El Milagro que Ya te Sucedió

Haré que lubrique tu amor
el deseo entre tus huesos
y que se enamore tu sexo
de mis más tiernos secretos.

Así verás el sabor de un beso a tiempo
y no a mil años más allá de que acabó;
así sentirás el aroma de un silencio incierto
que te encierra en el milagro que ya te sucedió.

E inmarcesible grabara mi beso
su indeleble tacto de respiración,
fulgurante brillará ese lienzo
que tanta veces hizo nuestro el corazón.

Así verás el sabor de un beso intenso
y no débil como un millón de cabos sueltos;
así sentirás el aroma de un dulce sortilegio
que te encierra en el milagro que ya te acarició…

©®Messieral  |messieral.com
Ciudad de Guatemala 23 de septiembre de 2,017

Anuncios

Si Tuviera un Buen Motivo para Olvidarte

Si tuviera un buen motivo para olvidarte, un gran motivo, no estaría pensando en ti a cada instante y obedecería a mi instinto de supervivencia que me invita a alejarme de tu nombre.

Si tuviera razones suficientes para no recordar nuestras calles, tus lunares o los viajes pendientes que inventamos con destino a ninguna parte; quizás tendría sentido el insomnio de las noches y que cuando despierto los únicos sueños que recuerdo son de ti.

Si tuviera un buen motivo para no pensarte, un gran motivo, no estaría esperando que regrese tu voz a intentar salvarme; no estaría olvidando al resto de la gente por nombrarte.

Quizás aún llovería novedad todos los lunes, los besos de amantes tendrían sabor al aroma del teatro en el que la luna nos vio.

Si tuviera un buen motivo o un gran motivo; si tuviera un buen olvido o un gran olvido permitiría a la historia recordarnos como nos recordamos cada vez que que abre la boca un milagro al bostezar…

®©Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 8 de julio de 2,017

Profecía

Puntual,
cesará la vida
cuando los territorios
de la muerte, que en mí duermen,
se despierten del letargo;
brutal,
caerá la mano
de cada sueño roto
en respuesta a los querubes
que se olvidaron de mis andamios.

Profecía,
1,2,3…

Yo
mismo
quiero…

Siete besos de dragón
y un alma en pena
descansando en una acera
que parezca habitación.

Cuatro niñas tan felices
en la piel de un precipicio
que no da paso al vacío
y sí a cada milagro que les ofreciste.

Dos huesos de la saciedad,
humo experto en regresar
porque de apariencia nunca estuvo hecho el mar…

Puntual,
caerá la tarde en que te amé
sobre los hombros excelsos
de otra chica que me ame
y que entienda mis pasos;
brutal,
caerá la espada de los tristes
impotentes de hojalata
esperando que las lluvias grises
no cercenen cada poro de sus caras…

Profecía,
4,5,6…

Puedes ver
en tu colmena
la vida florecer…

Como yo
vi el milagro
en tus ojos
aquel marzo silente
en el que te besé.

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 21 de febrero de 2,017

En Silencio

Desde un punto muerto
a donde no podía llegar
mi desconcierto;
me observaba en silencio
entre cielos y misterios
que aún no entiendo.

No fue breve aquel tiempo
en el que por fin ocurrió nuestro encuentro,
ni pequeño el desconsuelo
de sus ojos casi perfectos
cuando me negué a aceptar una vida llena de sus besos.

Pero mis ojos estaban fijos,
como pasa en estos casos,
en alguien más que ya casi no recuerdo;
dicen que, a veces, no es el tiempo
quien impide los mejores encuentros
sino el infinito y antipático defecto
de no percibir un milagro cuando está listo
para transformar nuestras vidas por completo.

Espero que jamás cumplieras
lo que entre lágrimas decías
esa última vez;
espero que no ames por siempre
al muchacho que todo el tiempo escribía
versos sobre cualquier trozo de papel…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 1 de enero de 2,017

Cuestión de Viajes

Cuando el tiempo escape,
de ti y de mí,
será el viento el que nombre,
con sus manos, nuestro abril…

Será la canción la que beba
todo el vino que no compartí,
tú verás desde el borde la arena
y entre sus colores el cielo gris.

Será como extrañarnos sin dolernos,
será como inquietarnos por momentos
cuando frente a frente las batallas,
de otros mundos, muestren sus cometas.

Cuando el hotel que vimos arder
muestre la evidencia con su tinta
y nos vuelva a reunir con su hiel,
yo sabré vivir el resto de mi vida
con el sabor, en mi boca, de tu piel.

Porque cuando el tiempo escape
yo lo haré con él,
caerá el manto helado de mi recuerdo
y tu beso será el mejor equipaje;
olvidarme de ti no es cuestión de tiempo,
pero quizás sea una cuestión de viajes.

Recorrer el mundo
como antes lo hice con tu cuerpo
podría salvarme del milagro de ti;
de ti y de un milagro y de mí…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 28 de enero de 2,017

Una Lágrima Pequeña de Ébano

Una lágrima pequeña de ébano
se ha venido a posar justo a tu izquierda,
por debajo del ojo que siempre me ve llegar,
justo sobre la sonrisa que me hará nombrar
uno a uno cada milagro que provoca tu mirar.

Yo estoy desobedeciendo a mis instintos,
insisto en quedarme y es por ti, sólo por ti,
no existe morada, palacio alguno o mentira
que sea capaz, ya, de confundirme lejos de aquí,
de este sitio en el que oculté el tesoro hermoso
que te nombra cada mañana cuando nacen mis ojos.

Invocaré a mil aves celestes si se parecen a tu luz,
en asombro de magia esculpirán los ruiseñores un momento
y en ese momento sé que te veré feliz,
cantando y latiendo al centro de mi cicatriz.

[Viviré en el viento que roce tu piel de valiente
y si acaso es morada la luna te amaré a contracorriente.]

Una lágrima pequeña de ébano
se ha venido a posar justo a mi vera,
por debajo del ojo que siempre te espera,
justo debajo del puente que nos trajo a este mismo lugar
y figura en un río de estrellas el amor que me enseñaste a amar…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 13 de Octubre de 2016

Se Parece Mucho a Ti

Viniendo del más frío invierno
me fue tan sencillo enamorarme
de la más pura de las primaveras,
identificar de todas las estrellas esa primera,
el guardarropa predilecto de un epígrafe
y aquel callejón con destino a tus certezas.

Te juro que nunca vi a otra mujer
tan mía y a la vez tan de nadie…

En la búsqueda de tus tesoros
descubrí tus secretos en contornos
que auguraban un nuevo beso silente,
esa sensación de aniversario que termina,
noches impregnadas del perfume de caricia
que aprendí tan lentamente susurrándote una vida.

Y ahora el azul tiene un efecto secundario en mí,
aún me cuesta confesarle a cualquiera
que para mí ese color son tus dos ojos,
como antorchas e inciensos ardiendo una noche de abril
comenzando una fogata junto al lago, a su hilera,
adentrándonos en el terreno vivo de sus sueños claros.

No nos enseñaron a escapar,
siempre nos dejaron avanzar,
si te queda un poco de cordura
nunca olvides que yo aguardo a las cinco,
menos cuarto y con dos pizcas de un te quiero,
por un milagro que en mis versos
se parece mucho a ti…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 02/09/2016


Faltan 8 Días.png




La Estrella Primera de un Milagro

Te escribí el poema más tierno del mundo,
vi tus pies intranquilos danzando a la luz de la luna,
yo quise quedarme a tu lado por el resto del tiempo
y fue entonces que conocí del milagro su estrella primera.

Me quedaba a mirarte, dormida, bajo la lluvia,
te arropaba con besos de agosto, susurro a escondidas,
un te amo repetido de frente y doscientos motivos
para pedirte que por favor te quedaras conmigo.

No hubo cielo sin sueños el día que te conocí,
ni el silencio contuvo esa lágrima de satisfacción,
caricas de seda en tu cuerpo desnudo
y todas esas historias que habitan tus ojos oscuros.

Tienes que comprender
que eres mi pista de aterrizaje,
de todos los momentos el mejor,
un cielo complicado pero con respuestas,
la pequeña astronauta que gravita cercana a mi cuerpo,
el mejor elemento y el misterio de cada esperanza.

Como el polen , como el frío,
como el fuego, como un niño,
como un principio, como una rosa,
así de hermosa eres tú para mí,
así de hermosa te siento venir…

©Messieral |messieral.com
Ciudad de Guatemala 16/08/2016

Diciendo por Sentir # 22: La Única Extensión de mi Piel

Te regalaría las cuerdas de la guitarra, en la que dejaste un beso escondido, te regalaría mi voz y todas mis canciones si a caso volvieras con tu espíritu de revolución a salvarme de este desastre atroz que me inventé…

Eres el único milagro que aún espero, la única extensión de mi piel en la que podría descifrar mi rastro…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 14/06/2016

Insistir

Enamorado de ti, me caigo muy bien,
de tu radar impaciente y su vivir,
me late el corazón mucho más rojo
cada instante en que yo pienso en ti,
no hay colores que reconozca mi luz
si tú no quieres huir conmigo al sur.

Enamorado de ti, no tengo que temer,
de tus maneras de diosa princesa
y de tus huellas delimitando mi andar,
es un momento tan superficial
amar el atardecer cada vez que no estás.

Si el sol aparece tras cada noche
seguramente es para poder admirarte a ti,
si la luna toma su posición por las noches
quizás es porque espera tu secreto descubrir,
le he hablado tantas veces de tus caricias,
le he hablado tantas veces de tu mirar,
quizás aún no descifra la magia por la que te sé adorar.

Bésame y apaga el tiempo, el pasado y nuestro último adiós,
si esperaba un milagro, ese milagro fue mecer decantado
tu cuerpo pequeño y sublime esas noches antes de dormir,
es fácil saber por las piernas de quién uno quiere insistir…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 06/06/2016

El Café Suerte Esperanza

Encontrarte en aquel café, entre su aroma exquisito a intimidad, con tus gafas de sol para la sombra y el nudo de tu bufanda marrón. Esquivar tu tono serio y ponerte una sonrisa, de extremo a extremo, entre la boca y el corazón… Es que te juro, por dios, que no recuerdo un mejor sabor.

Quedar al día siguiente en la librería del centro, en la que me hablaron tus ojos del príncipe marciano y tus piernas de su flor, mis manos arremolinadas de aquellos cronopios y famas, mi frente de las cuerdas reflexiones que el amor, ya sabemos, no admite, no por siempre.

Tomar tu mano con la incerteza de lo eterno, posar un beso en tus labios continuos por un camino de lo bello a lo desconocido. Se cortaba el aliento de las horas al verte hablar, pensar en tu siguiente beso y atender a tu necesidad intensa por ser comprendida, mis venas palpitaban al compás de tu hermosura, era un juego cíclico de admiración al cielo y al suelo, sentir amor propio al amarte a ti, sentir completa autoestima al saberte milagro de pies a cabeza, sonreír.

Eran los vértices tan fuertes de una historia común, una etapa tan linda con la brisa y el frío que refresca el alma, promesas tan buenas, un salto mortal que, temporalmente, acababa bien, alejando la pesadilla y yo creando un escenario para verte siempre, para verte bien, querer hacerte feliz como no hice a nadie, llenar de cometas tu habitación y de orgasmos las marquesinas de trofeos bien logrados, desdibujarse así los miedos y correr al encuentro de un amor justificado en sus pormenores, libro abierto de citas que inspiran al héroe de la tarde, a la mujer de mente.

Conocerte, sin duda, algo tenía que ver con mi suerte…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 22/04/2016

Gracias por tus ojos y por estar.
Para más historias visita mi sección Historias en Ascuas.

Alas Nuevas de Seda

Era un ángel, con piel de amapola y suspiros de cielo, tenía un ala con herida, yo le abrazaba con suprema dulzura, le alejaba del frío que trae la aurora. Una vez me contó su sueño más recurrente, quise besar su herida pero su boquita nos interrumpió y floreció un aroma, nuevo, de verdes helechos y noches perennes, me eclipsaba su sonrisa bonita, era todo un augurio de fina y tersa alfombra de plumas, me gustaba más la piel de su alegría que la de su tristeza, pero ambas mías, pero siempre mías porque nunca fue capaz de hacerme daño…

Me enseñó el milagro de lo elemental, se refugió con sus hombros virginales en el escondite secreto de mis ideales, se aferraba tan fuerte a mis huesos que me perseguía la idea de mantenerla herida a mi lado, que nunca sanara, que no recordara volar, que nunca se pudiera marchar. Se pintaba las uñas con tinta de mirra, las tempestades hacían susurro su vocecita de mansa caliza. Se dejaba llevar por mi canto, bailaba suavecito con los ojos cerrados, entreabría los labios para abarcar con su respiración a mis manos con frío.

Se dormía pegadita a mi pecho, yo nunca dormía por estar observando sus pestañas, me buscaba con sus tersas manos y una de tantas veces descubrí sana su herida, sabes cómo es querer y no querer, decir y no decir, reír y llorar, todo a la vez. Los grandes dilemas dentro de mi alma han sido, desde siempre, a causa de situaciones complejas y determinantes.

Se fue con su llanto, con su disfraz de ave, a veces, por lo alto me observa y me cuida, se saca las alas por impresionarme, aprendió a levitar por precaución ante futuras heridas,
sus alas siguen siendo de seda, un invento personal de última generación.

Se me fue con el viento, yo no pude decirle adiós, sólo recuerdo que señalé un punto estático en el cielo y supe que no volvería jamás, pero era un ángel, lo sigue siendo, nunca dolió un instante suyo en mi pecho, me calmaba con sus historias de egipcias guapas, me atrapó en la sal de su hoguera una noche pequeña. La luna alzó las cejas al verle, se intimidó y fue tal el estruendo, que esa noche hubo eclipse total de luna y en la oscuridad me dijo: Constrúyeme dos alas nuevas que éstas por tu culpa seguro me las quitan…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Historias en Ascuas
Ciudad de Guatemala 11/02/2016

Muchas gracias por sus ojos y sus alas,
también les invito a leer:

La tarde que sabe mejor
Veneno Miau
Mientras yo camine te recordaré
De magia y no de momentos