Mi Letra Entre tus Manos

Aquella noche hicimos el amor
sobre un manto de letras
y más al Noroeste en su periferia
escuchamos el temblor del corazón,
precipitado a manos llenas,
como un péndulo en trance designado,
como el enamoramiento que va naciendo cerca.

Y hubo tal rumor de ruiseñores
en el centro mismo de la habitación,
que jamás vi desteñirse los colores
de tu brisa sollozando sobre el edredón;
en busca de algo definitivo y sin condición,
como tus manos en pleno acto de caricia
haciéndome perder el equilibrio con tu risa.

Porque allí mismo conocí el infinito
y todos los misterios de un camino
que dirigía muy seguro a tu bella conserva
de manjares varios y cortejo de saliva,
de soledad que guarda espacio para un día
en el que la sorprenda su alma compartida.

Así que no te alarmes si te anuncio que aún te amo,
no es casualidad que mi letra se quedara entre tus manos,
que el arsenal de nuestros egos yazca tan debilitado,
ni que tus pasos en mi sendero estén tocando…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 7 de febrero de 2,017

Anuncios

A las Caricias

Se acostumbra tanto la piel
a las caricias que frecuenta…

Que en términos válidos puedo afirmar,
como quien afirma con noble experiencia,
que la soledad no trae alivio de amar
y tampoco amar debería estar tan mal.

Yo he amado y con cada partícula de amor
construí promesas que nunca mentían;
el problema despertaba sin una buena razón,
pero despertaba y sacudía a las tormentas mismas
con su injusta presencia cuando aparece entre dos.

Nunca supe a dónde van los besos que se olvidan,
los insuperables y los que se han disfrutado tanto,
nunca supe a dónde van las calles o las avenidas
en las que has dejado el corazón sin siquiera notarlo;
es posible que sin pensarlo demasiado
pueda afirmar con toda honestidad
que amar para mí nunca ha sido extraño,
que en realidad nace tan necesario en su modalidad
de viento fresco que acaricia sin mostrar sus manos.

Yo olvidé algunos recuerdos que creí imposibles de olvidar,
yo juré amor eterno a quienes no amo más,
si he sufrido quizás no ha sido demasiado,
si he llorado quizás fue por lo que no pude tener;
y una vez hubo un alma que me hizo eterno,
entre sus manos todo el tiempo fui un hombre bueno;
ahora está más hermosa que nunca y siempre lejos,
porque la historia que escribimos era temporal;
me ocurrió otras veces que sin presentirlo
escribí historias eternas nacidas de un luengo gemido.

No tengo todas las respuestas,
pero si pienso en amor me desconcierta,
he sido tan feliz, he besado tantas lunas nuevas
y aún así en este invierno sigo estando solo,
al centro de una historia que se recupera,
que no sé lo que promete y que a mi alma espera;
y la verdad es que amar no debería estar tan mal,
la aurora quizás debería ser un poco menos boreal
así como el solsticio del romance que recuerdo
que es un momento eterno que perdí  y que aún lamento,
sobre todo en las noches de invierno
cuando no hay versos que me traigan de nuevo sus besos,
ni el tiempo en el que fui tan feliz viviendo entre tantos reinos…

Se acostumbra tanto la piel
a las caricias que frecuenta;
que ya no sé si pertenezco
a mi cuerpo o a varios dedos.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 21 de enero de 2,017

Constelación (Todas Ellas y Ellos)

Yo no soy el protagonista de mis poemas,
ni el actor principal de mi historia
porque tampoco lo soy de aquella maldición
que me guardó, susurrada, el viento junto a la explosión.

Y no soy el humano traidor venido del sol,
ni un duende a veces eterno y otras tantas perecedero,
no soy la letra inicial de la palabra mejor,
ni un extranjero que no está de juego…

Yo no soy el protagonista de este teatro,
ni el actor principal de aquella canción
que sin condición me besaba los labios;
yo no soy el augurio precioso del mundo,
ni la letra inicial de ojalá o del cristal
que brillaba tan hermoso en aquel funeral.

Yo no soy mis amantes de antes,
ni la soledad que dejaron, de paso, gigantes
dudas con destino a precipicios
desde los que todas ellas me vieron caer.

Yo no soy mis orgasmos de siempre,
ni mi experiencia en caricias con guantes,
que me invitan a un viaje al pasado del tiempo,
desde las que todos ellos me hicieron perder.

Ya la vida pasó por delante de mi vista,
yo no pude esperarte un poco más,
así como tú lo pedías, así lo querías,
pero no pude esperarte más
y hoy no soy el protagonista,
ni el actor principal de mis sueños,
ni de las caricias propinadas justo a tiempo,
no soy el protagonista de mis dudas,
ni el actor principal de mis manos…

Porque en realidad todas ellas y ellos
son protagonistas de mi constelación…

Y al nacer ardiendo mis palabras son ascuas iluminando el silencio…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 18 de enero de 2,017

Diciendo por Sentir #23: Barco de Papel

Como un barco de papel a la deriva en un río creado por la lluvia, así se desliza mi amor por las calles a la espera de unas manos que le salven y unos ojos que contemplen su capacidad de arder y crecer…

Messieral
Ciudad de Guatemala 16/06/2016

Escribirte es Como Herirme las Manos

Dormirme en tu cuerpo con la pesadilla de siempre,
un paseo por la luna sin la gravedad de este presente
que esconde bajo tu ropa interior tan malos porcentajes
y me obliga a recordar a quién eras hace ya varios martes.

Yo ya no sonrío si te veo pasar frente a mí,
si te quitas lo guapa para convertirte en mariposa,
ya no me encojo de hombros si tienes que irte,
algo dentro me avisa con tiempo: Esta ya no es tu historia.

Tus pechos sólo me recuerdan que hubo unos más sinceros,
tus piernas en flaqueza me hacen añorar las que me dieron fortaleza
y no sé cómo decirte que escribirte es como herirme las manos
con el filo de un incendio que me llueve al centro y a los lados.

Me río de mí y otra vez caigo en tu juego divertido
que consiste en prometer y no cumplir, en repetir y repetir,
repetir la mentira y el engaño tantas veces sin huir,
con la oblea entre las manos jugar a la tontuela faquir
y yo sin saber por qué motivo incierto sigo aquí.

Si tú ni me conoces, si tú ni lo sabes,
ni día, ni hora, ni segundo en que dejé de amarte.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 10/06/2016

Quererte Infinito

Para describir la locura con que te amo,
preciso de un poema y dos abrazos,
para entregarte otra vez cada promesa
y en tu boca grabar toda esencia,
de lo sentido a experimento adherido,
necesito el momento indicado a la luz del amor,
llorando de rabia por no amarnos bien, antes de
comprobar que efectivamente no nos dejaremos de querer.

Te voy a dar el poco o suficiente amor que me nace,
el resto lo harán surgir tus manos de mi piel,
lloverán pancartas con nuestros nombres
jurando que existe el Edén, allí donde se amen dos,
donde se amen cuatro o se amen cien, aquí tú y yo.

Para conquistarte me basta quererte infinito,
hacer que la lluvia escampe por ti
y construirte con mis propias manos un sitio
en el que tú seas la única reina de mí.

Te voy a sacar a bailar con el dulce,
dolido y naciente, sincero y discreto
marrón, del horizonte, que veo desde mi ciudad
y si no te basta, te juro mi niña que no te dejaré de besar.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 06/06/2016

Que no Tiene Fin mi Fin de Amarte

Quítate la ropa, está muy claro,
esta noche quiero más de tus manos,
quiero romper los cristales que me atan,
llorar de tanto amor y de tanta voz.

Quítame la vida, guardala en ti,
vuela de mi mano inconsecuente,
llora de tanta esclavitud sin fin,
de tanto amor poco transparente.

Revela mis secretos en las calles,
di que te amo como a los mares,
que no tiene fin mi fin de amarte.

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 31/05/2016

Diciendo por Sentir #2: Cristales Rotos

El piso está repleto de cristales rotos y la condición es cruzar descalzos el pasillo… Pero con cuidado y ese par hermoso de manos, podriamos remover esos cristales o volverlos colección para no pisarlos. Toda creatividad vale y más nos vale no paralizar los pasos por estarnos quejando de lo que no debe ser capaz de frenarnos…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 19/05/2016

La Blanca más Morena que Besé

Es la blanca más morena que besé,
tenía buenas intenciones, buena suerte,
un rêve bizarre entre sus hermosas manos
y yo todo se lo quise cumplir, quise hacerla feliz.

Tenía la boquita siempre dispuesta a sonreír,
un corazón mecánico que repetitivo vibraba,
su sístole era una  canción de esperanza
y su diástole la promesa de nunca faltar junto a mí.

Le gustaba preguntar oportunamente, se interesaba,
lloraba al ver películas románticas, yo soñaba,
me abrazaba mientras dormía junto a mí, no soltaba,
quería fundir su vida con la mía, yo impaciente me enamoraba.

Le dolía el dolor de otras personas,
yo no lo entendía, me contaba historias,
me buscaba los labios en las madrugadas
y encontraba mis caricias a su cuerpo imantadas.

Nos amamos y llovimos sobre el mundo,
la historia no terminó, cuestión de rumbos,
pero es feliz, me lo han dicho y lo sé,
yo soy un tipo normal que ya no bebe,
que trata de ser feliz y ya no teme…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 26/02/2016

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer estos poemas:

Yo Escribo Para Usted
Ser de ti…
Enigma y Tristeza
La Cima Más Alta

Hacerte el Amor

Hacerte el amor es tener
una rosa delicada entre mis manos,
es un paisaje favorito de mis ojos,
es un suspiro que no se apaga.

Es crear un boceto ideal con los óleos del infinito,
es cruzar entre tus piernas como ave pasajera que se queda,
que disfruta del sabor armónico del amor y se alimenta.

Hacerte el amor es fuego de estrella
y roce cometa de manos que se prefieren,
es borrar todo rastro de venenos polizontes,
es escarbar la tierra en busca de agua y hallarla.

Que me he sembrado por siempre
en el centro de tus besos, de tu piel,
que he hecho de tu alma hogar,
de tu cuerpo trinchera, de tu mar, más…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
San Miguel, El Salvador 06/11/2015

Gracias por sus ojos,
les invito a leer estos otros poemas:
Juntos Navegar
Lucero Incierto de Mar
Postales