verdad;
se angustia si mis manos no se acercan
sin previo aviso a las mañanas que jamás olvidará.

Pero rompe el frío aquel silencio
y sus manos de cristal se hacen de hueso,
de la carne más impresionante, a destiempo,
cuando una Diosa se desviste de su humano cuerpo;
la chica desnuda de la calle Rotterdam
es también la chica al frente de los labios que jamás
olvidaré, que jamás quise enjuiciar, entre los pliegues de mi beso roto,
mientras iba aprendiendo de su saliva a amar, a besar de todo…

La chica desnuda de la calle Rotterdam
grita con sensualidad las palabras de los mares,
me abraza con la misma prudencia de las cuerdas
que aún atan a nuestros secretos mil lunares…

Pero rompe el frío aquel silencio
y sus manos de cristal se hacen de hueso,
de la carne más impresionante, más transparente,
cuando una Diosa se desviste de sus antiguas calles;
la chica desnuda de la calle Rotterdam
es también la chica al frente de los pechos que jamás
olvidaré, ni olvidarán las hebras de mi mansión en llamas…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 18 de febrero de 2,017



Visita mi nuevo canal de youtube y suscríbete, muy pronto comenzaré a subir nuevo contenido. Necesitamos llegar a 100 suscriptores para poder habilitar el nombre Messieral
como enlace al canal, ¡Nos haces falta tú!

Apetencia

Conseguiré volver a acercarme a ti,
sin el afán de comerte a besos
en el instante preciso y justo
en el que tu boca de octubre me esté devorando a mí…

Quizás ocurra alguna noche, con el frío de aquel junio,
quizás nos pueda, inoportuno, uno más de tus besos inseguros
y podré observar, con ternura, tus pechos dormidos que me envician el tacto,
el gusto y cada uno de tus besos que, sobre los míos, dejó marcas de su rastro.

Sabrás que en realidad siempre te amé,
que nunca dejé de hacerlo ante tus dudas,
que, yo, en junio aún suspiro al besarte,
aunque no estés y aquel beso sea solamente desearte…

Habrán más bellas que tú,
más lo que tú quieras
pero nadie tiene tu actitud,
ni tus labios, ni mi apetencia…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 4 de diciembre 2016