Resquemor

En un lugar que veo a diario,
siento prisión ocupando mi espacio
y siento tanta desesperación;
si pudiera este mundo arrasarlo.

Y no hay luz aunque ilumine el dolor,
no hay esperanza, aunque me espere el temor;
soy otro verso de indómita seducción
que se ha agotado de insatisfacción.

Porque para unos cuantos la vida
es cárcel, deleite solamente de herida
y un peso que siempre traemos encima
y que no se libera de nostalgia con rimas.

Antes todo era mejor,
antes todo era mejor,
antes todo era mejor
y por cierto, antes todo era mejor…

Tú no me haces bien
eres sólo un diverimiento
pero no dura tu miel
porque en realidad yo la invento.

Tú no me haces bien,
antes todo era mejor,
no dura tu miel;
el futuro no lo espero.

Porque para unos cuantos la vida
es prisión, deleite solamente de ruinas
y un peso que siempre incrusta su espina
en mi deprimida ascensión concedida…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 23 de marzo de 2,018


MIRA AHORA MI NUEVO VIDEO POEMA “CREARÉ”
Y SUSCRÍBETE A MI CANAL DE YOUTUBE
SI AÚN NO LO HAS HECHO: https://goo.gl/ivb66m

Anuncios

El Dolor Siempre se Va

Es la extensión de mi fracaso
aunque mí único fracaso es ella,
es toda protección que jamás me dio…

Y esquiva su culpa con tanta imprudencia,
no es culpable de lo que siento yo,
ni de toda esta tristeza que genera.

Eso piensa.

Pero por suerte la vida
nos pone a todos en nuestro lugar,
siempre nos recupera
y el dolor siempre se va…

No estamos tan lejanos a la herida,
todo comenzó con su mentira
y mi falta de paciencia,
nuestro exceso de puntualidad.

Y esquiva su culpa con tanta impaciencia,
escucha todo lo que nunca dije yo,
se inventa toda posible guerra.

Esa es ella.

Pero por suerte la vida
nos pone a todos en nuestro lugar,
siempre nos recupera
y el dolor siempre se va…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 15 de marzo de 2,018


MIRA AHORA MI NUEVO VIDEO POEMA
“LA CHICA DESNUDA DE LA CALLE ROTTERDAM”

Y SUSCRÍBETE A MI CANAL DE YOUTUBE
SI AÚN NO LO HAS HECHO: https://goo.gl/ivb66m

Pero no hizo caso a la advertencia y aprendió a amarme sin que yo prometiese nada a cambio. Y aunque nada de sí me ciñó, aunque nada de sí perpetuó; escribí una canción para ella y mi poesía hoy le calma el dolor…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 27 de febrero de 2,018

Furor

Ni el silencio,
ni la voz,
ni la sangre reseca;
en papeles de unicornios
mal teñidos respondí
que aquella enfermedad
se parecía tanto a un vicio
del que no descansaría en paz
hasta recomenzar su ciclo…

Y en oscuras tardes
sin ir de tu mano
aprendí a memorizar
cada rostro afligido,
lloré de rabia al pensar
en tus muslos tibios
tan lejanos a mi libertad;
y a sus ritos.

Quiero que sepas
y que sepan los motivos
que te han llevado a odiarme
que la luz no es un destino,
es en sí misma un camino,
pero a mí me tocó la oscuridad,
esa que asusta a tus párpados
y a tus seres más queridos
cuando el sol seduce la herida
y la hace arder con tal furor
que incluso la muerte pierde la vida…

Ni el silencio,
ni el amor,
ni la hermosa entrepierna;
en sudores anteriores prometí
que nuestra terquedad
se parecía tanto a un siglo
del que no quería escapar
hasta necesitar tus juicios.

Pero a mí me tocó la oscuridad,
esa que asombra a tus pétalos
y a tus sitios preferidos
cuando el morbo seduce avenidas
y las hace arder con tal furor
que incluso la muerte pierde la vida…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 21 de febrero de 2,018

Parte de tu Dolor

Suena la porción
de la melodía más silente,
esa en la que no
existe otro universo que reviente.

Y te puedo mirar a los ojos
sin miedo a recuerdos hirientes,
te puedo cuidar los hombros
y a la vez nada prometerte.

Pero voy a ser parte de tu dolor,
esa parte que grita esperanza desde hoy.

Porque no todo está perdido
y aunque lo estuviera todo estará bien,
a veces el miedo es el peor enemigo,
con su absurdo modo de sobreentender.

Y te puedo mirar a los ojos
para hallar en el perdón un sol
capaz de iluminar el futuro
aunque todo acabe un poco peor…

Pero voy a ser parte de tu gran dolor,
esa parte que grita esperanza sin temor.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 7 de enero de 2,018

Estampa

Todos los mecanismos del amor
observan con ternura tu crisálida,
mira como el honor me teje la voz
y la de esos dos ángeles que te entierran.

Sueño multicolor, frases nuevas,
estampa preciosa de locura y maldición;
no dejes de amarme por miedo a las letras,
no vuelvas a amarme por amor de Dios.

Y vuela como una estrella viva
que zurca la ciudad del cielo;
camina despacio sobre la hierba
que roza tus pies descalzos en silencio.

Sueño multicolor, frases nuestras,
estampa preciosa de ternura y compasión;
no dejes de amarme por miedo a la herencia,
no vuelvas a amarme en nombre del dolor…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 29 de septiembre de 2,017

A una Milla del Dolor

Yo te abrazaré
cuando la tempestad te lastime
y te guiaré
cuando el sueño no aterrice;
ya una vez quise elevarme
por encima de los cielos
y perdí toda la calma, todo el don,
como se pierde, a veces, el alma y la voz,
como se pierde, a veces, de vista el sol.

A mí me abrazarán los seres
que inventamos en los sitios
que llenamos de magia y de alfileres,
en los que el amor fue concebido
como una obra que nació del arte;
una obra de arte de elocuencias y desastres.

Porque las plazas aún gritan mi nombre
y jamás se olvidaron del tuyo,
los cines siguen aburridos
sin devorar despacio el aire
que provocaba excitación a los amantes
que se juraban el amor
a oscuras, a una milla del dolor…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 28 de septiembre de 2,017

Boicot

¿Quién detiene esta caída artificial?,
¿Quién calma los deseos de venganza?;
¿Quien guarda el corazón de la tempestad?,
¿Quién reanima los signos vitales de mi palabra?

Yo no era de papel, ni tú de brisa,
ni yo verano hermoso, ni tu hortaliza;
ella no era de cartón, ni él de alambre
y en sus manos merodeaban los amarres.

Tantas mentiras, tanto dolor,
licor a la herida y mal humor,
pasado imperfecto, nación sin color
y yo aquí odiando tanto este boicot.

¿Quién detiene esta herida mortal?,
¿Quién calma los deseos de venganza?;
¿Quién guarda el corazón de la soledad?,
¿Quién reanima los signos vitales de mi palabra?;
si todo fue una trampa, una emboscada
disfrazada de amor pero sin el alma.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 18 de junio de 2,017

Te Diré Adiós

Sabe a que no
pero quizás sea mejor
no estar juntos;
tanta pasión,
tanto amor;
al final resultó
ser sólo desconsuelo
y un estallido sin color.

Sabe a que no
pero quizás sea mejor
no estar juntos;
tanto dolor,
tanto naufragio
y tanto mal sabor;
mil veces lo siento
y un espantoso error.

No lloraré,
para mí siempre hay más,
no extrañaré
las cosas que has roto al pasar
y entenderé
que, en mi poema, al izar
las velas no hay marcha atrás.

Te diré adiós
como se despide el carbón
del fuego que le quema;
y aprenderé de la incineración
que el tiempo pasa y el dolor no es verdad…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 10 de febrero de 2,017

La Misma Canción

Con el recuerdo de un beso
se ha hecho una canción,
con ella guarda aquel suspiro
que a nadie jamás mostró.

Y se queda a cantar
la misma canción,
una vez y otra más,
esperando a que un día
venga el mar por ella
y se la lleve a donde la marea
no le permita volver jamás.

Y cuando eso ocurra
aún el viento tejerá
las notas precisas
que su voz ahora regala
a la más intensa oscuridad.

Cuerdas del hilo resistente
rotando la tierra al vaivén
del más perpetuo y silente
siempre que también es nunca, a veces,
como el dolor que nunca ruega,
como el edén sin Romeo y Julieta…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 25 de enero de 2,017

Guardianes del Viento

Se han ido a dormir en los brazos, impredecibles, de las tres hermanas, repentina la muerte y tan fijo el horror; no es tan dulce la exquisitez de grandeza empañada, ni el silencio que derrama la tragedia al andar…

Se han ido a dormir  y hay un beso, despierto, en los labios de los guardianes del viento; se han ido a dormir y este hielo nos embarca en un trágico fin; el estratovolcano que infunde respeto y que hoy adornan esas dulces almas para embellecer sus portentos…

Descanso para los invencibles, que el gélido dolor amaine casi imperceptible.

MESSIERAL | Ciudad de Guatemala 9 de enero de 2,017


En una actividad tan hermosa como el montañismo, que tuve la dicha de practicar hace algunos años, varias personas perdieron la vida en mi país. Específicamente en el Volcán Acatenango. A ellos y ellas, a sus familias, a los sobrevivientes, a todos los que en algún momento se han interesado por tan bello arte y deporte; mis francas condolencias y  respetuosos honores.



Alma del Verbo Silente al Amar

En este acto sumario
de respirar de tu sed;
este verso, un momento
y cada aroma de epopeya sagrada
al ritmo de mi adormidera esmeralda.

Mimosa púdica, bastón de pergamino,
ritual de espadas, bálsamo regional,
sol iracundo de un blanco perenne,
alma del verbo silente al amar.

De enero hacia abril, veneno negro,
milagro precioso de tu calabozo
para escapar en tu desnudez
de un nuevo pecado sin cometer;
y la excitación más allá de la muerte,
claro de luna, noche en septiembre,
grupo de mansiones celestiales,
fuerza sostenida por la gravedad,
grito o recuerdo de grado imperial.

Llévame de viaje, juega con cada instante,
canta ese llanto bonito que llena los mares;
no dejes sin tu bondad a mis desiertos
porque mientras dure, lo que dure, es sincero
el abrazo próximo de mi lengua a tus destellos.

Como una especie de insatisfacción resignada,
así te veo crecer a la sombra de ese manantial,
en el que yo guardaría mis mejores años y mis batallas
tan sólo por una vez más, de cerca, poderte observar.

Mimosa sensitiva, mapa de Orión como espinas,
tardes de un día sin tantos colores, mes a crayón y tus flores
como parte de la sublime emancipación de mis comuniones…

Somos tú,
fuimos yo
y en un próximo acto
tendremos que decirnos adiós…

Duermevela, se duerme el dolor…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 8 de enero de 2,017

Ascuas de Hielo

Yo buscaba el amor
y su mirada perdida brotó,
se perdió de tanto mirar al sol;
pupilas calcinadas,
juegos tristes bajo el edredón…

Lloverá un día el invierno
sobre su cama sin luz,
estará triste cual zona
deshabitada y sin color;
merecerá alguna vez
su pena tragar un poco más
del licor que temió
y dudar de su temblor;
ascuas de hielo forjándole
una armadura de dolor…

Yo buscaba el amor,
ella era un antítesis perfecta
de aquel sentimiento que no le interesa;
yo buscaba su piel, también su corazón,
ella jugaba a la idiota tan bella sin solución…

Lloverá una noche el horror
sobre su raíz inexacta,
está tan terriblemente asustada,
deshabitada y sin calor;
merecerá hoy y siempre
su pena morder un poco más
del epitafio que ella sembró
a su vida adornada con ascuas de hielo
que le hacen llorar sin control…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 19 de diciembre de 2,016

Hombre de Hielo

Tengo una historia hermosa
por cada una de las veces
que te hice el amor,
ya te conté de crepúsculos,
de las espinas más bellas,
nostalgias de aguardiente
y deseos de princesas.

Pero esa última vez,
me ha dejado despierto
esperando a que vuelvas,
no ocurre y se quiebra mi fe,
el frío se hace parte de mis piernas,
avanza seguro de hundir en mi centro
sus agujas punzantes de gélido invierno.

Y avanza por toda mi piel,
te extraño y sabe a morirse
saber que no vas a volver.

Hombre de hielo que se pierde
en la lejanía del tiempo, de tu octubre,
con los cordones del corazón desatados,
esperándote, llorándote en copos de nieve
que van hacia el suelo evitando el ayer.

Hombre de hielo con tanto dolor
en la superficie herida de cada hueso,
contorno de sangre ya seca,
purpúreas condenas que saben a estar
a las afueras de tu ciudad sin poderte tocar…

Y avanza por toda mi piel,
te extraño y sabe a morirse
saber que no vas a volver…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 30/08/2016

Tragafuegos

Llovía, aquella vez, tan fuerte como cuando la gente
suele ir a despedirse de un ser amado al cementerio
y aquella misma tristeza de incertidumbre flotaba
en los linderos mortecinos de la ciudad desnuda.

Era febrero y ya peregrinaban las almas tristes,
el llanto de un niño era el estorbo de los sabios,
el de los sabios era estorbo de los locos, el de los locos,
¡Hay el de los locos!, una invitación sin sanos antojos.

Y allí, justo allí, fue que le conocí, sonreía a pesar de todo
y a pesar de todo se movía, era acero su alma encendida,
era viento su sueño de crecer, de ser libre y reconocer
frente a un espejo su rostro verdadero, que no era el de aquel tragafuegos
que a los ocho años, tiznado, mostraba los dientes al quemar el viento.

Es la historia de siempre, el dolor que a casi nadie duele,
son los niños, sus heridas, sus palacios en las calles,
mansión de frío y de infierno, mansión de duelo y portales,
en la ciudad desnuda hay más niños de ocho años, de todas edades,
que están jugando con fuego porque nadie quiso jugar con ellos,
ni verlos crecer, ni arroparlos con cada nuevo atardecer, nadie quiso,
ojala que esta noche la ciudad desnuda se lograra poner un buen vestido.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 10/08/2016